Policiales
Martes 24 de Noviembre de 2015

Desde la cárcel amenazaba a su expareja por mensajes de texto

Un imputado por violencia de género será juzgado por intento de homicidio y amenazas que hizo incluso desde el Penal de Paraná

Armando Oscar Arce está cerca del juicio oral y público, por graves hechos que habría cometido contra su expareja. El más grave fue un ataque con un arma blanca, pero antes y después hubo amenazas contra ella y sus hijos y nietos. Mientras estuvo detenido con prisión preventiva en la cárcel de Paraná, la víctima lo denunció porque recibió un mensaje de texto intimidatorio a su celular, de parte de Arce. Luego se requisó su pabellón pero se encontró otro teléfono que no era el utilizado para la amenaza, lo que evidencia además el fácil acceso de los reclusos a los celulares.

Los hechos denunciados e investigados por la Unidad Fiscal de Violencia de Género ocurrieron entre junio y julio de este año, y en total son seis. La mujer venía siendo amenazada y puso fin a la relación que duró unos ocho años. Un día, cuando llegaba  a su trabajo, Arce la estaba esperando, la interceptó y sacó un cuchillo. Luego de agredirla verbalmente la atacó y le produjo cortes que por milagro no le costaron la vida a la víctima.

Tras la denuncia, el agresor fue detenido y alojado en la Unidad Penal N° 1 por disposición de la jueza de Garantías Marina Barbagelata, ante el pedido de la Fiscalía.

Mientras estaba tras las rejas, la expareja de Arce pensó que iba a estar más tranquila, hasta el día que llegó el mensaje a su celular y leyó: “No puedo más con este encierro. Acordate que tenés hijos, nietos. No quiero que te pase lo que un hombre por amarte tanto puede hacerte”.

La Fiscalía pidió un allanamiento en la celda de la cárcel donde Arce estaba alojado. El celular desde el cual se envió aquel mensaje no se halló, aunque sí se encontró otro que tenían en su poder los presos.

En la investigación se dio intervención al personal de la Dirección Inteligencia Criminal de la Policía de Entre Ríos, para rastrear el lugar desde el cual se envió el mensaje intimidatorio, mediante los oficios correspondientes a la empresa de telefonía celular. El informe arrojó que había sido enviado dentro de un radio de la ciudad donde se ubica la Unidad Penal. Además, para corroborar que el mensaje había sido redactado por Arce, la Fiscalía sostiene que tiene la misma forma de escribir y los mismos errores de ortografía que otros anteriores que sí habían sido enviados desde el celular del imputado. Por lo tanto, lo único que se puede pensar para creer que no fue Arce quien lo escribió, sería que otra persona que está alojada en la cárcel o vive en las inmediaciones, tuvo una relación con la víctima y además procede con las mismas formas violentas, lo cual se descarta.

El mencionado informe detalló también que desde el celular que fue secuestrado se realizaron numerosas llamadas y mensajes de texto, siempre desde el mismo radio de antenas de telefonía donde se encuentra la cárcel. Por lo tanto, se sospecha que era un celular que circulaba dentro de la Unidad Penal y era utilizado por distintos presos.

Arce está imputado por el delito de Tentativa de homicidio agravado y Amenazas, además de Desobediencia judicial, ya que durante la investigación de esta causa no respetó acabadamente las restricciones que le impuso la Justicia. Ahora se encuentra con prisión preventiva pero de carácter domiciliaria, y con el permiso para salir a trabajar durante varia horas.

Remisión de la causa a juicio

Ayer se realizó la audiencia de remisión a juicio de la causa que tiene como imputado a Armando Arce, que pasó a un cuarto intermedio y continuará hoy. Mientras, las fiscales María Eugenia Smith y Matilde Federik dialogarán con los abogados defensores Milton Urrutia y Juan Pablo Temmon para llegar a un acuerdo probatorio, es decir cuáles son las pruebas sobre las que hay diferentes opiniones para ser debatidas en el juicio, y cuáles no. Como no hubo acuerdo siguen hoy. 
 

Comentarios