Policiales
Domingo 05 de Julio de 2015

Detuvieron a dos personas por el crimen del remisero

David Farina, de 32 años, murió ayer a la madrugada. La Policía detuvo a dos jóvenes, un varón, de 18 años, y una mujer de 19. Detalles de la investigación. 

Luego de resistir casi dos días en Terapia intensiva, ayer a las 3 de la madrugada David Farina falleció, a los 32 años. No logró reponerse de la herida de bala que sufrió en un asalto el jueves a la mañana en calle Gobernador Crespo, entre los barrios Lomas del Mirador II e Hijos de María de Paraná, cuando trabajaba al volante de un remís.

Ayer por la mañana, la Policía detuvo al principal acusado del asesinato: un varón, de 18 años. Mientras que por la tarde, arrestaron a la mujer que habría sido su cómplice en el asalto, una joven de 19 años. 

La investigación llevada adelante por el personal de la División Homicidios y la comisaría 12°, bajo las directivas del fiscal Álvaro Piérola, reunió importantes testimonios y pruebas para esclarecer ambos hechos hecho.

El jueves a las 9, cuando conducía un auto Chevrolet Classic aún no habilitado como remís, Farina subió a una pasajera en el barrio Paraná XVI y la llevó hasta el lugar donde fue asaltado. El ladrón le sacó la recaudación y mientras se iba efectuó varios disparos, uno de los cuales impactó en la espalda del conductor. Farina condujo tres cuadras hasta que se descompensó y se estrelló contra un árbol en Celia Torra y Francia.

La línea que siguió la investigación, relacionó este hecho a otros dos. Uno de similares características que sucedió a las 2 de la madrugada del mismo día, cuando un taxista subió a una pasajera en calle Garrigó y la llevó hasta Crespo y 8 de Octubre, en el ingreso al barrio Hijos de María. En ese momento lo abordaron dos delincuentes, le sacaron 650 pesos y le dispararon un tiro a la puerta del Fiat Uno. El otro tuvo lugar en el barrio La Milagrosa minutos después del atraco a Farina, cuando le robaron las herramientas a un albañil y le dispararon un balazo que le perforó una axila.

Los testimonios clave que reunieron los investigadores permitieron incriminar al varón y la mujer detenidos. Luego de cinco allanamientos, el imputado fue encontrado en una vivienda del barrio La Milagrosa, y la joven en su casa de calle Basavilbaso.

A su vez, otro joven de apellido, apodado Polo, de 19 años, fue detenido por robarle e intentar matar a un albañil minutos después del robo y tiroteo a Farina. Pero no se descarta que sea involucrado también en el fatal asalto al remisero.

"Polo" es el hijo del pai umbanda de La Milagrosa. Fue detenido en el barrio Mosconi, en la vivienda de otro referente de la misma religión. El joven estaba escondido en el fondo de la casa donde tiene el templo.

Farina era padre de familia y además arquero del equipo Los Ángeles Negros, que juega  en la Segunda División de la Liga Paranaense de Fútbol, por lo que ayer hubo un minuto de silencio previo al inicio de los partidos. Desde hacía alrededor de un mes se ganaba la vida como remisero.

Otros nombres, la misma violencia

Hace tres meses y medio, UNO publicó la historia del pai umbanda que recluta jóvenes para delinquir en la zona este de Paraná. Se trata del padre de "Polo", que a mediados de abril, se contó al historia de una madre desesperada por rescatar a su hijo de la misma banda del barrio Municipal, relacionada al narcotráfico. Hace 20 días, cuando se intensificaron los tiroteos entre los del Muni y los del Lomas II, se informó acerca del retorno de la guerra entre estas dos bandas, con personajes conocidos que mueven la droga en la zona y motivados por el mismo líder del culto espiritista, quienes además participan de la barra brava del Club Patronato.

Pero al parecer no fue suficiente para que en la Justicia alguien tome cartas en el asunto: los delincuentes que venían protagonizando los últimos hechos delictivos más graves, y los referenciados en las publicaciones mencionadas, son los acusados del asesinato del remisero David Farina.

Pero la historia no empezó este año: el joven detenido ayer, de 18 años, tiene en su haber muchos delitos graves, entre ellos dos tentativas de homicidio. En noviembre de 2013, en una de las escaleras del barrio Lomas del Mirador II, le disparó en la pierna a un joven con una bala de punta hueca; en enero de 2014 atentó contra la vida de otro chico en el mismo lugar. Pero como era menor, no bastó para que la Justicia le impusiera medidas severas y en seguida volvió a la calle y al mismo entorno delictivo.

Este año fue mencionado en el violento asalto y golpiza a un almacén en el barrio Municipal, y habría participado de otros hechos similares. Bochita es hermano del joven detenido,señalado como el autor de la balacera en los pasillos del Lomas II el mes pasado. En enero le había tocado a él: un joven del Lomas lo baleó, estuvo internado en grave estado pero salió adelante. Así, se convenció aún más de la supuesta protección que les promete el pai umbanda en las fiestas negras y con los collares de perlas rojas, blancas, negras y verdes.

Desde hace un par de años la mayoría de los principales integrantes de la banda del Municipal cayeron presos: Gustavo Petaco Barrientos (condenado a 11 años y medio de prisión por un doble homicidio), Roberto Freddy Olivera, Ramón Cuchara Abasto, Gustavo Gatito Olivera y Gustavo Muñequito Abasto, entre otros. Además, se imputó a más de 20 personas en una megacausa por asociación ilícita, en la que involucraron al hermano y la pareja de Barrientos, y a su presunto sucesor, Hugo Ceola.

Pero la prisión a estas personas no significó el fin de la violencia. Afuera el negocio siguió, y por lo tanto cambiaron los nombres propios. Así se reclutaron nuevos soldaditos, que son los mencionados en los hechos delictivos de los últimos tiempos. La solución de fondo por parte del estado al problema delictivo en la zona este, con jóvenes que crecen a merced de los narcotraficantes, sigue sin llegar.

 

Comentarios