La Provincia
Martes 19 de Abril de 2016

Debido a caminos intransitables los tamberos deben tirar la leche

La lluvia no da tregua y afecta las actividades vinculadas al campo. Sus referentes afirman que el daño en el sector podría ser aún mayor

Si bien admiten que aún es precipitado evaluar los daños provocados por las lluvias de abril, que no dan tregua, los referentes de distintos sectores productivos de la provincia coinciden en que la situación es crítica. Las inclemencias del tiempo comprometen a la cuenca lechera, la agricultura, la ganadería, la avicultura, la apicultura y demás actividades vinculadas al campo. 

En el caso de los tambos, donde a diario debe trasladarse la producción, la situación se agrava por el estado de los caminos. Eduardo Tonutti, vicepresidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel), aseguró a UNO que se vieron perjudicadas las tres cuencas lecheras de la provincia, tanto la de Paraná Campaña, la de Nogoyá y la de la zona sur, que comprende a la zona de Gualeguaychú y Concepción del Uruguay.

“El sector está muy afectado. La caída que registra la producción debido a las lluvias ya es del 30%. El hecho de que pasen los días y no haya posibilidad de que la tierra se seque y se vaya oreando complica más el trabajo en el campo”, sostuvo el dirigente, quien analizó que una vez que deje de llover va a requerir que pase un tiempo para que la situación logre normalizarse: “Si mejora la cuestión climática, los caminos se van a secar, pero por lo general quedan destruidos. Ya en la actualidad hay muchos que están intransitables y sabemos que hay productores tamberos que tienen que tirar la leche porque no cuentan con caminos para entregarla”.

En condiciones normales, en Entre Ríos se producen en promedio 1,5 millones de litros de leche diaria. En la actualidad, además de bajar el volumen de la producción también se ve comprometida la calidad. “Los animales sufren mucho. Estar permanentemente en el barro les produce estrés y afecta la calidad de la leche”, expresó Tonutti, quien a su vez aseguró que el tema de los accesos es uno de los grandes déficits que tiene la Provincia con el sector productivo, que hace tiempo viene reclamando que se mejore la situación.

Por otra parte, se refirió al mayor costo que tiene el sector para sostener la actividad, ya que al no contar los campos con pasturas para que los animales se alimenten, deben invertir en productos balanceados y granos. Al respecto, explicó: “Ese mayor costo afecta la rentabilidad del sector. Hay muchos emprendimientos pequeños o con características familiares y sabemos que esta situación los puede desalentar a continuar en la producción de leche”. 

“Seguramente las industrias trataremos de colaborar para que se pueda amortizar el mayor costo para producir la leche”, dijo Tonutti, en un contexto en que está contemplado que las pérdidas en el sector puedan incrementarse por los efectos de las inclemencias del tiempo.

Por último, comentó: “El viernes estuvimos reunidos con el ministro de Producción de Entre Ríos, Carlos Schepens, y le planteamos que el sector más vulnerable es sobre todo el de la producción familiar y que hay que salir rápidamente a asistirlo, no solamente por este factor climático, sino porque hay una situación de crisis que afecta al sector desde hace tiempo”.

***
Notable caída en la demanda

El sector tambero está compuesto en gran parte por emprendimientos familiares. Quienes se dedican a la actividad conocen el sacrificio que insume levantarse de madrugada a ordeñar, aún en las condiciones más adversas. “Tenemos tambo y hacemos quesos. Si bien no tenemos problemas para sacar la producción porque estamos a 100 metros de la ruta, la demanda ahora cayó un 50%”, contó a UNO Ariel Schon, de la zona de Don Cristóbal Segundo.

***
La cosecha gruesa está afectada en un 40%

Elvio Guía, director de Federación Agraria Argentina (FAA), señaló a UNO: “Todavía no se han podido evaluar las pérdidas porque sigue lloviendo y día a día se pierde parte de la cosecha y la productividad. No se puede cosechar y se sigue pudriendo la soja, continúan las dificultades en las lecheras, por el tema del barro se atraviesa una situación calamitosa”. 

El dirigente aseguró que la situación se agrava a diario. “Más allá de las lluvias fuertes que hubo y del desastre que provocaron en la zona norte, sobre todo en La Paz, Federal y Feliciano, la situación se va replicando en todos los lugares. La lluvia persistente no deja que se pueda tomar dimensión de los daños, porque hay sectores aislados y no se puede llegar a los campos a evaluar las pérdidas”, dijo, y agregó: “Estimamos que la tierra va a quedar afectada, porque la gente no va a esperar a que seque para cosechar. Hoy ya tenemos pérdidas del 40% de los lotes, pero todavía no sabemos cuántos días más va a estar el tiempo así”.

Por su parte, el productor Alfredo Bel comentó: “El panorama es muy comprometido. Tenemos afectadas las actividades agrícola, la lechera, los cultivos intensivos, la citricultura. Tantos días sin sol, con lluvia y lloviznas, deteriora la calidad de los cultivos y también produce enfermedades, sobre todo hongos”. En este marco, agregó: “Hay expectativas en torno a cuando se componga el tiempo, pero ya hoy se puede hablar de que existe una afectación importante, de 350.000 hectáreas de soja, más otros cultivos de la cosecha gruesa afectada”. 

Los referentes del sector rural concuerdan en que los efectos pueden ser a largo plazo y esperan que se pueda evaluar de manera definitiva el nivel de pérdidas para pedir apoyo al gobierno.

***
La apicultura también se vio muy afectada 

El Departamento Feliciano fue uno de los más afectados por las lluvias que castigaron a la provincia desde principios de mes. En la zona funciona la cooperativa apícola El Colmenar, un emprendimiento que posibilita a muchos productores poder desarrollar la actividad en un ámbito postergado. Con respecto a la situación actual, Juan Pablo Torres, su presidente, contó a UNO: “Hubo muchas pérdidas de colmenas que se las llevó el agua. Además no pudimos cosechar nada, y lo poco que cosechamos en enero no puede venderse, porque no hay mercado”. 

Asimismo, indicó: “Está paralizado el comercio exterior, los insumos subieron, el precio cayó. Necesitamos apoyo del gobierno nacional para poder salir adelante de esta crisis que atraviesa el sector”.

Comentarios