Policiales
Lunes 19 de Octubre de 2015

Dos familias antagónicas se enfrentaron dentro del hospital San Martín

Hubo momentos de tensión, corridas y un vidrio roto. La gresca fue por conflictos de vieja data entre grupos familiares de apellidos Sosa y Vázquez.

Este lunes por la tarde dos familias dirimieron sus diferencias a golpes y generaron algunos destrozos dentro del hospital San Martín de Paraná. La gresca continuó afuera, donde numerosas personas se tranzaron en una pelea y esto ocasionó corridas hacia el interior del nosocomio. 
Desde la Policía aclararon a UNO que la magnitud de lo sucedido no fue tan grande como la vesión que había circulado en un primer momento; pero admitieron que hubo vidrios rotos y momentos de tensión. 
La fuerza de seguridad se encuentra en estos momentos individualizando a los protagonistas del suceso y recabando material fílmico y otras pruebas para aportar a la fiscalía, que oportunamente tomará las medidas que considere necesarias. 
Por el momento no hay detenidos. Tampoco hubo gente armada, como se dijo en un primer momento, explicaron. 
Los Sosa y los Vázquez
Fuentes policiales indicaron que los disturbios se originaron cuando miembros de una familia Sosa se encontraron con integrantes de la familia Vázquez. Ambos grupos poseen familiares internados en el nosocomio, pertenecen a barrios de Paraná distintos y distantes pero se conocen y tienen disputas de vieja data. 
Un muchacho de la familia Sosa se encuentra internado desde el 12 de octubre, fecha en que fue baleado, y está alojado habitación de por medio con uno de los Vázquez. 
Fue en el horario de visita que se encontraron y rápidamente surgió la vieja disputa, cuyo motivo no trascendió. Se inició una discusión que fue subiendo de tono. En un momento, tres de los Vázquez persiguieron a uno de los Sosa, que no tuvo mejor idea para guarecerse que meterse en la habitación donde está su hermano. 
El personal del hospital dio aviso a la Policía de lo sucedido. Sosa pudo ser rescatado de manos de los Vázquez cuando estaba recibiendo una golpiza y fue atendido por médicos del establecimiento. Los agresores se dieron a la fuga. 
Pero allí no terminó todo: las dos familias se encontraron afuera del hospital y se generó nuevamente un enfrentamiento. Ya para ese momento se abían sumado mujeres y niños que habían ido a las visitas. Muchos decidieron apartarse de la gresca y corrieron nuevamente al interior del nosocomio y otra vez se vivieron escenas de tensión. 
De todos modos, aclararon que la situación no pasó a mayores y la Policía logró calmar los ánimos. 
Ahora se descuenta que, a raíz de lo sucedido, desde la Dirección del hospital se tomen medidas para garantizar la seguridad de los pacientes, familiares y personal durante los horarios de visita.

Comentarios