La Provincia
Lunes 06 de Julio de 2015

Desmienten que una residencia de niñas haya cerrado sus puertas

Autoridades explicaron que eligieron una nueva comisión. Dicen que iniciaron arreglos y que las niñas fueron derivadas a otro hogar 

Autoridades de la residencia socioeducativa Bernardino Rivavadia, una entidad dependiente de la Sociedad Hermana de los Pobres que funciona en Paraná, responsabilizaron a un grupo de socios por las versiones  que surgieron sobre el presunto cierre de la entidad. La información que fue dada a conocer por UNO la semana pasada generó alarma en la comunidad e incluso quedó expuesta la situación de cinco niñas, de entre 6 y 10 años, que residen en el lugar y que arrastran historias familiares de pobreza y exclusión. La ONG que solventa el funcionamiento del hogar informó que el 30 de junio se realizó una asamblea para renovar autoridades y a la vez se decidió paralizar la actividad en forma temporaria para encarar obras de refacción, pero descartaron que la institución vaya a cerrar sus puertas. “No está cerrado el hogar, momentáneamente sacamos a las niñas para arreglar el edificio, porque es muy viejo y se estaban lloviendo las habitaciones, los techos de lavadero también y teníamos que pintarlo entero”, aclaró a UNO la actual secretaria de Actas, Mariela Ludi.

La dirigente acusó a un grupo de socios por querer “que la asamblea no prosperara”, y aseguró que, como sucede todos los años, el acto se desarrolló con normalidad: “Fueron los socios, votaron, está todo regularizado. Si vas a la Dirección de Personas Jurídicas y preguntás, la ONG funciona perfectamente”. Sobre la presentación de una lista de socios opositores, consignó que la misma  no fue elevada en tiempo y forma. “Había socios que no estaban admitidos por la comisión directiva como señala el Estatuto”, aseveró Ludi. La nueva presidenta electa es María Victoria Dayub; vicepresidenta Susana Scalvinoni; tesorera Elisabet Kihn y la secretaria Débora López, entre los principales cargos. La creación del hogar Bernardino Rivadavia data de 1891 y desde sus orígenes funcionó bajo la órbita de una comisión directiva. En tanto, anualmente se realizan asambleas para renovar autoridades, tal como lo estipula su estatuto.

Derivadas a otra residencia

Cinco de las niñas que se albergaban en la entidad fueron derivadas al hogar Ángeles Custodios, en Paraná, hasta tanto -explicó Ludi- culminen las obras de reacondicionamiento de las instalaciones del Bernardino Rivadavia. La secretaria de actas admitió que caducó un convenio con el Copnaf, por el cual el organismo de protección pagaba la comida de las niñas y una parte de las promotoras que cuidaban de ellas. “Hace como tres años que expiró, por eso pedimos que sacaran a las niñas. El Copnaf solamente nos daba 10 pesos por día para darles de comer y había que cubrir el desayuno, el almuerzo y la cena con esos 10 pesos”, contó.

Ludi sostuvo que para solventar el funcionamiento del hogar la ONG Sociedad Hermana de los Pobres solicita donaciones, organiza eventos, con el objetivo de recaudar dinero. “A las niñas las manejaba el Copnaf, las traían y las llevaban cuando querían. Antes era un hogar al cual los mismos padres llevaban a las niñas, pero ahora no”, detalló. La actual comisión pretende dejar en condiciones el edificio y retomar las actividades dentro de dos meses.

Denuncian irregularidades

El grupo de socios encabezado por Gustavo Fernández cuestionó una serie de aspectos que vienen sucediendo desde fines de abril en la residencia socioeducativa. “La comisión directiva, de manera inconsulta y arbitraria, notificó al Copnaf la rescisión del convenio, de manera unilateral y sin llamar a asamblea de socios”, le dijo a UNO durante la semana. Su principal objetivo es reabrir el hogar y para lograrlo iniciaron acciones legales.

 

Comentarios