La Provincia
Lunes 10 de Agosto de 2015

Cumplieron porque lo sintieron

Por ley, quienes tienen más de 70 años al igual que los adolescentes de entre 16 y 18 están exceptuados de participar de las elecciones. UNO acompañó el primer voto de una joven y los experimentados sufragios de veteranos políticos 

Javier Aragón / De la Redacción de UNO
jaragon@uno.com.ar


Los extremos se tocaron ayer en varias mesas de la ciudad, la provincia y el país. Es que en las largas filas de personas que fueron a votar, bien heterogéneas, había personas de todas las edades. UNO ubicó a sufragantes que no estaban obligados de emitir su voto, pero pese a todo decidieron cumplir con el deber cívico. Es así que acompañamos a una adolescente que por primera votaba con solo 16 años, lo mismo ocurrió con dos veteranos de la política de 82 y 91 años, reconocidos dirigentes políticos de Paraná y la provincia. 

El “Cuco” radical

Juan Antonio Tardelli es un abogado de 82 años que ayer, pese a su edad y a estar exceptuado, no dudó en respaldar el sistema democrático. Como siempre lo hizo temprano, “porque las obligaciones cívicas no se pueden posponer”. Desde siempre votó al radicalismo y si bien tiene trayectoria y coherencia merced a una formación intelectual que lo destaca dentro del centenario partido, el domingo en las PASO se tragó un sapo y tal vez, creo yo, se tapó la nariz para votar la lista de Cambiemos. El hombre de Paraná Campaña, votó por primera vez en las elecciones de 1951, allí acompañó a la fórmula radical Ricardo Balbín- Arturo Frondizi.

Tardelli con un gran respeto dice a UNO: “No ando del todo bien de salud, tengo algunos achaques, pero hay que votar porque es una obligación cívica. Espero que la gente tenga su responsabilidad, de nada más  y nada menos que elegir a las autoridades, y de esa manera reflexionando y pensando quiénes son los que ofrecen la mejor propuesta para que la Argentina salga de esta situación tan embarazosa y crítica”.

El apellido Tardelli siempre estuvo vinculado directamente en Entre Ríos con el radicalismo, y por ello este histórico referente tiene la autoridad para analizar el presente de los boinas blancas de la provincia y la Nación. “El partido está sufriendo una situación crítica, no de ahora, por lo que entre todos debemos poner el hombre para sacarlo y que vuelva a ser el radicalismo popular, nacional, federal e impersonal, porque estos procesos son exitosos en conjunto y no por la idea unipersonal de alguien”, sentenció el abogado militante a quien en Paraná lo conocen con el apodo de Cuco.

Reconoció que no le gustan las últimas decisiones que se tomaron: “Por ello es que no milité ni hice campaña, pero mi voto siempre irá para donde ordene el partido que bien o mal resolvió en Gualeguaychú tomar este camino”.

“Observo la política y la analizo, pero pese a todo votaré al radicalismo”, añadió.

El hombre que desde 1983 era la consulta obligada de la principal dirigencia entrerriana del radicalismo hizo un sombrío panorama de lo que ve en la política, hoy: “Peor de lo que nos pasó en estos últimos años de gobierno kirchnerista, no creo que exista. Creo que si ganan Macri (Mauricio) o Scioli (Daniel), no serán tan malos sus mandatos como los que están terminando. Cualquier cosa será mejor, y tendrá que convocar a la unidad de los argentinos, con respeto, con la posibilidad de que exista el disenso, participación y mucho diálogo donde el que gane vea a su contrincante como a una persona con ideas diferentes, pero nunca como a un enemigo, como planteó este gobierno nacional que excluyó a la gran mayoría”.

Tardelli habla y gesticula afirmando con sus manos sus frases, y las acuña con pasión, lleno de vitalidad y experiencia en los procesos políticos. Reconoce que no le gusta cómo está la Argentina, Entre Ríos y Paraná pero cree que “la política es capaz de transformar este presente y de allí el desafío de la dirigencia, para hacer grande y con mayúscula a la Política”.

Se lo consultó por su esposa, Venus Caminoa, exintegrante y expresidenta del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos. “Usted sabe que el voto es secreto, pero estoy convencida que ella es más radical que yo”, respondió Tardelli soltando una risa y dejando a las claras que también emitió el sufragio en favor del acuerdo PRO-Radicalismo.

La familia Tardelli cuenta con una página más que importante en la historia del radicalismo, y ese apellido cuenta con el reconocimiento de la sociedad. Las raíces siguen el mismo destino de consideración y prestigio, como son los hijos de Juan y Venus: Fernanda, abogada y militante del radicalismo; como Antonio, uno de los hombres más formados y respetados en el periodismo de Paraná. 

A Tardelli se lo suele ver seguido en un bar céntrico de Paraná, junto a amigos tomando café y recordando la vieja política. A esa mesa llegan radicales, periodistas, socialistas, entre otros. Los une la pasión por la política y el análisis sincero, lleno de militancia y tolerancia hacia el otro.

Vecinalista de alma

Otro referente histórico de la política entrerriana es Gaspar Carlino, estuvo más de 18 años como intendente de Cerrito, y fue uno de promotores del vecinalismo en la política partidaria provincial. Construyó un espacio de poder y hoy permite ver que ese sector cuenta con representación en casi toda la provincia, llegando incluso a contar con varios presidente municipales.

Don Gaspar hoy cuenta con 91 juveniles años y pese a su edad tuvo ganas de emitir su voto en su querido pueblo de Paraná Campaña. “Es el mensaje que debemos dar a la juventud o a la población que le dispara a la política, tener responsabilidad y el deber cívico de ser ciudadanos y ser los verdaderos dueños de la elección”, dijo el también exdiputado provincial en la conflictiva gestión de Sergio Montiel entre 1999 y 2003.

Con su voz suave, el médico que vive en Paraná y Cerrito, afirmó que no dudó en ir a votar. “El voto es secreto”, disparó con picardía el hombre que defendió la posibilidad de mantener viva la organización política local denominada vecinalismo. “Nosotros sabemos que en el orden provincial y nacional se vota a una preferencia, pero en el orden local hay que acompañar la propuesta de la unión vecinal”.

Aclaró que “los orígenes de las uniones vecinales, no autorizaba a los dirigentes a formar parte de otras estructuras políticas, personalmente pueden hacerlo, pero no en nombre del vecinalismo”.

Pese a la insistencia de este cronista en saber por quién votaría, este viejo zorro de la política dijo que lo iba a “analizar en el mismo cuarto oscuro”, y que no lo satisfacían las propuestas de Macri, como la del Frente por la Victoria. Dio la sensación que su voto fue para el lado del mendocino Ernesto Sanz.

Carlino, en su paso por la Legislatura provincial dejó varias iniciativas para tratar de mejorar la sociedad entrerriana, entre ellas la carrera médica y un proyecto que fue hasta bastardeado por distintos sectores, el que reclamaba a las municipalidades habilitar en las plazas públicas baños para la población.

Finalmente admitió que en Cerrito los dirigentes vecinalistas que le hacen “bastante caso y se ve que las gestiones son apoyadas por la población”.

El gran debut

Federica Dreiszigacker ayer votó por primera vez. Tiene 16 años y por la nueva ley, los adolescentes entre esa edad y los 18 tienen la posibilidad de emitir su voto, de modo no obligatorio. Esta alumna del quinto año de la escuela Baustista del barrio Gazzano de Paraná bien tempranito cumplió con su deber.

Hay que ser realista, una porción de los jóvenes y los adolescentes no le dan mucha importancia a los requerimientos de la democracia, incluso desconocen a la dirigencia política. Pese a esto, desde el Estado se han instrumentado distintas acciones para lograr incentivar la participación de los menores de 18 años.

En esa línea Federica confió a UNO que nadie la obligó ir a votar, lo hizo porque se interiorizó un poco en esta cuestión. “Debuté con mi primer voto y la verdad que me gustó”, aseguró.

“Mis familiares me ayudaron, mi madre me informó bastante del tema y por ello decidí votar para ayudar a tratar de cambiar un poco este presente”, referenció la adolescente que indicó que no iba a votar al oficialismo y que apoyaría la lista de Sergio Massa.

“No me gusta el tema de los planes sociales, como otras cuestiones vinculadas con la economía, por ello mi voto fue para el peronismo que encabeza (Sergio) Massa”.

La adolescente votó bien temprano, a las 8 ya estaba en la escuela Carlos Mastronardi. Admitió sentir vergüenza ante la requisitoria periodística, pero dio varias impresiones de lo que era emitir por primera vez el sufragio. La alumna del secundario se encuentra en sus últimos escalones y piensa que en el estudio está su presente y futuro: “Por ello pienso seguir la carrera de Psicología”.


Comentarios