Policiales
Viernes 24 de Junio de 2016

Declaró Pablo Actis en el juicio por la muerte de su pareja Agustina Turano

El joven, imputado en la causa, describió los hechos anteriores al fallecimiento y el momento en que la encontró ahorcada. Dijo que Turano lo golpeaba reiteradamente.

En el juicio por la muerte de Agustina Turano declaró este viernes el imputado Javier Actis, pareja de la joven. Durante casi dos horas, el muchacho relató los momentos que vivió antes y después de encontrar sin vida a Agustina.


La muerte ocurrió el 18 de mayo de 2014. Actis, de 25 años, está imputado por el delito de Homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género. La cuestión a dilucidar es si la joven se suicidó o si fue asesinada.


El imputado relató los pormenores de una discusión que mantuvo con Turano y que precedieron al suicidio. Según la familia de la chica fallecida, el acusado simuló dicha situación.


De acuerdo al testimonio del acusado, la noche anterior a la muerte, Agustina se había enojado con él porque pensaba que estaba en un cumpleaños y no trabajando. Por lo que cuando la fue a buscar a casa de sus padres, le pegó una cachetada y lo insultó.


Actis dijo que a la mañana siguiente se levantó y se preparó para ir a comer a la casa de sus padres porque los estaban esperando. De acuerdo a su testimonio, registrado por El Once TV, la joven le recriminó que prefería juntarse con sus amigos y su familia antes que estar con ella y que no la quería.


Según rememoró el acusado, Agustina lo insultó, lo golpeó cada vez más fuerte y no se percató que él tenía la nena en brazos. Aseguró que ella tenía una expresión en el rostro que nunca le vio, estaba furiosa.


Pablo optó por irse a casa de sus padres y le dijo que después iba a volver a buscarla. Cuando salía de la casa con el equipo de mate, la joven le quiso volcar el termo con agua caliente, mientras él sostenía en brazos a la hija de ambos, y le seguía pegando.


El joven acusado insistió en su declaración en que le dijo a su pareja que la relación ya no estaba bien, y que no quería vivir más así porque cada vez le pegaba más fuerte y le decía cosas muy hirientes.


El acusado juró más de una vez ante el Tribunal, que nunca le pegó a Agustina. "Jamás le hubiera hecho mal, ella era la madre de mi hija, me enseñó a ser papá", aseguró.


Rememoró también que le había dicho a su pareja que solicitara ayuda profesional, y que buscara una actividad para hacer porque si le volvía a pegar, él se iba a ir.


De acuerdo al testimonio del joven, Agustina le respondía que si él la dejaba, le iba a pegar donde más le dolía, que era no ver a la hija de ambos. Ese era un mensaje frecuente, dijo a los magistrados.


Pablo Actis mencionó que realizó una exposición policial para dejar asentado lo que pasó con el agua caliente porque le había dado miedo por la nena.


Actis reveló que cuando fue a su casa, en calle Maestro Alberdino, la vio colgada desde afuera. Dijo que le gritaba pero ella no respondía. Decidió romper el vidrio y entrar. Afirmó que no pudo sacar la cuerda del cuello de Agustina, que movía su cuerpo de lado a lado y que cuando la sentó en el sillón, escuchó un soplido. Le arrojó agua pero la joven no reaccionaba y salió a buscar un Policía: un efectivo la intentó revivir pero no pudo.


En la jornada también declararon la madre, el padre, el hermano y la hermana de Actis.

Comentarios