Ovacion
Miércoles 08 de Febrero de 2017

Dos árbitros fueron agredidos por juveniles en el Torneo Panamericano

Cuando se disputaba el partido entre Palermo y Don Bosco, en Sub 17, los colegiados que pertenecen a la Liga Paranaense de Fútbol fueron agredidos por jugadores del Sangre y Luto

El torneo se desarrollaba con total normalidad en barrio San Roque con un clima familiar y de mucha alegría. Pero se vino la noche en el partido de Sub 17 entre Palermo y Don Bosco, cuando jugadores del elenco de barrio Rocamora agredieron a los árbitros que se encontraban impartiendo justicia en la jornada.

"El partido comenzó caldeado, por unas expulsiones al conjunto de Palermo en la jornada del martes. Los chicos salieron a jugar con mucha agresión, al igual que el cuerpo técnico. Hubo cinco amarillas en el primer tiempo y en el complemento tras cobrar una falta se nos vinieron todos encima. Fuimos agredidos con golpes de puños y patadas por los jugadores del Sangre y Luto", expresó uno de los colegiados que forman parte de la Liga Paranaense de Fútbol.
Tras los incidentes, los colegiados decidieron suspender la jornada. Todos los partidos programados en barrio San Roque fueron reprogramados para este jueves. En Ministerio la jornada se desarrolla con total normalidad.
"Veníamos teniendo un excelente torneo y unos inadaptados arruinaron la jornada, lo primero que hicieron fue agredir. Todos tenemos errores y hay que saber aceptar. Entraron a jugar el partido con otra intención, no la de ganar y disfrutar del deporte", comentó a UNO el presidente de Toritos, Raúl Arrúa.
En cuanto a la jornada, la máxima autoridad del elenco de barrio San Roque expresó: "La jornada en Toritos fue suspendida, acepto la decisión de los árbitros. Para nosotros es un problema, ya que debemos reprogramar todo para mañana, seguro jugaremos a la mañana y a la tarde.

DESCARGO DE UN PADRE DE PALERMO:
Luego de lo ocurrido en Toritos, un padre del Sangre y Luto dejó su mensaje a UNO:
"Todo pasó por el árbitro que cobró en el partido Palermo-Don Bosco en sub 17, no sé el apellido, pero lo que quiero resaltar que nunca vi es un árbitro empujar la cara de un chico de 16 para iniciar una pelea. Obvio que hubo pelea. Más allá de los fallos arbitrales buenos o malos que hasta nosotros vivimos todos los fines de semana, me llenó de bronca esa actitud reprobable de este árbitro. Pero en fin, es la educación deportiva que le están dando a los jóvenes.
Nada justifica la reacción del chico pero los que tendrían que dar el ejemplo no lo hacen.
Quiero destacar que más de los roces normales de cualquier partido no se pegaron ninguna patada.
Para terminar los árbitros custodiados por policías y el delincuente de Arrúa. Y jugadores de Palermo y Don Bosco dándose la mano y hasta compartiendo una gaseosa.

Comentarios