Policiales
Lunes 02 de Mayo de 2016

Desarticularon banda narco que azotó con violencia la zona este

La Federal allanó viviendas del Lomas del Mirador II, barrio Consejo y San Benito, y la Unidad Penal 1. Entre otros, cayeron el “Puty” Páez, quien cuenta con varias causas penales, y “Morrón”, presunto proveedor. Incautaron droga, plata y armas

Hacía tiempo que los vecinos del barrio Lomas del Mirador II de Paraná esperaban que metieran presos a los que aterrorizaban con las balaceras y contaminaban a los pibes con la droga. El nombre de Puty Páez se hizo famoso ligado a la violencia en esta zona del este de Paraná. También el de su hermano Kevin. Ambos fueron arrestados el sábado a la mañana, también detuvieron a un tal Morrón, en el barrio La Floresta, que sería el distribuidor de la droga a esta banda y a otros vendedores de la ciudad. Les secuestraron droga, más de 120.000 pesos y un poderoso arsenal.
La investigación que llevó adelante la Delegación Paraná de la Policía Federal, bajo las instrucciones del juez federal Leandro Ríos, demandó varios meses. Si bien ya se sabía que el Puty y su banda repartían droga y armas, se apuntó a llegar lo más alto posible en la organización narcocriminal e identificar a cada uno que cumplía algún rol.
Además de las tareas de vigilancia y averiguaciones en la calle, lo más importante fueron las escuchas telefónicas las que permitieron vincular a cada uno y precisar la función que desplegaban en la banda. Por eso, el procedimiento llegó hasta la Unidad Penal N° 1: allanaron la celda de un interno que está cumpliendo una pena por narcotráfico, quien desde la cárcel, a través de su hermana, acordaba proveer droga a quien luego organizaba la distribución en distintos lugares. Este es un hombre apodado Morrón, cuyo nombre es Germán, que vive en calles 1277 y 1214 de La Floresta, donde fue arrestado por los policías. Su mujer sería quien repartía la cocaína a los kioscos. También hubo allanamientos en el barrio Consejo, por Vicente del Castillo.
Uno de los que recibía la droga para el narcomenudeo de parte de Morrón, era el Puty Páez, sindicado a su vez con líder del grupo más violento. Este joven de 22 años tenía a maltraer a la gente del Lomas II desde hace un par de años, pero en los últimos meses se adueñó de las calles y pasillos a fuerza de balas. Con el sello de la violencia, acumuló varias causas penales en la Justicia provincial, pero siguió libre. La última vez le dictaron una medida cautelar de prohibición de acercamiento al barrio, pero poco le importó, ya que el sábado fue detenido en el Lomas II.
Por eso para los allanamientos en este barrio se requirió el apoyo de tres Grupos GEO de la Federal de Buenos Aires, más un grupo especial de Rosario y el de Paraná. Irrumpieron a la madrugada y no tuvieron chances de reaccionar. Primero lo buscaron en la casa donde habría estado residiendo, pero no lo encontraron. Luego allanaron una vivienda de San Benito, donde apresaron a Kevin, su hermano de 25 años. Poco después llegó el dato donde podría estar oculto: tan guapo parecía para terminar escondido en la casa de la mamá, quien no tuvo más opción que entregarlo.
En el Lomas II allanaron otras viviendas donde se vendía y fraccionaba la droga: encontraron centenares de bochitas de cocaína y otra parte en ladrillo, así como balanzas y recortes de nailon. Además, secuestraron pistolas calibre 9 milímetros y un revólver calibre 22, entre otras armas y una gran cantidad de municiones.
Una decena de personas, identificadas cada una con su rol en la banda, fueron detenidas y hoy serán citadas a declarar por parte del juez federal Leandro Ríos, en la causa por infracción a la ley de drogas.

Comentarios