La Provincia
Sábado 05 de Diciembre de 2015

Detuvieron a uno de los represores que se fugaron del hospital militar en 2013

El represor Gustavo De Marchi, condenado a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, fue detenido este viernes por efectivos de la Policía Federal, luego de permanecer prófugo durante casi un año y medio, tras escaparse del Hospital Militar. De Marchi y el también condenado Jorge Antonio Olivera se fugaron del hospital Cosme Argerich el 26 de julio de 2013. Por el caso pasaron a retiro y procesaron a varios militares.
Si bien desde el minuto cero se especuló con que ambos habían escapado a Paraguay, personal de la división Operaciones de la Dirección General de Seguridad Interior arrestó a De Marchi en el barrio porteño de Almagro, en la intersección de Yatay y Rocamora.
La Unidad de Información Financiera había congelado los bienes de De Marchi y Olivera –se sospechaba que contaban con el apoyo de un fideicomiso–, y el Ministerio del Interior ofreció una recompensa de 2 millones de pesos.
De Marchi, que se retiró del Ejército con el grado de teniente primero, se desempeñó durante la última dictadura como jefe de la compañía comando e integró el aparato militar destinado al “combate de la subversión”, mientras que Olivera fue jefe Inteligencia en el Regimiento de Infantería de Montaña (RIM) 22 en San Juan en aquellos años. Ambos fueron condenados junto a otros represores en el histórico juicio desarrollado en el Rectorado de la Universidad Nacional de San Juan.
La causa quedó radicada en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 11, a cargo del juez Claudio Bonadio.
 

Comentarios