La Provincia
Lunes 02 de Noviembre de 2015

De la planta a la góndola hay 29 pesos de diferencia

El litro de jugo embotellado vale 30 pesos y al productor le pagan un peso el kilo de naranja. En Entre Ríos el mercado de los cítricos es muy complejo. La exportación está “restringida” y cosechan solo una parte de la producción.

El litro de jugo “natural” embotellado se vende en los hipermercados de Paraná a 30 pesos. El precio sigue trepando por más que la primera marca del mercado nacional utiliza, como materia prima, las frutas que se producen en la zona de Chajarí.
Como base de la crisis, este año se conoció que los productores cosechan solo una parte de la fruta porque carecen de mercado para vender el excedente. Como las exportaciones están “restringidas” la producción se vuelca en su totalidad al mercado local y la oferta hace bajar el precio en la tranquera.
En paralelo, el valor de los jugos embotellados y la fruta en las verdulerías de los hipermercados sigue subiendo.   
Desde la Federación del Citrus de Entre Ríos aseguraron a UNO que al productor le pagan un peso “a lo sumo 1,20 pesos” el kilo de naranjas. La pregunta es ¿A dónde quedan los 29 pesos que se marcan para llegar a la góndola? Mucho señalan que las cargas laborales y los impuestos se llevan una buena parte de la diferencia.  
Lo llamativo es que, en Entre Ríos producir un litro de jugo concentrado, llega a costar no más de tres pesos.
Entre los productores apuntan a los hipermercados que van subiendo los precios sin control. Tanto de la fruta como de los productos con valor agregado. Por ejemplo, en Paraná, el kilo de naranja tanto en las verdulerías del centro como en los barrios, ronda los 10 o 12 pesos.
En el último “Cítricos para todos” se consiguieron bolsones de mandarinas y naranjas de tres kilos a 15 pesos; y un kilo de limones a ocho pesos.
En el sector, que viene muy golpeado, el 85% de los productores son pequeños y medianos que, en el caso de los jugos, venden las frutas a dos grandes jugadores que terminan pagando el precio que se les ocurre.
Ahora los dos candidatos a Presidente hablaron de impulsar las economías regionales. Los productores de cítricos y los que trabajan en la industria vuelven a ilusionarse. Mientras tanto el consumidor sigue observando como los precios de los productos que se elaboran en la región se van por las nubes.

Comentarios