Juicio Político a Chiara Díaz
Jueves 09 de Febrero de 2017

Diego Lara: "La renuncia de Chiara Díaz es admitir los hechos"

El presidente de la Comisión de Juicio Político entendió que la condena del vocal del STJ era inevitable y que por eso su dimisión, ante la sociedad, equivale a reconocer la acusación

El presidente de la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados, Diego Lara, dijo ayer que la renuncia del vocal Carlos Chiara Díaz en pleno proceso de enjuiciamiento tiene "el mismo efecto ante la sociedad que el de haber aceptado su mal desempeño. O dicho de otro modo, el de no haber podido probar su buen desempeño como juez".

El legislador sostuvo: "Hemos sobrellevado un proceso arduo, complejo, de mucha investigación y también marcado en estos últimos días por una serie de situaciones atípicas y éticamente reprochables, desde mi punto de vista, que han buscado entorpecer y dilatar el curso de este juicio con el único fin de truncarlo y que son de público conocimiento".

En ese sentido, explicó que no hablaba de la renuncia, producida el martes, sino de situaciones anteriores. "La renuncia ha sido el resultado y la consecuencia lógica del fracaso de todos los intentos de la defensa para terminar con este juicio de un modo anormal, y con ello me refiero a los escritos presentados por el abogado que lo defendía, de modo intempestivo en los momentos previos a las audiencias, solicitando la suspensión del juicio por tiempo indeterminado por una supuesta enfermedad del doctor Chiara Díaz, que hasta el momento nunca se acreditó, o bien el anoticiamiento por parte del defensor de la intención de Chiara Díaz de renunciar a partir del 31 de mayo, o lo que es más reprochable aún, la ausencia injustificada del abogado Guillermo Bruner a las audiencias testimoniales que se llevaron a cabo en el Senado, dejando en un estado de indefensión absoluto a su representado; o el hecho de haber propuesto una importante cantidad de testigos a los que nunca notificaron. Son situaciones que pocas veces se ven en un juicio de esta naturaleza e importancia".

En declaraciones a FM Litoral, agregó que a su criterio la Legislatura actuó "con gran compromiso y responsabilidad política y jurídica, garantizando siempre el debido proceso y la defensa del acusado, pero no puedo decir lo mismo de la actividad desplegada por la defensa, específicamente en el marco del juicio seguido ante el Senado, en donde la mayoría de las presentaciones buscaban de una u otra forma dilatar el proceso para hacer precluir el plazo de 90 días que nos marca la Constitución (...) incluso la ausencia de los 20 testigos propuestos por la defensa, y no por su propia voluntad sino porque nunca les llego la citación por parte del acusado o de su defensor. Es decir, desde el primer momento de este juicio Chiara Díaz no buscó defenderse de la acusación que se le seguía, sino que optó por interponer obstáculos procesales para que el juicio no prosiguiera", evaluó.



***
Previsible



Para Lara la condena del juez acusado era previsible "... no por un tema de mayorías o minorías, sino por las innumerables pruebas incontrastables e irrefutables que se fueron colectando a lo largo del proceso, a las que se sumaron las declaraciones testimoniales de las autoridades de la Universidad de Belgrano y de la Secretaría de Superintendencia del Superior Tribunal de Justicia. Todas estas pruebas acreditan de manera fehaciente e irrebatible los cargos que demuestran el mal desempeño del acusado (...)". El legislador cree que, agotados los intentos por suspender el juicio, la cuestión "terminó con la última opción que les quedaba, que no fue otra que la renuncia del acusado ante la abrumadora prueba en su contra".

Lara resumió su pensamiento: "Yo entiendo que esta renuncia tiene el mismo efecto ante la sociedad que el de haber aceptado su mal desempeño, o dicho de otro modo, el de no haber podido probar su buen desempeño como juez".

Respecto de los hechos, Lara añadió: "Todos los hechos que configuran los cargos de la acusación son graves y relevantes, y como le dije todos están comprobados. Quizás se pueden dar algunos ejemplos como casos testigos que surgieron del análisis del informe de migraciones, de los comprobantes de pago de viáticos remitidos por la Universidad de Belgrano, de las declaraciones de los testigos, entre otros", indicó.

A modo de ejemplo, dijo que se comprobaron casos en donde quedó acreditado que el magistrado pedía licencias y viáticos invocando razones oficiales, para luego efectuar viajes al exterior que no tenían que ver con sus actividades como juez, y en muchos casos viajaba para ir a dar clases a diferentes universidades. "Un juez que miente u oculta la verdad deliberadamente a sus pares y empleados para usufructuar licencias y viáticos, no es un buen ejemplo para la sociedad", precisó.

El legislador justicialista negó que haya habido un trato diferente a la denuncia contra la presidenta del STJ, Claudia Mizawak. "No son iguales ni similares los hechos que se le endilgaban a Mizawak y a Chiara Díaz, con esto no quiero decir que unos sean menos graves que otros, simplemente que en el primer caso no se halló ninguna prueba que pudiere comprometer a la presidenta del STJ, ni siquiera el tema de las sentencias supuestamente firmadas en ausencia que alegaron en su dictamen acusatorio los diputados del bloque de Cambiemos", indicó.

Por último, Lara considera que las pruebas colectadas en el proceso de acusación deben ser puestas en manos de la Justicia para que se investigue la probable existencia de un delito. "Cualquier entrerriano podría preguntarse si está bien que tras haber colectado una enorme cantidad de pruebas de conductas impropias, que perjudicaban económicamente a la Provincia; Chiara Díaz presente la renuncia y se va a su casa como si nada".



Comentarios