Narcotráfico
Sábado 23 de Julio de 2016

Dos detenidos por buscar la droga que arrojaron desde una avioneta

Un vecino vio cómo tiraban los bultos a un campo de Concordia. La Policía detuvo a dos hombres que la fueron a buscar en un auto.

En horas del mediodía de ayer, dos hombres estaban en un campo de la zona de Puerto Yeruá, cerca de Concordia, esperando ver en el horizonte llegar el vuelo con la encomienda. Cuando la avioneta apareció, comenzó a volar cada vez más bajo. Ellos les marcaron la zona donde estaban con el reflejo del sol en un espejo que recién habían comprado en un negocio. Desde la aeronave comenzaron a caer las bolsas de plastillera, y luego la misma dio media vuelta y emprendió el viaje de regreso hacia el norte del país.

Un hombre que estaba en la zona vio un auto bordó desconocido circulando en forma sospechosa, y llamó a la Brigada de Delitos Rurales, pensando que se trataba de cuatreros que iban a robar ganado. Una mujer que también estaba en cercanías a este campo se sorprendió al ver el vuelo rasante de la avioneta y supo que no se trataba de un fumigador. Cuando observó que arrojaban bultos, no dudó en llamar a la Policía Caminera.

Minutos después llegaron los efectivos de Abigeato, de Seguridad Vial y de las comisarías de la zona, que interceptaron a dos personas que salían de la propiedad rural en un auto Peugeot 307. En la recorrida del campo encontraron una gran cantidad de bolsas con ladrillos de marihuana.

El jefe de la Departamental de Policía de Concordia, Gustavo Shierloh, dijo a radio LT 15: "A las 13 radicó la denuncia el arrendatario de un campo de 42 hectáreas denominado La Elisa, propiedad de un señor Buliman. Había visto salir del interior del campo por la tranquera un vehículo conducido por una persona mayor de edad, un poco más adelante frena, salió del monte otra persona más joven, que subió al vehículo y fueron interceptados más adelante por personal de Puerto Yeruá y Calabacilla. Quedaron bajo segura custodia en el lugar, se efectuaron rastrillajes en el campo, y se han localizado 15 bultos diseminados en distintos puntos de la propiedad. Son bultos de plastillera cosidos a mano, algunos están rotos seguramente por el impacto contra la tierra, cargados con panes de marihuana. Calculamos que se va a estar trabajando hasta altas horas de la madrugada (de hoy)".

Los detenidos son un hombre de 63 años (quien conducía el auto) y un muchacho de 28, ambos oriundos de Capital Federal, que quedaron a disposición del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, a cargo de Pablo Seró.

Una semana atrás ocurrió un episodio en San Salvador, a pocos kilómetros de Concordia, donde una avioneta tuvo un aterrizaje forzoso sobre un campo. El piloto logró escapar y nunca fue hallado, pero en el peritaje de la aeronave se detectaron restos escasos de marihuana y los perros marcaron la presencia de rastros de droga.

Al respecto, Shierloh diferenció ambos casos y no cree que estén vinculados: "Acá (por el de ayer en Yeruá) hay testigos y vecinos que vieron arrojando los bultos, dos personas seriamente comprometidas con la situación, hay entre 13 bultos con marihuana, estuvo trabajando Criminalística en el lugar levantando algunas huellas dactilares, se encontró un espejo comprado recientemente, presumimos que con eso hacían saber al piloto de la avioneta la ubicación en tierra. Creeríamos que no está relacionado con el hecho de San Salvador", afirmó, y aclaró que "la avioneta arrojó los bultos y siguió viaje".

Si bien el trabajo pericial del personal de Toxicología continuaba anoche, se adelantó a UNO que había unos 40 kilos de marihuana en cada bolsa de plastillera, por lo que se estima que la droga secuestrada tendría un peso total de 600 kilos.

A prueba y error
Según informaron de manera extraoficial fuentes especializadas, se estima que las redes de narcotráfico están buscando nuevas rutas aéreas y lugares de aterrizaje para el transbordo de la droga. La maniobra realizada ayer evidencia, según los investigadores, que estaban testeando la zona par ver si servía para el fin mencionado. Arrojaron la droga en tres tramos y fue demasiado a la vista de los vecinos. Dieron por perdido el cargamento que, si bien es grande, en el volumen que manejan en ese nivel está en el margen de error en la búsqueda de zonas que les permitan ingresar la droga. Lo que habitualmente hacen, según se indicó, es arrendar o comprar una porción de campo, deforestan una parte y hacen una pisa clandestina entre los árboles de modo tal que la operación quede bien oculta.

Comentarios