La Provincia
Miércoles 01 de Febrero de 2017

Cuesta encontrar lugares para alquilar debido a la alta demanda

A principios de enero hubo un parate, pero hace dos semanas se reactivaron los pedidos, sobre todo de departamentos céntricos

Buscar un lugar para alquilar en Paraná suele ser una tarea estresante, que incluye recorrer las páginas de clasificados de los diarios y diversos sitios de Internet, llamar a las inmobiliarias, y avisar a los conocidos por si saben de algo, entre otras variables.

No suele ser fácil encontrar una vivienda ante la alta demanda, sobre todo si se busca algo céntrico y económico. Ya en noviembre y sobre todo en diciembre, el mercado inmobiliario recibió más pedidos debido a que un aluvión de nuevos estudiantes universitarios del interior de la provincia empezó a organizar su mudanza para iniciar el cursado. Los requerimientos se centran sobre todo en departamentos que estén cerca de las facultades, y muchas de ellas se encuentran a pocas cuadras de la Plaza 1º de Mayo y de la Peatonal. Y quienes al inicio del año no definieron dónde van a alquilar, concretan este paso en enero, sumándose a otros actores que también están buscando un espacio para arrendar.

Fernando Cook es administrador de propiedades y comentó a UNO: "Es muchísima la demanda ahora. Las dos primeras semanas del año no llamaba nadie, pero después del 12 de enero se reactivó un 100%. Ya alquilé todo lo que tenía disponible y hay un montón de gente que me llama y no le encuentro lugar".

Raúl, quien prefirió que no se difunda su apellido, trabaja en una inmobiliaria de calle Uruguay y coincidió: "Cuando entra el recambio de estudiantes y llegan los nuevos pasa esto. Si tuviésemos 30 departamentos para alquilar seguro los alquilamos a todos".

En referencia a los precios, señaló: "Los departamentos de un dormitorio en la zona céntrica, que es lo que más buscan, están entre 4.800 y 5.000 pesos, más las expensas y los impuestos, En los edificios donde tienen un portero permanente y hay que pagar cargas sociales, aportes jubilatorios y otros conceptos, las expensas están de 1.000 pesos para arriba. En los edificios nuevos evitan poner un portero y optan por un servicio de limpieza, y en esos lugares las expensas no pasan los 500 pesos".

Pero además de pagar por adelantado el monto del alquiler, los inquilinos deben enfrentar otros costos al ingresar: hay quienes en el mejor de los casos cobran la confección del contrato y el sellado; en cambio, las inmobiliarias se rigen por un porcentaje de comisión, que es del 5% sobre el importe total que se va a pagar a lo largo de dos años y está estipulado por el Colegio de Corredores Inmobiliarios de Entre Ríos: "El valor del contrato se saca sumando los primeros 12 meses. En un alquiler de 5.000 pesos son 60.000. A esto se le suma el 30% de suba anual –que es el ajuste que suele hacerse– y se va a 78.000 el segundo año, lo que suma en total 138.000 pesos por los 24 meses de contrato. De esos 138.000, el 5% son 7.000 pesos, que es lo que se cobra de honorarios. A eso hay que añadirle el 1,4% del sellado del contrato, que son 1.890 pesos aproximadamente", analizó Raúl. Es decir, que para concretar la operación hay que contar con casi 14.000 pesos en la mano.

Entre los requisitos que se piden, el titular y los dos garantes que se solicitan deben tener recibo de sueldo. "Igual depende de la flexibilidad del propietario de la casa o del departamento. Algunos aceptan monotributistas o estudiantes si figura el padre en el contrato. Eso se ve", sostuvo Raúl.

Por último, manifestó: "Además de los estudiantes, también hay muchas familias que están buscando casas para alquilar. Se da la particularidad de que no hay casas en oferta y por eso los poderosos de la ciudad se abusan y piden lo que no valen los alquileres de este tipo de inmuebles. Una casa dentro de bulevares llega a costar 14.000, 18.000 o 20.000 pesos, cuando hoy un empleado de comercio por ejemplo, con su salarios no puede acceder nunca, salvo que trabaje la mamá, el papá y alguno de los hijos y traten entre todos poder alquilar una propiedad".

"A ninguno de los gobiernos, ni al actual ni a los anteriores ni a los que vendrán, les interesan los seres humanos. Para comprar una vivienda dan créditos de 1 millón de pesos que no alcanza para comprar nada: solamente un terreno alejado del centro vale hoy 600.000", concluyó.



***
El proyecto de ley que enfrenta a los sectores


En diciembre, la asociación Inquilinos Organizados de Entre Ríos ingresó por mesa de entrada del Concejo Deliberante de Paraná un preproyecto que propone la creación de la Oficina Municipal del Alquiler, que tendrá como objetivos brindar una instancia de asesoramiento legal a inquilinos y propietarios en todas las dudas y conflictos suscitados de una relación contractual; asesorar en la redacción de contratos de locación, fomentar el acceso a la información existente de manera tal que se celebren contratos justos; emitir informes de carácter técnico, con respaldo profesional, relativo al estado de las viviendas alquiladas; y "establecer un registro voluntario de alquileres para vivienda. Se trata de la tercera propuesta en relación a este tema: ya hubo otras de los concejales Cristina Sosa y Pablo Hernández.

Además de esta iniciativa local, Inquilinos Organizados de Entre Ríos junto a sus pares de otras provincias, impulsan la aprobación de la Ley de Alquileres, que podría definirse este año. La medida ya recibió media sanción del Senado a fines de noviembre, contra la voluntad de propietarios e inmobiliarias. "A los inquilinos queremos decirles que si no defendemos esta ley, si no la hacemos propia, el gobierno nacional va a cajonearla. Nunca estuvimos tan cerca de alquilar de forma justa como ahora. No nos pueden robar esta oportunidad", expresaron en su fanpage los referentes de la provincia.

Sin embargo, Fernando Cook, administrador de propiedades, advirtió: "Está bien que Diputados frene esta iniciativa, porque lo que pasa cuando se congelan los alquileres es que la gente no compra, no invierte, y por ende se frena la construcción. Hay que dejar que el mercado se mueva".



***
La conexión de la luz es un gasto extra


Mudarse, lo saben bien quienes han pasado por este menester, es un hecho sumamente traumático para los bolsillos, sobre todo de un asalariado. Además de los 14.000 que se requieren para ingresar a un departamento de un dormitorio –pagando mes adelantado, comisión de la inmobiliaria y sellado– hay que anexarle el servicio de mudanza, que no baja de los 1.500 o 2.000 pesos.

Pero eso no es todo. La conexión de la luz es otro escollo que debe incluirse en el presupuesto. "Si el inmueble no tiene luz conectada son 1.800 pesos más y de contado, porque hay que pagarle a un matriculado y a Enersa", comentó Fernando Cook, y agregó: "Por eso se pide al inquilino anterior que no dé de baja el servicio para que quien alquila solo deba cambiar la titularidad".


Comentarios