Mauricio Macri
Viernes 01 de Julio de 2016

Decirlo con números

"La argentina, técnicamente, está en recesión". ¿Lo dice un economista? No. ¿Lo dice un funcionario del gobierno de turno? Tampoco. ¿Es la observación de algún legislador de la disposición? Negativo. La lectura, que refleja la compleja realidad que nos atraviesa, no lo hace cualquier interesado en querer sacar provecho y tomar partido en estas circunstancias. La definición corresponde al Indec. Este organismo, el que da las tan esperadas estadísticas de Inflación y Pobreza (entre varias otras) que fuera desmembrado, años anteriores, con un objetivo netamente político de ocultación de datos. El bendito dato "oficial" no existía. Y lo poco que se brindaba, era lo más lejano a lo que sucedía en la vida diaria.

Por eso, escuchar...leer y ver que la Argentina entró oficialmente en recesión, de acuerdo al primer informe del nuevo Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, nos llama la atención y a la vez nos hace refrescar la memoria. Los primeros datos del Indec se dieron el mismo día en que el presidente, Mauricio Macri, sostuvo en la Casa Rosada que "bajó la inflación" y consideró que "la cosa está funcionando". Como contrapartida se dice que la economía se contrajo un 0,7% respecto del último trimestre de 2015, cuando cayó al 0,4% y que la construcción está en sus niveles más bajos desde 2007.

Los datos difundidos siguen contrastando lo que se menciona desde el macrismo. Que el segundo semestre venía con otro color y que la perspectiva mejoraba. Mmmm... El Producto Bruto Interno se hundió el 0,7% en el primer cuarto del año contra la etapa previa. Esta es la tercera merma consecutiva, dado que en el trimestre anterior había sido del 0,4% y el 0,1% en el tercer trimestre de 2015. Sin embargo, el primer informe sobre la actividad del nuevo Indec registró un crecimiento del 0,5% en el primer trimestre en comparación con el mismo período del año pasado. Para el organismo que dirige Jorge Todesca, en la primera etapa del año solo retrocedió interanualmente la inversión de las compañías, pese a que el Gobierno se esfuerza por generar confianza en el empresariado. La formación bruta de capital fijo cayó un 3,8%. Por el lado de los positivos, para el Indec las exportaciones mejoraron el 13,1% y las importaciones el 12,2%. Son más los números negativos que aquellos positivos. Esos que suelen gustarles a los gobiernos de turno. "Los números del Indec estuvieron secuestrados", dijeron alguna vez. Hoy están. Y sirven para hacer el diagnóstico de la enfermedad que se padece y poder curarla.

Comentarios