Caso Lucía Pérez
Domingo 16 de Octubre de 2016

Detuvieron al tercer sospechoso por la joven drogada, violada y asesinada

Alejandro Alberto Masiel tiene 61 años. Está imputado de encubrimiento agravado. Lo atraparon en un hotel. Con éste, suman tres los detenidos por el crimen de la joven Lucía Pérez.

El tercer sospechoso de participar en la violación y posterior muerte de la adolescente Lucía Pérez ya está a disposición de la justicia: tiene 61 años y la policía, que lo buscaba hace dos días, lo encontró anoche en un hotel de la vecina localidad de Santa Clara del Mar.

La fiscal María Isabel Sánchez, a cargo del caso, había pedido la captura de Alberto Maciel porque entiende que al menos colaboró con Matías Farías y Juan Pablo Offidani, ambos ya detenidos, en los preparativos previos al traslado de la menor hasta el centro de salud de Playa Serena, donde los médicos la asistieron pero no pudieron reanimarla.

Aun cuando se sigue reclamando que testigos se acerquen a tribunales para aportar datos que pudieran ser de interés para la causa, la pesquisa estaría con todos o mayoría de sospechosos identificados.

Ayer se cumplió la primera semana de investigación y resta de aquí en más que lleguen los resultados de peritajes genéticos que permitirán cotejar evidencia con muestras tomadas a los acusados, todos con cargos cuya pena prevista es la prisión perpetua.

En paralelo al trabajo de los investigadores se hizo más fuerte el reclamo de justicia tanto de la familia de la menor como de la población en general. Ayer unas cuatro mil personas participaron de dos marchas para pedir por el esclarecimiento de la muerte de Lucía y una dura condena para los responsables.

Previo a la segunda de las marchas, que fue la más concurrida y tuvo como epicentro las puertas del palacio municipal, el padre de la víctima, Guillermo Pérez, sufrió una amenaza de muerte de parte de dos jóvenes armados que pasaron en una moto frente a su casa. Antes ya había recibido mensajes telefónicos de similar tenor en su domicilio particular.

"No tenemos miedo", dijo el papá de Lucía, que hizo la denuncia policial sobre lo sucedido. Su hijo Matías, de 19 años, reclamó custodia policial para su padre y demás integrantes de la familia ante estas presiones. "No nos vamos a callar", prometió.

Tras la segunda manifestación de ayer -la primera fue durante la mañana en la ruta 11- se produjeron algunos incidentes protagonizados por un pequeño grupo de manifestantes vinculadas a organizaciones feministas. Pintaron la fachada de la escribanía del padre de Offidani, en pleno centro. En las paredes le escribieron "Asesino" y le dejaron plasmado con pintura en aerosol una promesa: "A donde vayan los iremos a buscar", decía

Comentarios