Policiales
Viernes 15 de Abril de 2016

Dudas sobre el asalto en la quinta de la ruta nacional 18

Las víctimas no aparecen y el robo se asemeja a un ajuste de cuentas. Las pruebas favorecen el narco Gonzalo Caudana

La historia oficial que se contó desde la mañana del miércoles fue quedando bajo un manto de dudas con el correr de las horas y por las trabas que fue encontrando la investigación. El asalto a mano armada de cuatro delincuentes en una casa quinta ubicada en la ruta 18 en San Benito, el martes a la noche, ahora parece más un ajuste de cuentas, y hasta las víctimas quedaron bajo sospecha. Los tres detenidos siguen alojados en la Alcaidía, entre ellos Gonzalo Caudana y su hermano, pero hoy podrían recuperar la libertad porque las pruebas hasta ahora los ubican en otro lugar.

“La situación es poco clara”, confiaron a UNO investigadores del caso. Jorge Martínez Peralta, un correntino de 26 años, y su novia, también de apellido Martínez, de 24, no volvieron a ser vistos luego de ser auxiliados y denunciar el hecho el martes antes de la medianoche.

Ambos llegaban a la casa junto a un sobrino de 2 años cuando se encontraron con los delincuentes. La mujer y el niño fueron encerrados en el baño, mientras que el joven fue subido a su auto Citroën C4 y lo abandonaron en el Acceso Norte, maniatado con los cordones de sus zapatillas. Justo pasó un móvil policial que lo auxilió. Cuando contó lo que le pasó, irradiaron el pedido de localización, y a los pocos minutos detuvieron en Blas Parera y Churruarín a Caudana (condenado tres veces por narcotráfico), su hermano Kevin Gómez y Santiago Kreitzer. 

A la víctima del supuesto asalto lo llevaron hasta la casa donde encontraron en buen estado a su novia y al sobrino. Martínez Peralta se fue del lugar y no volvió a aparecer al menos hasta anoche. En tanto que la joven fue trasladada a la Comisaría de la Mujer, donde declaró y luego también le perdieron el rastro.

Aunque se creía que no aparecían porque estaban shockeados, algunas pistas los dejaron bajo sospecha. El muchacho se dedica al alquiler de juegos para fiestas infantiles, como peloteros, y comentaron que ha viajado a España donde “le fue bien”, y luego regresó. Lo más suspicaz fue que en el auto que dejó en su casa apareció la huella dactilar de un hombre que está prófugo de la Justicia por una pena de 12 años de prisión por robos calificados. Este hombre es pariente de la joven, que también escapó tras denunciar el hecho.  A su vez, ese sujeto tuvo en el pasado algún vínculo con Caudana, lo que reforzó la hipótesis de un ajuste de cuentas.

Sin embargo, hasta ahora todos los elementos con que cuenta el fiscal Santiago Brugo le dan la razón a la versión de Caudana: que la noche del martes viajaron desde la localidad bonaerense de Ramallo hacia Paraná, por lo que no estaban en el lugar del hecho.

Se analizaron sus celulares, que muestran mensajes de texto con las personas que fueron a visitar. Para demostrar que no son una puesta en escena, se solicitarán informes que indicarán dónde estaban al momento de los mensajes y llamadas. También se analizarán las cámaras del túnel subfluvial y de los peajes que cruzaron durante el viaje, que corroborarían el mismo. La clave serán los horarios, para establecer si habrían tenido tiempo de cometer el asalto.

Sentada y protesta en el penal de mujeres

Tras la detención de Gonzalo Caudana, el Tribunal Federal de Paraná le otorgó el arresto domiciliario a su mujer, Laura Spoturno, quien se encuentra cumpliendo su tercera condena por venta de cocaína. La interna de la Unidad Penal 6 había hecho el pedido de arresto domiciliario hace una semanas, y ahora se lo dieron por 10 días para la atención de sus hijos.

La medida despertó la furia en muchas presas, según informaron a UNO, porque reclaman que se mida a todas con la misma vara. Hay mujeres con hijos pequeños a quienes no les otorgan tal beneficio, pero a Spoturno sí se lo dieron.  Por esto se hizo una sentada en el patio durante unas horas y no descartan nuevas medidas de protesta.

Comentarios