La Provincia
Miércoles 18 de Mayo de 2016

Debaten acciones contra el abuso sexual infantil

Bajo esa premisa se realizó ayer una jornada organizada por la ONG Así Basta en Paraná

“No nos olvidemos de que la persona que llega a hacer la denuncia, por detrás hay un registro oscuro de cuatro o cinco casos más que no llegan a ser denunciados. Es un índice, pero nunca es tan claro. No está comprobado, pero las personas que estamos en la temática sabemos que cuesta mucho el relato, lleva años, con la víctima siendo mayor edad, entonces no queda registrado en la denuncia como abuso sexual infantil”, dijo a UNO Rosana Fertonani, una de las integrantes de la ONG contra el abuso sexual infantil Así Basta.  De esa manera resumió la magnitud de este flagelo, que según definió la vicepresidenta del Copnaf, María del Huerto Reutlinger, “es comparable con el terrorismo de Estado, por lo traumático que resulta para  la víctima”. La psicóloga, que fue una de las expositoras de la disertación que  tuvo lugar ayer en la Casa de la Cultura de Paraná, abordó la dimensión pública de la problemática enfocada en una pregunta fundamental: “¿Qué hacemos cuándo nos enteramos de una sospecha de abuso?”.  Señaló que entre las conductas más comunes que se observan dentro de un grupo familiar que sufre un caso de abuso enumeró: “La negación, la indiferencia cuando la conmoción no te permite actuar o por temor a represalias”. Enfocados en la prevención y en la creación de espacios para difundir la problemática, el colectivo organizó ayer una jornada de reflexión y debate con la presencias de especialistas en la materia. 

***
Cambios a partir del protocolo


Otro de los invitados a la actividad fue el juez Penal de Niños y Adolescentes Pablo Barbirotto. El magistrado fundamentó su presentación en la importancia de la implementación del Protocolo Penal para Casos de Abusos Sexuales en Entre Ríos, a partir del marco jurídico de referencia que estipula la Convención de los Derechos del Niño aprobada en 1989. En este contexto, recordó que en 1990 el país ratificó la Convención y se fue más allá al otorgarle  jerarquía constitucional en 1994. “Con esta herramienta se logró que cada una de las partes sepa cómo actuar, qué hacer ante una situación de abuso infantil, conformando una especie de eslabón o cadena basado en principios de confianza. Todos sabemos hasta dónde llega la responsabilidad del otro”, destacó el profesional.

En base a un registro del Ministerio Pupilar (defensor de Pobres y de Menores) y desde que se implementó el Protocolo, el número de denuncias a nivel intrafamiliar se  ha incrementado en un 90%, reseñó Barbirotto.

“Anteriormente al protocolo era impensado tomar medidas cautelares respecto del imputado. Ahora a partir de la denuncia que realiza el Defensor de Pobres y Menores el juez puede optar por este tipo de medidas. De esta manera se están garantizando los principios que establece la Convención de los Derechos del Niño”, aseveró.

***
El Interés Superior del Niño


La presidenta del Copnaf, Marisa Paira, buceó en el concepto del Interés Superior del Niño y sus posibles interpretaciones. Durante su alocución planteó como vital la diferencia entre los casos de abusos urgentes y los que no son urgentes. “Tenemos preparada la mirada para que nos conmueva lo horroroso, pero tenemos poco registro del grado de devastación que tiene para un niño el abuso sutil, es decir aquel que se consuma a través del manoseo diario y que no llega a la penetración”, afirmó.

El cierre estuvo a cargo del fiscal de Género y de Abuso Sexual Leandro Dato, quien abordó las características técnicas y jurídicas del protocolo de abuso. La actividad que se desarrolló en el centro cultural ubicado en calle 9 de Julio y Carbó desbordó la capacidad de la sala principal, por lo que los organizadores tienen pensado repetir la propuesta y difundir la tarea social que llevan adelante desde hace un año en Paraná.

***
Primer paso: la prevención 


La ONG Así Basta nació hace un año en la ciudad de Paraná por el interés de un grupo de mujeres de que se concientice sobre la gravedad que constituye el abuso sexual infantil. “Muchas de nosotras sufrimos en carne propia este delito aberrante, por eso estamos acá para que se pueda hablar de esto y así avanzar en acciones de prevención”, manifestó durante el acto de apertura una de las referentes de la organización. 

El colectivo, desde su formación, se reúne todos los viernes de 17 a 19.30 en la Biblioteca Popular de Paraná. Se trata de un espacio para acercar inquietudes en relación a la temática y que según afirmaron va creciendo con el paso del tiempo. “Somos mayoría de mujeres, por eso queremos sumar a varones a que nos ayuden a visibilizar este flagelo”, expresaron.

Comentarios