La Provincia
Miércoles 29 de Abril de 2015

Día del animal: Historias de vida de los lectores de UNO y sus mascotas

Amor y compañía. Son las palabras que se destacan en los relatos enviados a Diario UNO. Cada mascota aquí retratada recibirá una medalla identificatoria de CédulaPet

Adriana Pacheco / apacheco@uno.com.ar

Hoy habrá marcha por los derechos de los animales. Proteccionistas convocan a toda la sociedad a las 19, en Plaza 1 de Mayo de Paraná.

* Frodo, huérfano y rescatado en la Facultad

Noelia difunde un solidario mensaje al rescatar a “Frodo, nuestro querido perro que en marzo cumplió once tiernos añitos. Lo rescaté de la Facultad de Ingeniería en Sistemas de Oro Verde. Su mamá había tenido bebés y murió. Apenas lo vi supe que era para mí, y lo traje a casa. Después entre profes y compañeros fueron adoptando a sus hermanitos”.



* Un grandote con cara de bueno

La de Marcus es otra historia más de abandono, pero con final feliz. Habita junto a Nidia y cuatro gatos en una casona de calle Ramírez. “Marcus vivió desde cachorro con su familia, en calle La Paz, acá en Paraná, pero un día no lo pudieron tener más y avisaron a una proteccionista que le consiguió otros hogares, pero siempre se lo devolvían con excusas. Entonces le pedí que lo traiga a casa, donde vivía con seis gatos. Llegó a mi vida un Domingo de Ramos hace 7 años y se adaptó perfectamente a los mininos. Incluso por un tiempo recuperé acá en casa a otro perrito chocado, y Marcus fue muy amoroso. Si bien vivo sola, los fines de semana me visitan mis hermanos y sobrinos y para Marcus es una fiesta. Me siento muy acompañada y segura con él, pues aunque su gran tamaño y voz gruesa intimidan, pero es incapaz de morder”





* Willi, el amante de las hamburguesas

Silvia Graciela Martínez de barrio Paraná XVI mandó a UNO un mail con la historia de su perrito Willi: “fue adoptado por mi familia,  el día que llegó a casa tenía con mucho miedo porque lo asustaron perros más grandes. Willi tiene tres años, y es la única mascota de la casa. Juega con mis nenes y les brinda mucho cariño todos los días. También le encanta entretenerse con pelotas y hamburguesas de juguete. Le gusta correr, salir a pasear y visitar a su amigo Delgado. Mis hermanos Beti, Diego y Martín y mis sobrinos Agustina y Facundo miman a Willi todos los días”.



* Perros y gatos como chanchos

Lourdes Tabares de 14 años vive en Paraná y cuenta que “hace 4 años atrás nacieron en casa 4 hermosos gatitos, muy compañeros y llenos de amor por su mamá Mechi. Meses después dimos en adopción a dos de ellos y los otros 2 se quedaron con nosotros; uno de los hermanitos murió a causa de una enfermedad. El gatito negro que sobrevivió era muy compañero de su mamá, pero al mes ella también falleció por un accidente. Entonces se nos ocurrió adoptar a un gatito para que sea su compañero de Negrito. Decidimos ir a lo de una señora que tenía gatas, ella buscó entre los matorrales y encontró una hermosa gatita negra con patitas blancas y bigotes blancos. La pobre no había sido bien alimentada, tenía problemas en su pelaje y estaba débil, sus hermanitos también estaban en esas condiciones ya que la señora no podía  atenderlos, por lo cual nos llevamos a la gatita y le donamos una bolsa de alimento para los gatos mayores, y en ese momento “Mia” ya era de la familia.

Actualmente Mía y Negro son los mejores amigos, ella ya con 3 años está gordita y llena de amor. A pesar de su mala alimentación de bebé ella ahora juega y se divierte como un gato normal. Después nos enteramos que la mayoría de sus hermanitos murieron.

* Y llegó Jaquie!

Lourdes recuerda que “el 19 de marzo salí de la casa de una amiga y vi hermosa perrita blanca con manchitas negras. Sorprendida la abracé y sentí que ya era parte de nuestra familia. Ahora Jaquie se siente amada y feliz , es como la hija más pequeña de la familia, juega con  los gatitos. El 19 cumplió 3 meses y la amamos mucho!




* Familia numerosa y mascotera

Jorge Benítez y su esposa Hilda Lescano viven en el barrio Universidad de Concordia. En su mail cuentan “que quisieramos dejarles la historia de nuestra sexta hija , hermana, sobrina , nieta . Nuestros hijos Ramiro, Sofía, Camilo, Elías y Celeste insistieron con  adoptar un perrito. Y así llegó Manchis, el 11  de julio de 2013. Ella fue encontrada por una señora que se dedica a rescatar perritos  de la calle en un basural.. Al tiempo su salud  se fue desmejorando  después de recorrer veterinarios llegamos a uno que nos dio el diagnóstico de sarna demodéxica, incluso quedó completamente pelada. Hoy  a un año está totalmente recuperada con medicación diaria. Manchis nos hace felices cada día. Salimos con ella a pasear, va en auto muy sentada sin problemas, juega a la pelota, camina a la par nuestra, la adoramos!”


* Peke, otro sobreviviente

 Fue abandonado hace 5 años en la casa de la familia de Nahir Almará, en calle Evaristo Carriego de Paraná. Tenía moquillo nervioso, le daban pocas esperanzas de vida e incluso perdió la facultad de caminar. Pero bajo atención veterinaria y haciendo ejercicios de rehabilitación en un fuentón con agua, lograron revertir el cuadro.  Milagrosamente no le quedaron secuelas, es un perrito normal y feliz, el más mimado de la casa. Es bastante nervioso y “hasta parece que supiera cuánto se gastó para recuperarlo, por eso es un animal que agradece todos los días con su cariño”,  comenta Nahir.

* Luli, la protegida por la Virgen del Luján

Marisel Cepeda se comunicó con UNO para contar la historia de su perrita Luli, quien curiosamente, fue rescatada el Día del Animal: “El 29 de abril en 2009 viajamos a visitar a nuestra Señora del  Luján, en Buenos Aires, junto a mamá y mi hijo de 3 años. En ese entonces no teníamos mascotas por falta de espacio. Pero cuando volvíamos, en una parada se nos acerca una pequeña bolita: era una perrita, lastimada, muy sufrida, flaca, enferma de sarna. Mi nene, Lautaro,  insistió en que la trajéramos a Paraná, aunque los demás pasajeros del colectivo se negaron. Entonces el chofer, muy comprensivo, dijo: Si ustedes la bajan hacer sus necesidades la pueden llevar. La metimos adentro de un portaterno y ¡tomaba agua bendita ya que no teníamos otra cosa! Luli, como la bautizamos, se portó muy bien en el viaje. Sobrevivió gracias a al veterinario de Ganesa, y desde aquel día vive feliz  con nosotros,  junto a Dino y Jack,  también abandonados, en el barrio de Suboficiales de la Fuerza Aérea”.




* Recuerdo de Zaira

Gisela Beltramelli logró revertir una historia trágica y convertirla en un gesto solidario. Cuenta que “tenía una perrita Shih Ztu llamada Zaira que era gran compañera. Pero hace unos años, cerca de las fiestas navideñas y a causa de las bombas de estruendo, trepó por el cerramiento del balcón hasta el techo, desde donde se arrojó al vacío. El dolor por su pérdida me impulsó, y junto a amigas formamos un Club sobre la raza, en el cual juntamos donaciones para los perros sin hogar. También imprimí folletos tratando de concientizar sobre el uso de pirotecnia, pues muchos animales se pierden o accidentan.” Para comunicare con Gisela, se puede escribir al Club Shih tzu Zaira, en Facebook.


* Gatitos sin mamá pero muy amados

Valentín Martínez, de 7 años escribió a UNO para contar que en su familia adoptaron a dos gatitos bebés, de  20 días, a los  que había abandonado su mamá. La familia Martínez vive en Colonia Avellaneda.
“Cuando aparecieron los gatitos,  tomaban leche con un gotero y le dábamos vitaminas para que crezcan sanos. Ahora tienen 4 meses y están re grandes y juegan mucho...Y hasta duermen conmigo, yo los quiero mucho !. Se llaman Donatelo y Rafaela”



* Una pareja, cinco hijos perrunos

Carina Vogel vive en el centro de Paraná y junto a su esposo Luciano son los jefes de la manada compuesta por Mía (pitbull), Umma (labradora), Cielo (cruza con ovejero belga), Morena y  Aquiles (pitbull).
Comenta que “Cielo y Morena fueron rescatadas de dos basurales, uno en Cerrito y el otro en Villa Urquiza. Las adoptamos el mismo día a las dos. Llegaron desnutridas y con mucho miedo, nos costó mucho ganarnos su confianza. Se llevan muy bien con sus otros hermanos. Entre los 5 se la pasan haciendo travesuras, son muy unidos. Son nuestros hijos de cuatro patas ”.




* Tomy, salvado por Ivana (y por Santa Rita)

Como voluntaria, desde los 15 años, Ivana Cavalli recorrió los barrios más humildes censando animales para ser castrados por el Antirrábico. En una de sus caminatas, en el Yatay se encontró un cachorro con moquillo nervioso, ya descartado, entre la basura. Sin dudarlo lo hizo tratar con Adriana Acebal. Tomy se salvó, pero el moquillo lo dejó sin poder caminar.
Desesperada, Ivana recurrió a la profesional Guadalupe Díaz, quien le encargó un carro a medida (además de  ayudarla a financiarlo). Orgulloso, con su carrito, Tomy fue nota el 29 de abril de 2008 en Diario UNO, como un ejemplo de lucha por la vida, aún con pronósticos negativos.
Lo curioso es que luego de ejercitar las patas traseras, después 4 años, Tomy se recuperó. Pero sufrió un nuevo inconveniente de salud: le descubrieron una bacteria interna que comió parte de su musculatura. Ivana cuenta que “la doctora Adriana le tuvo que extirpar hasta el pene, hace pis por un agujerito. Como era una operación de alto riesgo, hice tres promesas si se salvaba: ir con él hasta Santa Rita en Esquina, Corrientes, de la que soy devota. Otra era cortarme el pelo, que me llegaba a la cintura, e ir caminando hasta el trabajo todos los días, en un Jardín maternaldel centro”.
Así, Tomy burló a la muerte una vez más, Ivana empezó a lucir su corte carré, caminó hasta el centro a diario, y Tomy conoció Corrientes.

* Uma, tan cariñosa como malenseñada

María Cepeda vive en barrio Los Paraísos, y junto a su esposo y sus tres hijos adoptaron a Uma, una perra muy malenseñada y cariñosa que adora jugar con su pelota preferida y un peluche. Es la más mimada de la casa, tiene  2 meses y medio y le encanta que la bañen. María cuenta que “cuando me entregaron a Uma, estaba llena de pulgas y piojos y muy flaquita. Yo la bañé,  le di de comer,  la desparasité y le di mucho amor y cariño. Ahora apenas me ve se enloquece”.


 

Comentarios