Salud
Martes 14 de Febrero de 2017

Destacan la importancia de la detección precoz de las cardiopatías congénitas

La Provincia, a través del Ministerio de Salud, recordó la conmemoración del Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas como una oportunidad para informar y concientizar sobre los avances médicos en el diagnóstico y tratamiento de estas patologías.

Cada 14 de febrero se recuerda el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas con el objeto de visibilizar estas enfermedades, crear conciencia de la importancia de su detección precoz y brindar información sobre estas patologías.

Desde el Ministerio de Salud se enfatizó en el hecho de que la detección precoz en la etapa prenatal y neonatal y el acceso a un tratamiento oportuno, son las principales medidas para disminuir la mortalidad y mejorar el pronóstico de los pacientes.

El jefe del Servicio de Cardiología del hospital materno infantil San Roque, de Paraná, Fernando Olmedo, explicó: "Las cardiopatías congénitas son enfermedades cardíacas que están presentes al nacimiento y pueden tener una implicancia tanto en el recién nacido en las primeras horas de vida como posteriormente, en el transcurso de la vida".

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, en nuestro país nacen unos 7.000 niños con cardiopatías congénitas cada año. De ellos, cerca del 50 por ciento requieren cirugía en el primer año de vida y dos terceras partes se solucionan con diagnóstico oportuno y tratamiento.

Olmedo indicó que las malformaciones congénitas son frecuentes, lo que motivó la creación del programa nacional y provincial para la detección intraútero. "De ese modo logramos que muchas de las cardiopatías congénitas graves sean detectadas y tratadas a tiempo de forma precoz, programando el nacimiento en un establecimiento donde se pueda hacer el tratamiento y tener todos los controles pertinentes", apuntó el especialista.

Entre Ríos integra la Red Nacional de Cardiopatías Congénitas desde 2010. A través de ella y el Programa Sumar, se han detectado más de 400 niños y adolescentes entrerrianos con esta patología, a quienes se les pudo brindar el tratamiento oportuno de acuerdo a la complejidad que presentaban.


Accesibilidad a controles en la provincia

En una primera instancia el pediatra es el profesional que está entrenado para identificar la sospecha de cardiopatía congénita y quien puede indicar la derivación.

En los hospitales de Concordia y Gualeguaychú hay cardiólogos infantiles que reciben consultas siguiendo un criterio de regionalización de los servicios y, si la complejidad lo requiere, derivan el caso a Paraná.

En la capital provincial, el hospital San Roque tiene un servicio las 24 horas, donde dentro del Servicio de Cardiología también se realiza el diagnóstico intraútero y cuenta con un servicio de Cirugía Cardiovascular. Los casos de cardiopatías complejas son derivados para su tratamiento en Buenos Aires o Rosario.


APFDigital


Comentarios