Accidente vial
Lunes 22 de Agosto de 2016

Denuncia que le robaron tres pares de rollers que alquila en la costanera

Un joven emprendedor asegura que madres con sus niñas le dejaron sus datos, se llevaron los patines y no los devolvieron. "Me llevo una mala experiencia de Paraná", aseguró.

Fernando Nahuel Bracco es un joven porteño que llegó a Paraná siguiendo los pasos de su novia. Para ganarse unos pesos que le permitan sobrevivir en su nueva ciudad, instaló un puesto de alquiler de rollers en la Costanera. La iniciativa, que ya llevaba adelante en los bosques de Palermo de Buenos Aires, resultó novedosa para la capital entrerriana y rápidamente comenzó a tener una buena clientela. UNO recogió su historia en una nota publicada hace dos semanas.

Sin embargo, en los últimos días le pasó algo que lo desmoralizó y lo hace dudar de llevar adelante sus proyectos de ampliar el emprendimiento: tres pares de rollers le fueron robados y con eso se le fue gran parte de su medio de subsistencia en tiempos en que el empleo no abunda.

Esta situación indigna a Fernando, pero también le causa asombro. Las personas que se llevaron los patines no solamente dejaron sus datos (nombre y DNI) cuando los alquilaron, sino que eran madres con sus niñas.

"Vengo con esta idea y me llevo una mala experiencia", dijo en diálogo con UNO este emprendedor que inició su proyecto hace menos de un mes. "Quería implementar también el alquiler de bicicletas pero ahora me da miedo", agregó.

Los patines robados le significan la pérdida de una inversión de 6.000 pesos, ya que –según dijo– los compró por cantidad y los pagó a precio de costo, 2.000 pesos cada par. Él los alquila a paranaenses y turistas a 30 pesos la media hora o 50 la hora.

"Me robaron tres pares de rollers; los tres los llevaron madres con nenas chiquitas. Los tres pares que no devolvieron son los más chicos, del 27 al 33, o sea para nenas de seis a ocho años", detalló. En consecuencia, ahora no tiene de esos tamaños para ofrecer.

"Esto me pone mal, la plata la pierdo pero lo más importante es que me quita las ganas. El turista me dice que está bueno lo que hago, pero ahora invertir me da miedo", insistió.

Los robos fueron en estos días. El último fue este lunes. Esperó hasta que se hizo de noche, pero la mujer que alquiló los patines para su hija no apareció. Cuando habló con UNO estaba por dirigirse a la Comisaría Octava para radicar la denuncia, que se sumará a las dos anteriores que ya efectuó.

"Mañana tengo que volver porque vivo de esto. Me hubiese gustado buscar un trabajo a la mañana y hacer lo de los rollers a la tarde, pero no he podido", finalizó.

Comentarios