Policiales
Lunes 13 de Junio de 2016

Dos prófugos por el crimen de un productor de la localidad de Chiqueros

La víctima tenía 41 años y se llamaba Sergio Demarziani, quien vivía solo en una chacra ubicada en el Departamento Nogoyá. 

Sergio Demarziani vivía solo en su chacra de la pequeña localidad de Chiqueros, ubicada en el Departamento Nogoyá, pero muy cerca de Maciá. Pese a sus importantes ingresos, el hombre de 41 años llevaba una vida austera. Hace un mes el productor fue encontrado en su vivienda sin vida, en el piso del comedor, con varias heridas de arma blanca. Unos tres días antes, un grupo de sujetos había ingresado a la casa, lo mataron y huyeron con varias pertenencias y dinero. Los investigadores creen que fueron tres los asesinos: hay una persona detenida y dos prófugos, oriundos de Maciá.

En el distrito Chiqueros hay una escasa población rural dispersa, igual que sus viviendas. El 11 de mayo un hombre pasaba en tractor cerca de la chacra de Demarziani porque iba a auxiliar a un auto que se había empantanado en un camino. Al ver todo cerrado decidió bajarse y acercarse para ver si estaba todo bien, pero al asomarse por las ventanas sospechó lo contrario. Llamó a la Policía y los uniformados llegaron a la casa, aunque con algunas dificultades debido a la emergencia vial de la zona, por lo que pidieron la colaboración del unimog militar del Ejército de Rosario del Tala. El personal de la Jefatura Departamental Nogoyá y el fiscal Rodrigo Molina entraron y encontraron al hombre sin vida, en una clara escena de homicidio. 

La investigación comenzó con muy pocos indicios, pero a poco de averiguar las sospechas se orientaron hacia un grupo de personas de Maciá. La víctima tenía una casa también en esta localidad, donde viven sus familiares. Al parecer, alguien supo que guardaba dinero en su chacra y fueron tras él. Los tres sujetos llegaron hasta Chiqueros en un auto que se utiliza como remís, cometieron el crimen y regresaron.

El dueño del vehículo, un VW Polo rojo, de apellido Tejeda, fue detenido y trasladado a Nogoyá. El fiscal le imputó el delito de Homicidio doblemente calificado, por alevosía y en concurso premeditado de dos o más personas, y el Juzgado de Garantías decidió dictar la prisión preventiva. El auto fue secuestrado y peritado por el personal de Criminalística. Los otros sospechosos no fueron encontrados, ya que habrían huido de Maciá después del asesinato y aún no fueron encontrados. Se realizaron varios allanamientos en la localidad y se secuestraron distintos elementos, como prendas de vestir, que podrían ser pruebas importantes para la causa.

La autopsia practicada por los médicos forenses en la morgue judicial de Oro Verde confirmaron que Demarziani murió como consecuencia de heridas de arma blanca en distintas partes de su cuerpo, y que también recibió golpes en un aparente forcejeo con sus verdugos.

Comentarios