El Mundo
Martes 14 de Febrero de 2017

Dos mujeres y un spray liquidan al hermano del líder norcoreano

Fue asesinado en el aeropuerto de Kuala Lumpur, en Malasia, por dos supuestas agentes del régimen. Tenía 45 años y era un crítico del sistema.

A sus 45 años, Kim Jong Nam, se sentía confiado. Ser el hijo mayor del reverenciado e histórido líder norcoreano Kim Jong Il, le daba seguridad. Nunca pensó que el régimen actual de su hermanastro, Kim Jong Un, se atrevería a tocarle un pelo pese a la enemistad que se tenían. El lunes, cuando esperaba un vuelo en la sala de embarque del aeropuerto de Kuala Lumpur, dos jóvenes mujeres se le acercaron disimuladamente, le rociaron la cara con un aerosol venenoso y desaparecieron. A los pocos minutos, sacudido por las convulsiones y un insoportable dolor de cabeza, moría camino al hospital.

La operación de inteligencia, como en una intrincada novela de John le Carré, se planeó y ejecutó con una precisión propia de los servicios más sofisticados. Las dos asesinas, que huyeron sin despertar sospechas en un taxi de línea, no dejaron detalle sin cubrir, ni cabos sueltos.

En un principio había trascendido que el asesinato se había concretado con "agujas envenenadas", pero luego un alto funcionario de Inteligencia malayo explicó que había sido atacado con un aerosol. El veneno hizo efecto casi de inmediato. Nam, aturdido, atinó a acercarse a un mostrador de la aerolínea para pedir ayuda. Allí dijo que "alquien lo había tomado por atrás y le habían echado un líquido en la cara". Fue trasladado de urgencia a una clínica, pero no llegó. Murió en el camino.


Pese a que no hubo confirmación oficial de parte de Malasia, los servicios de Inteligencia de Surcorea confirmaron que la muerte de Nam fue producto de un operativo norcoreano. También los estadounidenses refrendaron la historia.


Es paradójico. El crimen de Nam se produjo en la misma semana en que Pyongyang iniciaba los festejos del nacimiento de su padre, el mítico Il, que gobernó con mano de hierro Norcorea. En el país comunista se lo conoce como "Querido líder", y la conmemoración de su nacimiento lleva el pomposo nombre de "Kwangmyongsongjol" ("Día de la Estrella Brillante").


Fuente: Clarín

Comentarios