A Fondo
Jueves 25 de Junio de 2015

Derechización

Juan Manuel Kunzi / De la Redacción de UNO
jkunzi@uno.com.ar


Estoy seguro que “la derechización” comenzará a sonar cada vez más fuerte durante todo este año y el próximo y el que sigue y así se seguirá repitiendo en diferentes ámbitos hasta vaya uno a saber cuándo. Si quieren pueden entrar a cualquier dispositivo conectado a Internet, abrir un buscador y escribir “Derechización, manual de uso”. Les aparecerá un texto que escribió Serge Halimi, el director de Le Monde Diplomatique, y que fue editado en la última contratapa de El Diplo, Edición Cono Sur.

Si bien los ejemplos que narró el autor tienen que ver con Europa y Estados Unidos, estoy seguro de que se pueden trasladar a lo que nos pasa todos los días. Por lo menos a mí me sucede que miro las gigantografías de los políticos y estoy lejos de identificarme con alguno. Me gustaría que fuera mucho más fácil, como en las últimas dos elecciones cuando metí la boleta completa porque creía. Estaba convencido. Esta vez solo escucho hablar de “rosca”, de “listas”, de favores, de todo menos de soluciones. Está la sensación de que se están devolviendo favores. Se acomodan para pasar los próximos cuatro años viviendo de la política. También están los que se presentan y saben que van a perder porque “están pidiendo pista”, frase que siempre se usó para el candidato que se gasta una fortuna y siempre pierde. 

Al buscar respuestas en el movimiento de los trabajadores me encuentro con que realizan paros generales reclamando contra el impuesto a las ganancias mientras la mitad de la población vive como puede. En TN, ayer al mediodía, el economista Ismael Bermúdez anunciaba que el dólar Blue está subiendo porque se empezaron a pagar los aguinaldos (en su mundo) y “la gente tiene intenciones de ahorrar”. Así de baja está la oposición. 

Cuando salí de la panadería con mi sándwich de pan francés, milanesa, jamón y queso (38 pesos) pasé por la Plaza 1º de Mayo y antes  de comprar una lata de gaseosa (12 pesos) observé que en el espacio público más importante del centro capitalino, la gente sigue esperando el colectivo temblando del frío. ¿Cómo nunca nadie pudo  diseñar unas garitas confortables? A esta altura estoy seguro de que se les pasó porque están preocupados en la “rosca”, “las listas” y la devolución de favores. Como me da bronca, insulto a la política y enseguida aparece alguien y me pide que piense en “la democracia”.  Ahora soy de derecha porque se me ocurre reflexionar que pasan los años y los políticos solucionan problemas que utilizan como escalones para seguir trepando.     

 

Comentarios