Ovacion
Lunes 23 de Mayo de 2016

Despidieron los restos en el Libertadores

Con total impunidad, los violentos ingresaron a la cancha con el féretro en el hombro recordando otros eventos igual de polémicos.

Barrabravas de Independiente ingresaron al estadio Liberadores de América con el féretro conteniendo los restos de un capo de ese grupo, muerto en un accidente de tránsito. Los barras ingresaron por un portón y subieron féretro al hombro una de las tribunas del estadio para homenajear al "Gordo José de Wilde", uno de los jefes de la pesada del club.
La semana pasada, los mismos personajes ocuparon dos mesas en la cena anual del club en La Rural, cuyo valor de cubierto era de 10.000 pesos. El club está gobernado por Hugo Moyano, candidato a presidir la AFA y todavía figura en la web oficial del club el actual ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, como vocal de esa comisión directiva, pese a que se asegura que está de licencia por su función pública.
En octubre de 2012, cuando Aníbal Fernández presidía Quilmes, pasó algo similar en el estadio Centenario: Barras ingresaron con el féretro con los restos de un muchacho de 15 años hijo del jefe de la facción Los Álamos de la pesada del club, José Fernández, mientras se jugaba un partido de reserva ante Unión, que tuvo que ser interrumpido.
Aquella vez el arquero de Unión, Joaquín Papaleo, contó inclusive que los barras "tiraron un par de tiros".  En aquel partido el entrenador de la reserva de Quilmes fue Alfredo Grelak, el técnico actual de la primera del club. 

Comentarios