La Provincia
Jueves 06 de Agosto de 2015

De una cuadra a otra el precio de la gaseosa aumenta un 50%

El programa nacional Precios Cuidados estableció que el valor de la botella de litro y medio es de 16,50 pesos. En el centro de Paraná el envase de 500 centímetros cúbicos se consigue a 15 pesos. Defensa al Consumidor controlará  

En un kiosco del centro paranaense la gaseosa de 500 centímetros cúbicos vale 15 pesos y caminando menos de 100 metros, en la cadena de farmacias más famosa del país, se consigue por 10. Si bien la economía es libre y se rige por la oferta y la demanda, el kiosquero se convierte en “formador de precios hacia arriba”.
Entre las medidas que se pueden tomar está la más simple y directa: No comprarle más. Después, en una segunda instancia, se puede apelar a la responsabilidad comercial, aunque con algunas señales que da está claro que mucho a la gente no le interesa. Es uno de los tantos que obliga a los usuarios del transporte público a esperar al aire libre para recargar la tarjeta de colectivo.
Otra de las opciones, quizás la más acertada, es dirigirse a la oficina de Defensa del Consumidor de la provincia (San Martín 746 planta alta) y presentar un reclamo por escrito. UNO se comunicó ayer con el director general, Juan Carlos Albornoz, para saber qué se puede hacer en estas situaciones en donde la diferencia de precios sorprende.

“Se sabe que con precios que no están acordados pasan estas cosas. Funcionan con un manejo demasiado discrecional por parte de los empresarios”, aceptó Albornoz vía telefónica. El funcionario adelantó que enviará a uno de los 10 inspectores que trabajan en el área para que constate los precios y solicite una factura de compra. Con los datos en la mano pueden llegar a realizar un informe para visibilizar la diferencia de precios y que los ciudadanos tengan la posibilidad de elegir.

La frase
“Todo está cada vez más caro” se escucha en el centro, en los barrios, por todos lados. Ahora bien, qué pueden hacer los consumidores para identificar cuáles son los precios “verdaderos”.
“Precios Cuidados es un acuerdo voluntario en el que interviene el Gobierno, los grandes supermercados, algunos de cercanía (súper chino) y muchos almacenes pequeños”, explicó en la última conferencia de prensa el ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof. El programa que es revisado cada trimestre fija algunos precios de referencia para que los consumidores tengan una idea de lo que valen los productos.
En la lista que confeccionaron para el trimestre abril/julio de este año aparece la gaseosa de la multinacional de un litro y medio a 16,65 pesos. Solo 1 peso con 65 centavos más cara que la botella de medio litro que venden en el centro y que cualquier paranaense compra al paso porque sabe que le queda una media hora de espera para que llegue el colectivo. Los kioscos también corren con la ventaja de ser la única opción fuera del horario de comercio habitual. Otro de los productos que en el centro está por las nubes, como para nombrar alguno más, es la yerba mate. El paquete de cuarto kilo cerca de la Peatonal ronda los 25 pesos mientras que el precio cuidado se fijó en 21,40 pesos para ese producto.
Así las cosas, se impone recordar una añeja costumbre que se impuso en épocas de falta de alimentos a mediados del siglo pasado: caminar para obtener los mejores precios, sea el producto que sea.

Mercados y ferias
En las jornadas de Agricultura Familiar que se realizaron en Paraná hace un par de semanas se habló de la necesidad de crear mercados mixtos entre los productores y el Estado.

La idea es para que el valor de los productos sea justo y vaya en forma directa al que lo fabrica.
Mientras estas ideas se cristalizan se realizan programas como el conocido Frutas, verduras, pescados y carne para todos , en donde se compran alimentos de muy buena calidad a precios muy por debajo si se comparan con los valores de los supermercados.
En el caso de las gaseosas, muchos “comentarán” en estos tiempos de opiniones en las redes sociales, que mejor no comprarlas porque está demostrado que afectan a la salud.
Otros pedirán un cambio en el consumo y tratar de consumir solo lo necesario para vivir.
En el medio de estos cambios, que se ven como inevitables en un futuro no muy lejano, queda el comprador que ve cómo se le va de las manos el dinero que tanto le cuesta ganar.

Por ahora, el Estado lo que ofrece es la Dirección de Defensa al Consumidor y Lealtad Comercial que se encuentra en la planta alta de San Martín 746 .

 

Comentarios