Educación
Miércoles 11 de Enero de 2017

Desestiman que las pasantías resuelvan problemas de empleo

El gobierno nacional impulsa un subsidio para la inserción laboral de 300.000 jóvenes mediante este sistema. Gremialistas disienten

Esta semana el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, anunció un plan para lanzar 300.000 pasantías rentadas mediante un subsidio que apuntale la inserción y la formación laboral de los jóvenes que están culminando sus estudios, tanto secundarios como universitarios.

La medida se enmarca dentro de una serie de iniciativas a través de las cuales el gobierno de Mauricio Macri impulsa una reforma en el sistema laboral, que según sostiene, responde a "la necesidad de bajar los costos laborales, junto con los de los sistemas financiero e impositivo, con el fin de dar competitividad a la economía, atraer inversiones privadas y generar empleo genuino". Sin embargo, dirigentes sociales de todo el país advierten que apuntan a una flexibilización de las condiciones de trabajo.

En cuanto a las pasantías, si bien están encuadradas en una modalidad que persigue un fin noble, que es básicamente el de vincular el mundo académico con el laboral, los sucesivos abusos que se suscitaron a lo largo de su práctica llevan en muchos casos a la sospecha de que este sistema puede favorecer la generación de un vínculo precarizado, en detrimento de quien ofrece su fuerza de trabajo en el mercado.

Ricardo Sánchez, secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) de Paraná, opinó al respecto: "Consideramos que las pasantías son parte de la formación y de la educación de un joven, que no puede ser de alguna manera tomado como un trabajador en su amplio sentido. Lamentablemente en la experiencia no ha sido así, ya que al no ser controladas por el Estado fundamentalmente, ha habido muchos abusos y esto permitió que reemplacen puestos de trabajadores por pasantes". En este marco, explicó: "Esto implica beneficios para los empleadores en cuanto a la disminución de costos laborales, porque un trabajador calificado está bajo la órbita de un convenio colectivo de trabajo y un pasante está bajo el régimen de una ley y recibe una remuneración menor en un mismo puesto laboral".

El dirigente señaló que hay que considerar en qué contexto se aplica la instancia de pasantía: "Debería ser la culminación de la educación de un joven, donde pueda perfeccionarse en la carrera que haya elegido para su futuro. Pero hoy existe un mercado laboral muy reducido, donde hay muchos trabajadores en negro, precarizados. Lamentablemente esta medida no va a ayudar en lo que el Gobierno pretende, que es la disminución del trabajo informal", dijo, y analizó: "Desde el punto de vista de lo socioeconómico, el gobierno debería apuntar más a la inclusión de los jóvenes y a su educación formal, ya que cada vez vemos más deserción de chicos que abandonan sus estudios secundarios y fundamentalmente esto los margina en el futuro para conseguir un puesto laboral. Ninguna empresa toma a un joven que no ha terminado el nivel Medio, y hay una brecha que no se soluciona con un pasante sino con políticas de inclusión, sobre todo a la educación".

Sánchez afirmó que con esta iniciativa "el gobierno de Macri tiene un solo objetivo, que es el bajar los costos laborales a cualquier precio", y sostuvo: "Esto es muy peligroso, porque ahí sí es donde se apunta a la flexibilización laboral".

Desde la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), Seccional Paraná, coinciden con esta percepción. Claudio Puntel, el secretario general del gremio, comentó a UNO: "Como trabajadores nos afecta, ya que esto es un avance más en la flexibilización laboral. Es coherente con lo que enunciaba Esteban Bullrich cuando decía: 'No les hablo como ministro de Educación sino como gerente de Recursos Humanos de sus empresas'. Lo que el Gobierno plantea como objetivo con estas medidas, que sería mejorar el acceso al empleo, es mentira. Esto ya se ha probado y lo que han logrado en la Argentina es mayor desocupación e incluso el perfil productivo del país se ha modificado de acuerdo con intereses que profundizan la dependencia".

A su vez, reflexionó: "Desde el punto de vista político y económico, el Gobierno intenta volver atrás leyes laborales y avanzar en flexibilización y en ajustes sobre los sectores populares. También en el sistema educativo hay un proyecto de confluencia con esto. Por eso nosotros denunciamos a las políticas educativas como políticas de vaciamiento de la escuela pública y que no están al servicio de los intereses de nuestros pueblo entrerriano y argentino".

En este contexto, Puntel hizo alusión al acuerdo firmado por Macri en el que logró su primera flexibilización laboral: "El modelo al que se aspira es del convenio colectivo de Vaca Muerta, donde los trabajadores han perdido derechos. Con esto se agrava la situación histórica que traemos, con un fuerte desempleo que se profundiza".

"La mitad de los trabajadores en la Argentina realiza sus tareas en condiciones de precarización laboral y con alta pérdida de derechos. Para nosotros esto amerita avanzar en instancias de unidad para enfrentar y pedir que el cese de este tipo de ajuste", dijo a modo de conclusión.



***
Deben constituir una instancia de formación


En la actualidad, las pasantías están reguladas por la Ley nacional Nº 26.427, que rige desde 2008 y establece las pautas para garantizar la formación de los estudiantes en un ámbito laboral genuino.

En este marco, Jorge Gerard, rector de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) valoró esta instancia: "Hay carreras que son más adecuadas que otras para hacer pasantías, sobre todo en aquellas técnicas. A través de esta instancia los estudiantes realizan prácticas profesionales y es una experiencia formativa muy importante. En muchos casos a través de una pasantía consiguen su primer trabajo, lo cual es importantísimo".

A su vez, aclaró que la pasantía se lleva adelante por un tiempo determinado. "Hay una reglamentación que las regula y dependen de cada facultad, donde en cada caso se designa un docente que guía la tutoría y se debe presentar un informe final que se evalúa", dijo, y aclaró: "Pueden ser remuneradas o no. La legislación es muy concreta con eso, pero no es prohibitiva. Esta práctica se regula para que no haya un abuso a través del cual se utilice al pasante como mano de obra barata, al ser un profesional que todavía no tiene el título y por esto se le pague un monto muy inferior al que correspondería por su trabajo".

En referencia a cuál es el importe que puede llegar a recibir un pasante en su etapa de formación, sostuvo que el monto depende de cada empresa y que lo que percibe el estudiante va destinado a sus gastos personales. "Las empresas hacen un convenio con cada facultad", explicó.

Por su parte, Romeo Barsante, rector de la escuela técnica Nº 21 Libertador General San Martín de Paraná, destacó la posibilidad de que los alumnos de Secundario puedan completar su formación a través de las pasantías, que pueden conformar las prácticas profesionalizantes obligatorias para los alumnos de 5º a 7º año. "El año pasado muchos alumnos pudieron hacer sus pasantías de acuerdo a la orientación en empresas de turismo o en los talleres de Vialidad. Que puedan tener esta práctica fuera del ámbito de la escuela, en empresas privadas o en el Estado, en contacto con el mundo laboral real, es lo ideal, ya que los chicos pueden poner en juego las competencias en el mundo del trabajo", expresó. Sin embargo, admitió: "Muchas veces no se puede aspirar lograr que las pasantías sean remuneradas".


Comentarios