Ovacion
Miércoles 25 de Febrero de 2015

De talento reconocido y conducta intachable

Fútbol: Una determinación muy analizada. Mariano Echagüe confirmó su retiro como jugador. Logró ascensos a la B Nacional en Patronato y Atlético Paraná.

Edgardo Comar / Ovación

 


Más allá de que el almanaque le indique que tiene para varias temporadas más, decidió ponerle punto a su carrera cuando aún no cumplió 34 años.


No se trata de una medida apresurada ni mucho menos; hubo mucha meditación antes de tomarla. Las lesiones que lo persiguieron en los últimos años y lo mantuvieron más en los consultorios médicos que dentro de un campo de juego fueron el detonante.


Hoy hay que hablar de Mariano Echagüe como un exjugador de fútbol. Él mismo efectuó el anuncio: “Ya decidí retirarme”, anunció el santafesino a La Red Paraná 97.1 MHZ el domingo en cancha de Patronato en el post encuentro ante Douglas Haig de Pergamino por la B Nacional. .


Marcelo Fuentes, Edgardo Cervilla y Sebastián Bértoli reconocieron sus dotes futbolísticos pero pusieron por encima su calidad como ser humano. 


Más allá de que los motivos del alejamiento se conocían de antemano, Pipo se encargó de darlos a conocer: “No sufrí muchas lesiones en el transcurso de mi carrera, pero las que me afectaron en el último tiempo fueron graves y por eso decido no jugar más. Sé que soy joven y, tal vez, podía seguir algunos años más. Pero lo pensé bien y lo analicé con mi familia y creí que lo mejor era el retiro. Después de lograr el ascenso con Atlético Paraná a la B Nacional, en el mes de diciembre, me convencí de que lo mejor era no seguir jugando”.


Antes de la histórica conquista con el Rojiblanco del barrio San Martín, existe una carrera más que importante que lo precede. Pipo nació en Santa Fe el 24 de junio de 1981, en Santa Fe según los registros de la su biografía extraídos de sitios de internet.


Inició su carrera deportiva en las inferiores de Rosario Central cuando tenía 16 años. En el Canalla estuvo en el periodo comprendido entre 2002 y el 2005.


Posteriormente registró un paso de dos temporadas (2005/2007) en Ben Hur de Rafaela -también tuvo un segundo ciclo de seis meses en 2008 en la entidad del barrio Parque Ilolay-.


En 2007 estuvo en Instituto de Córdoba, donde tuvo como entrenador entre otros a Sergio Lippi quien volvería a tenerlo en un plantel bajo su mando siete temporadas después.


Un año más tarde integró las filas de Ferro Carril Oeste.


Sus dotes de jugador distinto comenzaron a conocerse en la capital entrerriana en 2009 cuando ficha para jugar el Torneo Argentino A en Patronato a donde llega cuando el Tigre Amaya era el entrenador.


En el Rojinegro vivió sus mejores momentos. Autor de goles importantes en el ascenso a la B Nacional. “A Gimnasia de Concepción del Uruguay lo tenía alquilado”, recordó un hincha de Patringa cuando se enteró del adiós.


Un momento inolvidable para el Universo Santo y el exvolante se produjo el 8 de agosto de 2010. Patrón debutaba en la B Nacional ante Belgrano de Córdoba y lo vencía por 2 a 0. El segundo tanto lo marcó Mariano Echagüe -el primero fue del Indio Moreyra-. La expulsión de ese día ante el Pirata, no opacó su rendimiento.


En la entidad de calle Grella permaneció cinco años, hasta 2014. De inmediato cruzó la vereda y fichó para Atlético Paraná, en donde jugó el último Federal A. El 7 de diciembre -el Decano asciende tras vencer a Sportivo Patria- quedará registrado como el último día de Pipo siendo parte de un plantel.


Echagüe dejó en claro sus intenciones de continuar ligado al más popular de los deportes: “Mi idea es seguir vinculado al fútbol, ya sea siendo parte de algún cuerpo técnico o de alguna manera. Por ahora me dedico a ver partido y visitar amigos que el fútbol me dejó”, manifestó.


El Mariano Echagüe jugador ya no está. Su paso dentro de las canchas regaló la jerarquía que le es propia a unos pocos, pero por sobre todas las cosas la conducta de un hombre correcto en cualquier esfera de la vida.

 

 

Coincidentes

 


Para tener un concepto de lo que dejó dentro y fuera de la cancha Mariano Echagüe, Ovación buscó las opiniones de Marcelo Fuentes, Edgardo Cervilla y Sebastián Bértoli.  Tanto los DT como el arquero de equipo reconocieron las cualidades deportivas, pero pusieron por encima la calidad humana.


Fuentes lo tuvo bajo su mando en Patronato y al describir a Mariano Echagüe, aseguró: “Es un hombre de bien que por donde pasó dejó una marca de entrega total como futbolista y de excelente conducta como ser humano”.   

   
A su turno Cervilla, remarcó:  “Una excelente persona que engloba lo que es el jugador de fútbol. Ser futbolista es una circunstancia de la vida. En cambio ser buena persona es el resultado de lo que  haces y das en la vida”.


El Seba Bértoli, destacó: “De cualidades innegables como jugador, pero además un excelente compañero”.  

 

 

Comentarios