La Provincia
Martes 05 de Enero de 2016

Desde Salud garantizaron el stock de suero antiponzoñoso

En la provincia funcionan 46 centros en donde colocan las dosis necesarias luego de sufrir una mordedura de víbora. En Paraná una yarará atacó a un perro que recibió el "antiveneno".

Disipando cualquier rumor y llevando tranquilidad a los entrerrianos, la doctora Analía Corujo, del Ministerio de Salud de la Provincia de Entre Ríos aseguró que “hay antivenenos para las mordeduras de víboras en los 46 Centros Antiponzoñosos que funcionan en la provincia”, aseguró la funcionaria.
Desde Salud confirmaron que los “antivenenos” que se vencen y  no se usan en humano los entregan a los veterinarios de la provincia para que los apliquen en los animales.
Ayer un perro  que vive en una casa cercana a Bajada Grande fue picado por una yarará y a su dueño se le hizo difícil conseguir las dosis para poder salvarlo.
Tanto desde el sector público de Salud como los veterinarios que trabajan en el sector privado explicaron a UNO que hasta ahora “sobran las dosis” tanto como para los humanos como para los animales.
Responsabilidad
La doctora Analía Corujo confirmó a UNO que es fundamental mantener la calma en caso de ser mordido por una yarará (el 90% de los casos en el país son producidos por estas víboras) porque “la gente piensa que se va a morir como pasa en las películas”.
La profesional especialista en tóxicología detalló que hay tiempo suficiente para llegar a un centro de referencia que tenga “todas las condiciones” porque el antiveneno puede generar reacciones alérgicas graves y es fundamental tener la contención médica al instante.
En la provincia las estadístican marcan que el 70% de las mordeduras se registraron en los miembros inferiores. Cuando ocurren hay que tranquilizar al afectado, si tiene sed darle agua, taparlo si tiene frío y trasladarlo a un centro de salud y de ahí encontrar el centro antiponzoñoso más cercano.

Higiene

La contaminación por el agua y las enfermedades transmitidas por roedores, mosquitos y animales ponzoñosos forman parte de las consecuencias que deja la creciente del río y la inundación de las zonas habitadas. En este marco, el Ministerio de Salud dio a conocer recomendaciones para los evacuados y autoevacuados de todo el corredor provincial.
El director de Epidemiología de la provincia, Diego Garcilazo, explicó que en las inundaciones existen tres momentos: “El primero, cuando suben las aguas. En este caso hay distintos riesgos como la electrocución o accidentes por mordeduras de animales. El segundo, cuando se da la evacuación y se brinda asistencia en centros especializados, a través de rondas sanitarias, medidas de profilaxis y medicación. Por último, cuando baja el agua es necesario tener en cuenta las medidas de higiene para que en el regreso a las viviendas se eviten las consecuencias por la contaminación”.

Prevención

Con el objetivo de trabajar antes de la vuelta al hogar, el Ministerio de Salud de Entre Ríos difundió un protocolo con distintas recomendaciones. En este sentido, Garcilazo expresó que “es necesario tener en cuenta cómo se ingresa a las viviendas afectadas y en qué condiciones están luego de las inundaciones, para que podamos evaluar los daños y los procedimientos a llevar a cabo”. Además agregó: “En general, lo que recomendamos es ingresar a los hogares con botas, guantes o bolsas de residuo en pies y manos para impedir el contacto con agua, barro u objetos contaminados y así evitar enfermedades de transmisión”.
En cuanto a las consecuencias de las inundaciones en la salud de los evacuados, el director de Epidemiología de la provincia destacó que “hasta el momento se han realizado relevamientos sanitarios de la mayoría de los afectados, encontrando enfermedades comunes de temporada, como infecciones de piel, diarrea y problemas respiratorios”. Asimismo, aseguró que la mayoría de las enfermedades se dan en los niños, que son los más vulnerables.

Mordedura

Además de las enfermedades de transmisión por vectores, se registraron casos por picaduras de víboras y otros animales ponzoñosos como alacranes. En referencia a este punto, Garcilazo recomendó “no acercarse a las zonas inundadas sin las medidas de profilaxis adecuadas y, en caso de hacerlo, llevar a los niños alzados”.
Es importante destacar que la provincia de Entre Ríos garantiza la provisión de suero antiofidico en los centros de salud y hospitales de la provincia. “En caso de mordedura de víbora, no hay que hacer torniquetes ni cortar; hay que intentar inmovilizar a la persona y llevarla a una guardia para aplicar las medidas necesarias con un margen de doce horas desde que sufre el accidente”, expresó Garcilazo.
Frente a estas situaciones, se han realizado reuniones en la mayoría de los puntos afectados por las inundaciones en la provincia, entre los funcionarios de cada municipio y el Gabinete de Emergencia, encabezado por el ministro de Salud de Entre Ríos, Ariel de la Rosa, y los secretarios de esta cartera. En los encuentros, se recorrieron sectores inundados y los centros de evacuación para llevar tranquilidad a la sociedad y dar a conocer los protocolos de higiene y profilaxis.
 

Comentarios