Pirotecnia
Lunes 26 de Diciembre de 2016

Dos chicos corren riesgo de perder un ojo por la pirotecnia en Paraná

En el San Roque disponían llevar a Buenos Aires a niños de Bajada Grande con la vista muy comprometida luego de la explosión de fuegos de artificio. En Gualeguaychú también hubo dos lesionados: uno con quemaduras y otro con cortes

En el quinto piso del San Roque de Paraná, ayer se vivieron momentos de angustia. Familiares de dos niños que fueron heridos por pirotecnia, esperaban novedades: en el nosocomio trabajaban para lograr el traslado de los chicos al Hospital Oftalmológico Santa Lucía de Buenos Aires. Según contaron, necesitan ser intervenidos cuanto antes.


Se pudo saber que a las 3, en Bajada Grande se registraron dos casos. Los afectados fueron un niño de 11 años y otro 5, quienes tenían comprometidos uno de sus ojos.

El otro caso se registró a las 5.30 aproximadamente en la zona de calle El Crespín, donde otro nene, de 8 años, sufrió una lesión producto de una bengala que al encenderla impactó en uno de sus ojos. Según se informó, este último caso, en principio, no revistió de gravedad, al menos, no como los otros dos.

Ayer por la tarde varios familiares de los niños de Bajada Grande se encontraban en el Hospital San Roque. Esperaban novedades ya que los médicos evaluaban el traslado a Buenos Aires. UNO pudo conocer que los empleados del nosocomio trabajaban para lograr todo lo necesario para el viaje: desde las ambulancias, los especialistas, enfermeros, hablaban de papeleríos con el Santa Lucía y demás menesteres. Se notaba el trajín.

Ocurre que los dos hechos fueron graves y según los familiares con los que habló UNO, los niños debían ser intervenidos cuanto antes para no perder la vista de sus ojos izquierdos; esa fue la explicación que les dieron los profesionales.

Al parecer, ninguno de los casos tienen relación entre sí. El más grande de los chicos se acercó a una botella de vidrio para saber por qué no había explotado el petardo que había metido adentro. En un momento determinado este se detonó y una esquirla de vidrio se le clavó en el ojo. Sus familiares lo trasladaron a un centro de salud donde lo derivaron al San Roque.

El otro niño, según se supo, caminaba en el patio de su casa cuando alguien tiró un fuego de artificio en sus cercanías. La explosión levantó una piedra o un resto del mismo artefacto que también se le incrustó en el ojo.


***
Otros casos


Por otra parte, en la guardia del Hospital San Martín, informaron que no registraron ingresos de lesionados y en el Masvernat de Concordia, solo dos personas, pero que no eran de gravedad.

Desde el Servicio de Emergencias 107 del Hospital Centenario de Gualeguaychú se informó que durante la madrugada atendieron a media docena de pacientes en la guardia, pero por pirotecnia hubo solo dos quienes registraron quemaduras y cortes importantes que requirieron la intervención de los enfermeros y médicos del servicio. El resto fueron intoxicaciones por ingesta de alcohol y un accidente.
En uno de los casos, la explosión del elemento pirotécnico fue en el rostro del paciente y el hecho le generó quemaduras importantes. Otra de las personas que concurrió minutos después de Navidad, presentó una herida cortante en su pierna porque, negligentemente, colocó los fuegos de artificio en una botella de vidrio que explotó y la hirió.

Afirmaron que en el país, la cantidad de casos se reduce cada año.


***
Un problema que recorre el país


Centros sanitarios de distintas provincias debieron atender a personas que sufrieron lesiones por el mal uso de elementos de pirotecnia o por el impacto de tapones de bebidas espumantes. En Rosario reportaron cinco personas: tres niños de entre 5 y 10 años, y dos mayores. Todas fueron lesiones en las manos y miembros inferiores.

En Córdoba, un hombre al que le explotó una bomba de estruendo en la mano fue el único caso que debió ser atendido en el Instituto del Quemado de esa capital provincial y desde la guardia del establecimiento informaron que la parte mayormente afectada de esta persona fue la auditiva, ya que las lesiones en la mano no revestían gravedad. Según Telam, en La Rioja, hubo cinco heridos leves por quemaduras en distintas partes del cuerpo y un adulto por el impacto de un corcho en uno de sus ojos.

En Formosa, tres personas ingresaron a las guardias del Hospital Central y Distrital, mientras que en la localidad de Pirane hubo un lesionado y en Las Lomitas dos personas sufrieron quemaduras. En tanto, el ministerio de Salud de Misiones informó que se registraron nueve casos de quemaduras de distintas consideraciones por pirotecnia más un niño con quemaduras por un accidente doméstico.

Fuentes policiales salteñas informaron que un niño de 8 años perdió un ojo y un adolescente sufrió lesiones en las manos por manipular fuegos de artificios, mientras que una casa se incendió en Tartagal.

Además se conoció que un total de 67 personas fueron atendidas hasta las 8 de ayer por heridas causadas por corchazos o quemaduras de pirotecnia en las guardias de los dos principales centros oftalmológicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del Hospital del Quemado. En el hospital Oftalmológico Santa Lucía, por ejemplo, se atendieron 28 emergencias oculares relacionadas con la pirotecnia, de las cuales cuatro resultaron casos graves, y tres de ellos terminaron en internación, según explicó la jefa de guardia Carola Béccar Varela. Del total de personas asistidas en se lugar, 17 fueron menores de 15 años.



Comentarios