La Provincia
Martes 15 de Marzo de 2016

Desde noviembre, quedaron sin empleo 2.879 obreros de la construcción

El dato se conoció tras la difusión de los números de despidos a nivel nacional que suman unos 54.000 según la Uocra. 

Desde la Seccional Paraná del gremio, su secretario general, Walter Doronzoro, confirmó el número de 2.879 trabajadores cesanteados.
Doronzoro indicó a APF que hubo una reunión de Uocra con la cámara que nuclea a los empresarios de la construcción a nivel nacional, en el que se analizó el impacto de la economía en la actividad.
En el encuentro se analizó pedir un encuentro con el jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Marcos Peña, para definir cómo salvar la situación.
“Hay una preocupación de parte de los dos sectores”, indicó el gremialista. 
Muchos de los despidos corresponden al sector privado, ya que el receso en la obra pública fue menor. Al respecto, agregó que gestionan con autoridades de la Provincia que se pida a la Nación un mayor impulso de la obra pública. “En lo privado tuvo un gran impacto la inflación, ya que, como decimos, es un impuesto a la pobreza”.
“Estamos preocupados por estos temas, trabajando en conjunto para ver de qué forma podemos llegar a que nuestra actividad no pare. Todo sabemos lo que significan la construcción de viviendas, de escuelas, de obras viales”, detalló.
En cuanto al Procrear, el sistema de construcción de viviendas de la Nación, Doronzoro manifestó sus esperanzas de que continúe, ya que aporta un dinamismo importante al sector de la construcción.

Los números a nivel nacional
El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), Juan Chediack, admitió que el sector está "pasando una transición muy complicada, que preveíamos”. Según Chediack, la cifra de despidos es equivalente al 50% de los puestos que se han perdido en el país" en los últimos tres meses.
Sobre las causas de esa situación, señaló que "se juntaron dos factores: el déficit fiscal que tuvo el año 2015, que provocó falta de pago de las obras y, por otro lado, la alta inflación, que paró los desarrollos privados".
"Argentina viene con una década con inflación superior al 20%. Generar crédito hipotecario y realizar obras públicas es muy difícil con este nivel de inflación, porque se distorsiona la ecuación económica de los contratos", consideró.
En igual sentido, sostuvo que "en 2015 se superó el monto que (a nivel oficial) se dedicó a subsidios respecto del que se destinó a obra pública". "Esa alquimia económica no puede terminar bien, porque la plata de algún lado sale. Si no quiero generar inflación porque no quiero subir una tarifa, después necesito generar dinero espurio para subsidiar, entonces el déficit, por un lado, o por el otro, existe", subrayó a Página/12.

Comentarios