CGT
Lunes 03 de Octubre de 2016

Daer: "En 10 días tendremos respuestas a los reclamos"

Uno de los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, afirmó que “no hay ni una tregua” con el Gobierno “ni una fecha de paro” establecida, y afirmó que en un plazo de 10 días el Poder Ejecutivo “convocará a los empresarios y, a partir de ahí, tendremos respuestas a nuestros reclamos”.
Así lo afirmó Daer en declaraciones a la prensa que formuló, tras la reunión entre el triunvirato de secretarios generales de la CGT y autoridades del Gobierno que se extendió por más de dos horas en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación.
Allí, los dirigentes sindicales reclamaron la reapertura de las paritarias y la eliminación del impuesto a las Ganancias, entre otros temas. “En 10 días, el gobierno convocará a una reunión con empresarios y a partir de ahí tendremos confirmaciones y respuestas. No hay tregua ni fecha de paro”, dijo Daer, para quien “la situación es la misma pero estamos avanzando en favor de encontrar resultados”.
En la reunión, que se llevó a cabo en la sede de la cartera laboral de la avenida Leandro N. Alem al 600, en el centro porteño, participaron por el Gobierno los ministros de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay; de Interior, Rogelio Frigerio; de Trabajo, Jorge Triaca; y de Producción, Francisco Cabrera; y el secretario de Coordinación Interministerial de la Jefatura de Gabinete, Mario Quintana. Además de los miembros del triunvirato de la CGT, que integran Juan Carlos Schmid, titular del Sindicato de Dragado y Balizamiento; Héctor Daer, titular del gremio de Sanidad; y el estacionero Carlos Acuña, asistieron también el secretario general de la UTA, Roberto Fernández; el titular de UPCN, Andrés Rodríguez; Rodolfo Daer (alimentación); Francisco Gutiérrez (secretaría de Interior de la CGT) y Abel Frutos (secretario de Finanzas).
Antes de ingresar al encuentro, Acuña había manifestado que la medida de fuerza anunciada por la central obrera pero aún sin fecha podría ser levantada en caso de que “haya respuestas a los reclamos”, previo debate en el Consejo Directivo de la CGT.
Por su parte, el ministro del Interior, Obras Publicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, afirmó: “Estamos viendo brotes verdes en muchos sectores de la economía”. Instó a elevar la productividad y la competitividad, y aseguró que la posibilidad de que puedan “enterrar para siempre el populismo se acerca más a una realidad concreta”.
“Hay sectores que dejan de caer y empiezan a recuperarse, y eso que estamos comparando con los meses anteriores a las ultimas elecciones, donde el gobierno anterior decidió quemar las naves”, señaló el ministro.
El funcionario sostuvo: “Para que esto se haga sostenible y el país pueda crecer 20 años un 4% anual, y lograr una disminución radical de la pobreza, tenemos que hacer las cosas diferentes”. “Hay que terminar con el populismo, porque fue el populismo el que nos hizo caer en estos valles y después en alguna elección provocaba picos de crecimiento que no eran sostenibles en el tiempo y que incrementaban la pobreza”, agregó.
Frigerio consideró que “este es el principal desafío, que tiene que ver más con valores que con cuestiones estrictamente económicas: la Argentina tiene que apostar a un proyecto de largo plazo que no se termine en la próxima elección, que vaya más allá de los intereses políticos y partidarios de turno”.
Remarco luego: “Lo que creció en estos últimos años no fue el Estado, que encontramos desmantelado, inexistente, incapaz de llevar adelante políticas públicas”. Según el ministro, “el gasto público llegó al nivel más alto de la historia, y tuvimos que recuperar el Estado y a la vez dar alivio fiscal a la gente y a las empresas”.
“Eso tiene que ver con la productividad y la mejora de la competitividad, que no tiene que estar únicamente vinculada con los precios relativos, sino a la competitividad sistémica”, evaluó.
Respecto de la inflación, agregó: “Era una responsabilidad estrictamente del Estado y la encaramos con la política fiscal y monetaria, como hace el 99% de los países del mundo que no tienen inflación”. E incluyó entre las funciones estatales la infraestructura social, la mejora de recursos humanos y la lucha contra la corrupción.
“Lo del puerto, lo del ¿Caballo? Suárez (Omar, exsecretario general del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos, denunciado como jefe de una asociación ilícita y lavado de dinero) es un ejemplo”, ilustró el ministro. Detalló también los avances en el fortalecimiento de las instituciones, con medidas como la ley de acceso a la información, “que va a generar transparencia en los actos públicos”; y la negociación en el Congreso de la reforma electoral, “primera parte de una ambiciosa reforma política”.
Frigerio subrayó además el cuidado a los sectores más vulnerables, a través de políticas sociales como la universalización de la asignación por hijo, el fin de la “estafa” del Estado con los jubilados y la decisión de devolver el IVA a los productos de la canasta básica y de multiplicar por ocho el seguro de desempleo, congelado durante 10 años.
Otro punto resaltado por el ministro fue el del respeto al federalismo, al indicar que “frente a un país unitario, donde el gobierno central concentró como nunca los recursos y el poder para someter políticamente a provincias y municipios, por primera vez en la historia se firmó un acuerdo por el cual el gobierno nacional no se queda con recursos de las provincias, sino que los devuelve”.

Comentarios