El Mundo
Jueves 13 de Octubre de 2016

Cuatro mujeres denunciaron abusos sexuales de Trump

Las presuntas víctimas coincidieron en sus relatos sobre el comportamiento del candidato presidencial, calificados de "ficticios" por la campaña republicana.

Cuatro mujeres acusaron de abuso sexual al candidato republicano a la Casa Blanca Donald Trump, episodios calificados como "ficticios" por los allegados al magnate pero que constituyen el mayor escándalo en la campaña presidencial de cara a las elecciones del 8 de noviembre.


El diario The New York Times recogió el testimonio de dos de las mujeres, Jessica Leeds y Rachel Crooks, que denunciaron los presuntos abusos ocurridos desde los años ochenta hasta 2005.


Leeds, que ahora tiene 74 años, explicó al periódico neoyorquino que hace tres décadas el magnate se abalanzó "como un pulpo" sobre ella en los asientos de primera clase de un avión y que le tocó los pechos e intentó meter la mano por debajo de su falda.


Crooks, por su parte, relató que en 2005, cuando ella tenía 22 años y trabajaba en la Trump Tower de Nueva York, coincidió con el ahora político en un ascensor de ese edificio y que éste, que no la conocía, la besó en la boca.


Los relatos de Leeds y Crooks coinciden con los comentarios realizados por Trump en la grabación que desató el escándalo, que también data de 2005 y en la que el magnate alardeaba de besar y tocar las partes íntimas de las mujeres sin su consentimiento.


"Me atraen las mujeres bonitas automáticamente. Las comienzo a besar, es como un imán, no puedo ni esperar (...). Y cuando eres una celebridad te dejan hacer lo que quieras, puedes hacer lo que quieras", dijo Trump en una conversación privada con el presentador Billy Bush.



Sin embargo, el republicano negó este domingo, durante el segundo debate presidencial con la demócrata Hillary Clinton, haber llevado a la práctica sus comentarios, que calificó de "solo palabras" y de "lenguaje de vestuario".


Al artículo del The New York Times le siguió uno del The Palm Beach Post con el testimonio de Mindy McGillivray, la asistente de un fotógrafo que trabajaba en el hotel Mar-a-Lago, perteneciente al magnate.


McGillivray denunció que durante un concierto de Ray Charles en el hotel, en 2003, Trump, que estaba con su entonces prometida y actual mujer, Melania, la toqueteó detrás del escenario.


La cuarta mujer en ofrecer su testimonio fue la periodista de la revista People Natasha Stoynoff, que acusó al aspirante presidencial de abusar de ella en 2005 durante una entrevista que le hizo al magnate y a Melania, con la que ya se había casado y que en ese entonces estaba "muy embarazada".


De acuerdo con el relato de Stoynoff publicado en People, el magnate la llevó a una habitación del Mar-a-Lago, la encerró y la besó sin su consentimiento. "Me empujó contra la pared y metió su lengua hasta mi garganta", dijo.


Los abogados del magnate calificaron de "ficticios" los relatos e invitaron a The New York Times a retirar el artículo, rectificar y pedir perdón, de lo contrario amagaron con interponer una demanda.

"Es evidente desde, entre muchas otras cosas, la fecha del artículo, que no hay nada más que un esfuerzo políticamente motivado de derrotar a la candidatura de Trump", apuntaron los abogados, al calificar los testimonios de "falsos" y "maliciosos".


La campaña de Clinton, por su parte, también reaccionó a las acusaciones: "Este artículo perturbador encaja tristemente con todo lo que sabemos de la forma en la que Trump trata a las mujeres. Sugiere que mintió en el debate y que el comportamiento desagradable del que presume en el vídeo es más que solo palabras", afirmó la portavoz demócrata Jennifer Palmieri.


Comentarios