La Provincia
Miércoles 13 de Abril de 2016

Día 1: Taleb resolvió declarar en la causa por enriquecimiento ilícito

“Mi padre me formó para no robar y para no mentir”, se defendió el exlegislador justicialista 

Marcelo Comas / De la Redacción de UNO
mcomas@uno.com.ar 


A 10 años de haberse formalizado la acusación en su contra y la intervención de tres magistrados en la etapa de instrucción, ayer en Tribunales finalmente se inició el juicio oral y público contra el exlegislador justicialista Raúl Abraham Taleb, acusado por el delito de enriquecimiento ilícito tras la denuncia promovida por el exdiputado nacional radical Rodolfo Miguel Parente. El debate arrancó pasadas las 9 con el testimonio de Taleb -que ratificó sus dichos en la instancia preliminar-, quien dijo que todo este proceso era comparable “a la muerte de un hijo” y a estar “en libertad condicional” por la deuda que mantenía con la Justicia. Cuchu -el apodo que lo acompaña desde siempre- consideró que esta causa tuvo su origen en el “bipartidismo” reinante en Diamante y le atribuyó a Rodolfo Parente “un ensañamiento hacia mi persona”. Taleb declaró durante una hora y media con la pretensión de demostrar debidamente su situación patrimonial, por 17 hechos que se le endilgan entre 1991 y 2003. “Si no hubiese hecho una declaración pública de mis bienes en el club Diamantino, Parente no hubiera tenido elementos para hacer esa presentación”, repasó con la ayuda de un borrador en sus manos.

Quien fuera embajador argentino en Cuba hizo un recorrido por toda su trayectoria laboral, desde su labor como docente, pasando por su frondosa tarea legislativa que culminó en 2011 y demás cargos en el Poder Ejecutivo. En su estrategia defensiva para fundamentar que todos sus bienes fueron bien habidos y no incurrió en un delito, el dirigente justicialista enumeró una serie de puntos. Mencionó que ganó dos veces la quiniela en una agencia de Diamante: un premio de casi 40.000 pesos y el restante de 7.000 pesos. Sostuvo que el monto mayor fue invertido en la compra de un departamento en calle Buenos Aires, en Paraná. Fue el titular de la agencia quien confirmó el premio y además contó sobre la regularidad con que solía realizar apuestas el acusado, más allá de las dudas del hombre acerca del monto que había entregado.

El licenciado en Ciencias Políticas e Internacionales aseguró que, en 1994, participó de la conformación de un consorcio para la posterior compra de un departamento en calle 25 de Mayo de la capital provincial, el cual fue pagado en 60 cuotas, sin precisar el valor del inmueble. En su extensa exposición explicó sobre  diferentes transacciones, préstamos seguidos de ejecución de hipotecas y otros movimientos de dinero que  comprenden el eje medular de su  supuesto incremento patrimonial.  Taleb afirmó que le prestó 100.000 dólares a José Humberto Manucci, quien acordó poner como garantía una casa en calle Mitre de Paraná y un campo en 1996. Agregó que a esta misma persona le prestó además 50.000 dólares, en el marco de una renegociación de la deuda que se canceló con el pago de intereses.

Además planteó que en otra de las operaciones realizó un préstamo a Guillermo Cordero por 110.000 dólares, que incluyó un convenio con pacto de retroventa y una garantía consistente en un campo de 45 hectáreas. En la denuncia también se incorporaron las compras de varios automóviles.

Consultado por la Fiscalía respecto de la diferencia en un ingreso por la suma de 38.925 pesos declarado en 1995, Taleb planteó dudas al tratar de justificar ese dinero. “Eso debe ser de ahorros”, esgrimió en la audiencia presenciada por UNO.  

Dentro del debate mereció especial atención la hipótesis de Taleb acerca de los movimientos dinerarios de la cuenta Infinity Gold del Banco Río, entre 1998 y 2002. “Depositaba pesos y pedía que se me convirtieran a dólares”, confió como un modo de derribar las sospechas del origen de sus fondos.

Testigos

Durante la primera jornada declararon el agenciero Simón Chemes, José Humberto Manucci, el contador Julio Budasoff, Jorge Chemes, el comerciante Luciano Reynoso el empleado Aldo Rodríguez, el abogado Guillermo Cordero y la contadora María Adur. De todos los testimonios el más sustancial fue el de Budasoff, perito propuesto por ambas partes quien explicó el método para establecer el incremento patrimonial no justificado de Taleb. “El patrimonio está justificado, porque Taleb tiene toda la documentación respaldatoria”, sentenció luego de una exhaustiva exposición. 

***
Cuenta offshore en Bahamas

Cuando contó la manera en que cobraba el sueldo como embajador argentino en Cuba, Taleb reveló un dato por demás llamativo. “Cancillería decidió abrir una cuenta offshore en Bahamas o en las Islas Caimán por temor a que por el default nos fueran a incautar los sueldos”, se despachó el exconvencional constituyente. También reconoció, que por el dato que le facilitó un empleado bursátil pudo retirar dinero de cuentas antes del corralito de Cavallo. El tribunal estuvo presidido por Elvio Garzón, y los vocales Daniel Malatesta y Miguel Giorgio. La defensa técnica estuvo integrada por Julio Federik y el Ministerio Público Fiscal quedó representado por Alejandro Cánepa y Carolina Castagno. El juicio tendrá continuidad hoy.

***
Detalles de la noticia

* Los representantes de la Fiscalía, Alejandro Cánepa (foto) y Carolina Castagno tuvieron su mayor intervención cuando testimonió la contadora de Taleb, María Lucía Adur.



* 17 Son los hechos que se le atribuyen a Raúl Taleb entre 1991 y 2003, por lo que la Justicia tratará de determinar  la legalidad del origen de sus bienes. En esa época se desempeñaba como diputado.

* La defensa técnica integrada por Julio Federik (foto) parece haber salido mejor parada tras el primer día de audiencias. Sobre su patrocinado asentó: “Brindó una puntillosa enumeración de los hechos”.

Comentarios