La Provincia
Lunes 11 de Abril de 2016

Disertación sobre el General Justo José de Urquiza

Hoy, Aníbal Parera disertará sobre el caudillo entrerriano, en el 146º aniversario de su muerte

Al cumplirse el aniversario 146º de la muerte de Justo José de Urquiza, la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Paraná realizará una conferencia esta noche, a las 20, en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas (Buenos Aires 273). 

El disertante invitado es el historiador local Aníbal Antonio Parera, quien presentará y relanzará  su libro publicado en 2012 La espada de la Confederación. En la misma, realizará una exposición sobre la vida de Urquiza, quien fuera varias veces Gobernador de Entre Ríos y Presidente de la Confederación Argentina, y  el universo político de la Cuenca del Plata en el primer y segundo tercio del Siglo XIX. Este libro fue presentado en diversas localidades del país.

El disertante dialogó con Escenario acerca de la conferencia. Sobre la figura de Urquiza, reflexionó: “Es discutida, pero eso sucede porque hay desconocimiento en torno a él y a la época en la que vivió, no se puede analizar solo desde la perspectiva de los acontecimientos actuales. Por ejemplo, conseguir los objetivos políticos a través de la guerra era algo inevitable. Él reunía dos condiciones: una era la de buen político, dominador de la palabra; y por otro lado, era un buen militar, porque prácticamente ganó todas sus batallas y consolidó el objetivo político que se proponía”.

En este sentido, destacó la Batalla de Vences que emprendió contra las tropas correntinas del General Joaquín Madariaga, que llevó a que la vecina provincia reconociera el Pacto federal y pasara a integrar la Confederación.

Consultado sobre su postura con respecto a la actitud de Urquiza en la batalla de Pavón, donde ordenó la retirada ante las tropas porteñas de Mitre, siendo que el ejército confederado era superior en cantidad y cualidad, Parera expresó que hay que considerar que Buenos Aires no respetó el Pacto de San José de Flores.

“Urquiza se dio cuenta de que Buenos Aires tenía tres dolores: el primero es que no quería ocupar un rol complementario, el segundo es que no quería integrar la Confederación por la fuerza de una batalla, y lo que más le dolía es que no quería dejar de ser la capital, siendo que ese era el papel que ocupaba desde los tiempos del virreynato del Río de la Plata. Por eso Urquiza toma el gesto político de retirarse con su caballería intacta, porque iba a volver a ganar. Ahí se produce el distanciamiento de sus generales y siembra la semilla de su trágica desaparición. El confiaba en la unión nacional, dado que ese era el primer objetivo de la Constitución Nacional. Y por eso terminó asesinado”, concluyó  Parera.

El libro puede conseguirse en Librarte (en el Shopping La Paz) y Códice.

Comentarios