Abusos en el Seminario
Martes 09 de Agosto de 2016

Discuten el pedido de nulidad de la causa Ilarraz

El planteo ya fue rechazado por la Fiscalía, mientras que ahora deberá responder la querella.

El fiscal que interviene en la causa que afronta el cura Justo Ilarraz, procesado en una causa donde siete seminaristas denunciaron haber sido víctimas de abuso, objetó la decisión del juez Pablo Zoff -reemplazó a Paola Firpo al frente del Juzgado de Transición N° 2- al haber separado el trámite del recurso de nulidad y la oposición de elevación a juicio. Para Francisco Ramírez Montrull, "no tendría que haberlas separado", ya que a su criterio la defensa "atacó la merituación de la prueba", que es una instancia que se podría haber discutido en el juicio oral y público. "La oposición de elevación a juicio la tiene que resolver el juez, pero no debería haber corrido vista al trámite del recurso de nulidad", planteó el funcionario. Para Ramírez Montrull la nulidad "es un recurso autónomo", que incluso en la valoración que realizó la Cámara del Crimen a partir del voto del vocal Pablo Vírgala "el juicio arquidiocesano de tinte administrativo incluso fue admitido por válido. La defensa admitió que se incorpore".

Cabe recordar que en el reinicio de la actividad en Tribunales, el representante de la acusación elaboró un voluminoso escrito en el que fundamentó la elevación a juicio de la causa. Para ello se sustentó en algunos pilares: el juicio diocesano que por la vía eclesiástica promovió el cardenal emérito Estanislao Karlic, ahora cuestionado por la defensa encabezada por Juan Fornerón. Un comité formado para tal fin determinó una sanción para Ilarraz que establecía una prohibición para permanecer en la diócesis.


***
La querella, sin notificación


Los abogados que patrocinan a los querellantes confirmaron a UNO que no se les ha corrido vista del recurso de nulidad. Acerca de este nuevo planteo se refirió el letrado Marcos Rodríguez Allende: "Es estrictamente dilatorio, sin sustento procesal. Esto demuestra que el abogado defensor no quiere someterse al juicio oral, porque sabe que los elementos probatorios son tan contundentes que el acusado merecerá un castigo".

La causa que se tramita por el viejo Código Procesal Penal está a punto de cumplir cuatro años, tres jueces que han tomado intervención directa y una característica distintiva: los diferentes planteos impulsados por la defensa para dilatar el avance de la investigación surtieron en cierta medida efecto y apagaron en cierta forma la pretensión de las víctimas de alcanzar justicia.

En este tramo del proceso, con la investigación clausurada, el juez Zoff tomó una decisión que ya encontró reparos en alguna de las partes y que demorará la tan esperada elevación a juicio de la causa. Al margen de análisis previos, los tiempos se acortan y la definición está más cerca.

Comentarios