A Fondo
Sábado 03 de Enero de 2015

De grandes cambios

A nivel mundial será un tiempo de empuje en el que se buscarán nuevos caminos. Argentina vivirá transformaciones

El 2015 será un año fuerte, dinámico y de grandes cambios. El ingreso del sol en Aries el 20 de marzo, fecha que da comienzo al nuevo año astrológico, coincidirá con la presencia de varios planetas en este signo de fuego de gran empuje e impulsor de lo nuevo. Esta situación marcará un ritmo más acelerado a los sucesos del año.

Los planetas sociales, Júpiter y Saturno visitarán signos de fuego gran parte del año. Urano, planeta al que se le atribuyen cambios drásticos, sucesos repentinos, revoluciones, continuará transitando por el segundo decanato de Aries. A nivel mundial será un año de gran empuje en el que se buscará explorar nuevos caminos para resolver conflictos. Marte, Dios de la guerra para los romanos, estará en su domicilio al comenzar el año junto de Urano.

Urano entre otras cosas rige la aviación. Se pondrán de moda deportes más riesgosos y fuertes.

El aspecto tenso entre Urano y Plutón, generador de crisis y destructor de viejos paradigmas, que comenzará a hacerse notar a partir de 2011, seguirá vigente durante 2015. La cuadratura entre Urano y Plutón, que influye sobre lo colectivo, continuará en el cielo mundial hasta 2018 demoliendo las viejas estructuras económicas y sociales.

La Argentina, que tiene el sol y otros planetas en Cáncer, además de la luna en Capricornio, también vivirá profundas transformaciones en todos estos años. Saturno ingresará a la casa II, la de los dineros del país, será una etapa de mayor responsabilidad en ese ámbito. Los organismos colectivos, países amigos de la Argentina, seguirán influyendo positivamente y ayudarán a resolver litigios ligados a las finanzas del país. El ingreso de Júpiter a Virgo en la segunda mitad de 2015 será favorable para la Argentina.

 

Maduración.

Un cambio significativo es el tránsito de Saturno, planeta de las responsabilidades del destino, por el signo de Sagitario. Saturno regresa al signo de Sagitario después de casi 30 años. Desde el 24 de diciembre de 2014 y hasta el 16 de junio transitará por los primeros grados de Sagitario.

Luego retornará entre junio y septiembre de 2015 a los últimos grados de Escorpio para retornar nuevamente a Sagitario dónde permanecerá hasta 21 de diciembre de 2017.

Saturno es el planeta de los límites, de las pruebas del Karma, es decir de las imposiciones del destino. Son tiempos de maduración y gran aprendizaje que pueden ir acompañados por situaciones difíciles, tiempos de esfuerzo o restricciones.

El paso de Saturno por el signo asociado a la justicia, a la ética, la religión, indica un tiempo en que estos asuntos serán preponderantes.

Serán más visibles las carencias y las injusticias referidas a lo ideológico, las leyes, lo religioso.

Sagitario es el signo asociado al ordenamiento social a través de sus leyes, también asociado a la ética, la educación superior, las publicaciones, la filosofía, la política, los viajes lejanos y los países extranjeros.

Será un tiempo para revisar nuestras creencias, dónde la fe y la confianza en la vida serán puestas a prueba.

La manipulación de la verdad, la deshonestidad, la política vacía de contenido, la deformación de la información o publicaciones están asociadas a Saturno en Sagitario.

Se caerán vendas y serán seriamente cuestionadas formas de organización social. Es necesario recordar que este tránsito estará presente en el cielo mundial.

El paso de Saturno por Sagitario irá acompañado por el tránsito de Neptuno por el signo de Piscis, que representa lo trascendente, una energía más sutil e intangible, el planeta de la espiritualidad.

 

Cristina Giménez/ Astróloga

gimenezcris@gmail.com

 

Qué le espera a cada signo

El año comienza con Júpiter, planeta de la expansión y de la prosperidad transitando el signo de Leo donde permanecerá hasta su ingreso a Virgo el 11 de agosto del 2015. Júpiter estará retrógrado hasta abril siendo a partir de esa fecha más efectivo para el desarrollo de planes materiales. Los signos de fuego, Aries, Leo y Sagitario, estarán más propensos a crecer y vivir situaciones más afortunadas en la primera mitad del año.

Esta influencia también es benéfica para los signos de aire, Géminis, Libra y Acuario, a los que se les presentarán mejores oportunidades.

Los nacidos en el primer decanato de los signos de Aries y Leo podrán consolidarse y sostener más el esfuerzo por la influencia positiva de Saturno que ingresará a Sagitario. Los sagitarianos del primer decanato además de la protección benéfica de Júpiter comenzarán a recibir la visita de Saturno que ingresa a su signo. Tendrán que asumir responsabilidades más concretas, tener más paciencia y ser disciplinados.

En la segunda mitad del año, Júpiter ingresará al signo de Virgo. Tauro, Virgo y Capricornio recibirán su benéfica influencia.

El elemento tierra comparte la polaridad negativa, femenina, con el agua. Por lo cual también los Cáncer, Escorpio y Piscis tendrán una etapa más expansiva en la segunda mitad del año. En particular Escorpio comenzará en la segunda mitad del año una etapa de menores dificultades. Tauro también comenzará una etapa más fluida.

Neptuno, planeta asociado a los sentimientos místicos, continuará transitando el primer decanato de Piscis, influencia que se extiende a los otros signos de agua, Cáncer y Escorpio que estará más inspirados y receptivos a vivencias espirituales. Urano transitará el segundo decanato de Aries y Plutón el segundo decanato de Capricornio, formando un aspecto de tensión que predispondrá a los nacidos en el segundo decanato de Aries, Cáncer, Libra y Capricornio, signos cardinales, a vivir fuertes cambios. Más proclives a situaciones de crisis, rupturas o cambios inesperados. Venus, planeta del amor, comenzará el año en Capricornio y terminará el año en Escorpio.

 

Comentarios