La Provincia
Jueves 01 de Enero de 2015

Dylan nació a la hora cero en Basavilbaso

En el hospital Sagrado Corazón de la ciudad entrerriana nació uno de los primeros bebés del año del país.

Un niño nació en el hospital Sagrado Corazón de Basavilbaso en el momento mismo del inicio del nuevo año. Se llama Dylan y comparte la condición de ser el primer bebé de 2015 con otros nacidos a la misma hora en otras ciudades del país.

"Es una excelente noticia para el pueblo de Basavilbaso. Ha nacido el primer niño del año 2015, exactamente a la cero hora. Un bebé que pesó 2,750 kilos, una embarazada a término, una feliz mamá de 20 años", dijo la enfermera Patricia Reyes.

La noticia se conoció por FM Riel cuando Lucrecia Moreno, la mamá de 20 años, aún se encontraba en sala de parto, "ya dándole la teta a su bebe, Dylan. Está muy feliz y contenta por el nacimiento de este niño hermoso", dijo Reyes.

María Luz Coletti fue la obstétrica de guardia, quien feliz pro poder contarle a la ciudad del primer parto del año aseguró: "Es la mejor manera con que podríamos haber recibido el año, es algo increíble porque mirábamos el reloj y eran las 12 y ahí nació. Así que estoy muy feliz, aparte la chica (Lucrecia) fue espectacular... colaboró maravillosamente bien con el equipo que la atendió".

Coletti dijo ser suplente pero igualmente tiene "la camiseta del Sagrado Corazón, que es el hospital que me abrió las puertas y me dio la posibilidad laboral que estoy teniendo como obstétrica", contó con emoción la joven oriunda de Urdinarrain que vive en Concepción del Uruguay.

"Arrancamos a las 22 la guardia encabezada por el doctor Mario Vicentín y con el médico residente Nicolás Rodríguez, y teníamos la noticia de que había una futura mamá con trabajo de parto, así que esperábamos que en cualquier momento naciera", comentaba Reyes a la radio local mientras se abría la puerta de la sala de parto y la monja Justina Paiva, Virginia Crudo, Julián Argalas y Lorena Prin acompañaban a la flamante mamá con su bebé en brazos, que era aguardada por el papá, Juan Comba, de 20 años, y una muy emocionada abuela. Se confundieron en un interminable abrazo mientras se escuchaban aplausos.

Comentarios