Policiales
Miércoles 08 de Junio de 2016

Denuncian que raptaron un nene en una plaza de Concordia

Un hombre segura que su hijo de 1 año fue raptado en la plaza del barrio San Miguel II, pero pudo ser hallado horas después.

Paulo Isla, de 31 años, relató que sus hijos estaban jugando en la plazoleta "Evita" del barrio San Miguel II, en Concordia, al cuidado del mayor de sus hermanos de 11 años, cuando el pequeño fue robado por una mujer. "Estaba en la plaza sentada en un banco, miraba todo el movimiento, primero lo llamó, vio que era el más chiquito, lo tomó de la mano y lo abrazó, como Abel no reaccionó y es un nene muy bueno, se quedó con ella. Él tenía un buzo con capucha, la mujer lo alzó y le tapó la cabeza con la capucha, corrió hasta la camioneta que la estaba esperando, esto ocurrió a la vista de todo el mundo", contó Isla.
"Los hermanos llegaron a casa sin el nene y cuando le pregunté al mayor qué había pasado, los vecinos y la gente que estaba en la plaza me dijeron que una mujer lo había metido en una camioneta gris de vidrios polarizados; la camioneta no tenía patente, no puedo precisar la marca, tomaron en dirección a boulevard Yuquerí".
Paulo desesperado ante la gravedad de lo ocurrido llamó a la policía, los efectivos efectuaron un operativo cerrojo para dar con los captores del niño. "Ellos vieron el movimiento policial, habían salido para la ruta, pero por todo el despliegue y los patrullajes de la policía entraron por el barrio La Colina, donde lo dejaron abandonado en una zona descampada de calle Ricardo Rojas y una cortada".
Contó que Abel fue encontrado por un vecino que lo llevó para su casa pensando que era un nene del asentamiento. "Empezó a preguntarle a todo el mundo y nadie lo conocía entonces llamó a la policía y finalmente lo encontramos".
Abel estaba sano y salvo y muy asustado. El rapto ocurrió cerca de las 17 y sus padres se reunieron con el casi a las 20; ya era de noche y el nene estaba aterrado.
"Creo que se asustaron como habrán visto tantos patrulleros que por eso decidieron largarlo".
Consultado por el relato de los testigos que pudieron ver a la mujer que se llevó a Abel, dijo que "por lo que le que contaron a la policía tenía una gorra de lana blanca, un chaleco, una remera y un jean blanco; era una mujer joven".
La camioneta de color gris en la que subieron al menor, tenía los vidrios polarizados y era imposible saber cuántas personas iban en el vehículo. "Nosotros no sabemos qué pensar, la plaza estaba llena de niños, fue algo inesperado y damos gracias a Dios que lo tenemos con nosotros".
"Lo raptaron unas mujeres que andaban comprando pelo"
Mabel, una vecina del barrio y testigo directo de lo que había pasado, dijo al diario El Sol que pudo hablar con la mujer que raptó a Abel. Señaló que anteriormente "andaba en el barrio ofertando a las chicas comprarle el cabello".
"Esa misma tarde vi a dos mujeres que andaban en una cuatro por cuatro de color gris, bajaron y le decían a las chicas que querían comprar pelo; nosotros vimos todo muy raro, les dijimos que no nos interesaba y se fueron". 

Comentarios