Accidente vial
Viernes 26 de Agosto de 2016

Daniel Ferminades propone cambiar el enfoque de las campañas contra las drogas

El hombre que realiza charlas en todo el mundo de habla hispana subrayó que "hay que dejar de decir que la droga es mala" porque el adicto "cree justo lo contrario". Pidió solucionar el problema que se busca tapar con el consumo.

Daniel Ferminades, recibió a UNO con la generosidad que lo caracteriza. Consultado por este cronista sobre la problemática que se vive en la región por el creciente consumo de drogas ilegales y legales marcó que, en principio, se comete un error en el enfoque de las campañas: "Hay que dejar de decir que la droga hace mal porque el que la consume siente que le está haciendo bien", como para empezar.


El hombre que inspiró la creación de la Fundación Impulso de una Nueva Vida insistió con que hay que remarcar que las adicciones causan daño con el tiempo. Destruyen el físico y las neuronas con el paso de los años pero, aclaró, es algo que el adicto, en el medio de la euforia, no puede ver.


Daniel, desde Paraná, señaló que las presiones en la sociedad son muy altas, entonces la realidad deja de ser agradable: "Hay una mucha exigencia, de la sociedad, la familia. Dentro del aula en donde la nota es muy importante. Exigencias naturales, entre las amistades. Hay cada vez mayor presión social. No alcanza con ser feliz. Hay que destacarse, en el barrio, en la cuadra, en la familia, en la escuela, en el trabajo. Nos lleva a exigirnos y a pensar que estamos dando mucho y no sabemos qué hacer porque nos agota".


Entonces el consumo, que ya está en la sociedad como una cuestión cultural, se potencia y "uno se acostumbra a la comodidad de ver elefantes de colores, todo es más light".


A la hora de buscar explicaciones, recomendó mirar la formación familiar y en la propia naturaleza. "En una misma familia, dos hijos no son iguales. Hay algo que traemos, que nos marca. Puede ser que uno salga ladrón y otro policía", cuenta como ejemplo en sus charlas que viene desarrollando en gran parte del mundo de habla hispana.


Entonces cuando un joven ve en su familia que el consumo de alcohol es algo natural genera un hábito que lo afecta recién cuando se padece. En el entorno del adicto sufren todos porque "como individuos somos parte de una sociedad, de una familia y afectamos a las personas que nos aman y a los que amamos".


En cuanto a las costumbres nacionales, reconoció que "no está mal un vaso de vino en un asado el domingo porque es parte de la comida, del sabor". El problema es perder el control y "cada vez que tengo más alcohol encima empiezo a hablar de una manera más suelta y liberada. Hablo de más y la gente me juzga por lo que dije en un momento en donde no tenía plena conciencia. Hay muchas consecuencias, no es solo la resaca del otro día. Es todo lo que pasamos e hicimos pasar a otras personas", reflexionó.



daniel 2.jpg


Evaluación


En Entre Ríos el daño que produce el consumo de drogas está a la vista. Daniel pidió evaluar por qué se hacen las cosas, un ejercicio que, advirtió, no es para nada común en estos tiempos.


Los grandes toman en la mesa, a una hora determinada. Otros a las 4 de la tarde se toman un vaso de whisky y siguen con sus actividades. Los jóvenes tienen que tomar para ser parte de un grupo de amigos. "Hay que entender que somos individuos, que no nos tenemos que parecer a nadie. Si somos amigos tenemos que aceptar a los demás como son, no querer modificarlos", aconsejó.


En el camino, en pleno crecimiento, se va formando la conciencia. La trampa en donde quedan atrapados los sueños está camuflada por el alcohol y las drogas. "Hay que seguir un camino que sea el que esté en relación con aquel objetivo que buscamos alcanzar. Si yo quiero ser abogado y no sigo el camino del estudio lo único que voy a hacer es embriagarme y soñar con ser abogado. O a través del alcohol lamentarme y hacer padecer a otros por mis frustraciones. Tenemos que seguir el camino que esté en relación con lo que queremos alcanzar, entre aquel punto y nosotros la línea recta es el camino más corto. Sueño con tener una buena cosecha, en vez de vivir del sueño, tengo que trabajar la tierra", reflexionó Ferminades.



daniel 3.jpg



Soluciones


"Estamos influenciados por el entorno que nos dice que si fumarnos un Camel vamos a subir a una montaña, o si tomamos tal whisky vamos a estar rodeados de gente bonita arriba de un yate. Si vas a una fiesta electrónica la vas a disfrutar si estás drogado. En ese contexto es preferible no tener amigos si los que tenemos nos quieren cambiar".


Teniendo en cuenta esta situación, que afecta a grandes y a chicos Ferminades pidió: "Busquemos nuestros espacios y busquemos hacer la diferencia, mucho de lo que soñamos es posible hoy. Si soñamos con un mundo mejor deberíamos entender qué es un mundo mejor. En donde las relaciones son más correctas, en compartir lo que se tiene. Acompañar en la necesidad. Dejemos de soñarlo y empecemos a trabajar. Si vivimos soñando vivimos sufriendo".


Daniel pidió discernir lo que está bien o está mal para intentar resolver el problema porque "cuando resuelvo el problema me deja una solución. No es lo mismo andar con problemas que con soluciones, es más agradable llegar a alguien con soluciones que con problemas".


El consejo lo da sacando el dinero de lado porque "si agarramos todo el dinero del mundo y lo dejamos ahí, nos vamos a morir de viejos observando que el dinero no le hizo mal a nadie. Si alguien dice 'pasen y agarren', las personas se van a matar, en ese instante, para tomar la mayor cantidad posible de billetes".


Pidió conciencia para manejar el dinero que se tiene y el que falta.


"Tu misión en la tierra es hacer el bien más allá del mal que te ocasionan".


Como a cada paso el humano desarrolla conciencia es importante entender que todo el tiempo se aprende: "Dejé de hacer cosas que me hacían mal y hoy hago cosas que me hacen bien pero las puedo mejorar. Porque como nunca lo había hecho, puedo aprender y hacerla mejor aún ", remarcó pensado en el que encuentra un camino.


"No existe nada mágico que el alcohol nos pueda llevar a olvidar. Cuando se pasa el efecto tenés que volver al problema porque el alcohol no lo soluciona. Siempre tenemos a alguien cerca que nos ama. Hay que acudir para que nos ayude porque reconocemos que no podemos solos. El amor no nos hace débiles. La consideración no nos hace débiles", puntualizó. .



Comentarios