Pais
Jueves 01 de Octubre de 2015

Distintos peritajes confirmaron que Nisman murió de pie

Según los estudios realizados por peritos oficiales y por los profesionales aportados por Lagomarsino, las manchas de sangre en el baño se realizaron por un disparo a la altura de un hombre de pie y no arrodillado. 

Mientras en la TV versiones periodísticas proponen la hipótesis de que el fiscal Alberto Nisman podría haber muerto arrodillado con la presencia de un sicario, los investigadores oficiales y de la defensa de Diego Lagomarsino coinciden en que el fiscal de la UFI-AMIA estaba de pie cuando murió de un balazo en la cabeza.
El cuerpo de Nisman "penduló" (movimiento brusco de la cabeza) después del "latigazo del disparo". Durante una fracción de segundo permaneció parado - seguramente inconsciente por el daño del disparo- y sangrando por boca y nariz cayó hacia atrás, informó el diario Tiempo Argentino.
El fiscal, según los peritos, quedó extendido en paralelo a la bañera, con las piernas estiradas y la cabeza trabando la puerta.
Una de las referencias tomadas por los expertos son las manchas de sangre que quedaron en la bacha (éstas son manchas de goteo en altura, lo que descarta que Nisman hubiera estado arrodillado). El sangrado se observó en el lavabo, se extienden sobre una manija y se prolongan en la toalla en el piso. Para los peritos es la prueba que indica que el cuerpo cayó hacia atrás, indicó el matutino.

Comentarios