Policiales
Sábado 26 de Noviembre de 2016

Domiciliaria para los imputados de pertenecer a banda delictiva

Cuatro de los acusados de cometer robos, entre ellos un subcomisario de la Policía entrerriana, fueron beneficiados con la morigeración de la medida de coerción, a pesar de que hay cuatro personas que todavía no fueron arrestadas

Cuatro de los ocho supuestos integrantes de la denominada Banda de los Rompepuertas que habían sido encerrados tras una serie de operativos realizados a principios de noviembre en Paraná y Tala ya están en sus casas.
Luis Ariel Sotelo, Remo Luis Alberto Sotelo, Sergio Daniel Prieto, y el subcomisario de la Policía entrerriana Oscar Brahin obtuvieron el beneficio del arresto domiciliario, mientras la Policía continúa con la búsqueda de Julio César Sotelo, sindicado como líder de la banda, Faustino Alberto López, Jonatan Denis Stajursky y Luciano Gastón Osuna Díaz.
Todos los sospechosos están acusados del supuesto delito de Asociación ilícita, ya que según el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull integraban una banda que ejecutó al menos una decena de robos en localidades de los departamentos Nogoyá, Tala y Paraná.
Todos los que fueron arrestados inmediatamente después del robo ocurrido a fines de octubre en el negocio de venta de indumentaria Swat, en Paraná, estuvieron presos hasta ayer. Brahin fue el último en abandonar la cárcel.
El juez de Garantías Eduardo Ruhl aceptó los planteos de las defensas y le otorgó una morigeración de las medidas de coerción.
Brahin era jefe de turno de la Departamental de Policía de Nogoyá al momento de su detención. Este hombre conocido como el Turco estará con arresto domiciliario durante 90 días en la casa de sus padres. En tanto que el resto de los acusados tiene 30 días de arresto.

Sigue la investigación
A pesar que aún hay personas prófugas y que todavía la Policía no ha logrado ubicar un auto y un teléfono, el juez Ruhl aceptó otorgar la prisión domiciliaria a los detenidos, tal cual lo peticionaron los defensores.
Se sospecha que la banda cometió al menos media docena de robos en distintos puntos de la provincia. Si bien Julio César Sotelo está sindicado como el capo, el rol de Brahin en el grupo no fue secundario, ya que según las escuchas él proponía los lugares a robar y le habría pedido a Sotelo que los robos sean más violentos y se cometan con armas de fuego, algo a lo que Sotelo se habría negado. También surgió de las escuchas, que Fiscalía tiene como prueba que Brahin quería que los Sotelo comenzaran a vender estupefacientes en Nogoyá. Pero los hermanos que viven en la Villa 351 no quisieron involucrarse en el negocio. Antes de concluir la audiencia, Ruhl le dijo a Brahin: "Esto no se trata de una interna policial, es más grave".

Rechazo a las escuchas
Los defensores de Brahin, Julio Pedemonte y César Jardín, habían solicitado el jueves la nulidad de las escuchas telefónicas que según el fiscal Ramírez Montrull complican la situación procesal de Brahin.
Esta posición fue rechazada por el juez de Garantías Eduardo Ruhl quien entendió que todo ese trabajo investigativo se realizó bajo el estricto control fiscal.
Los defensores plantearon que las mismas las realizó la Policía, fuerza que integra Brahin. Para Jardín y Pedemonte, que ayer pidieron el arresto domiciliario y lo obtuvieron, las escuchas las tenía que formular otra fuerza.
El fiscal Ramírez Montrull explicó que las escuchas no las realizó la Policía sino la Justicia: "Lo único que hizo la fuerza fue trascribir las escuchas", aclaró. Además señaló que al principio no había policías sospechados, pero cuando se transcribe surge el dato. En la investigación se adelantó que las escuchas involucran a otro efectivo, Tancredo Rodríguez, adelantándose que se lo imputará.

Comentarios