Coparticipación
Domingo 24 de Julio de 2016

Cuando no queda otra que hablar de las medidas del "Presidente Mau"

Bordet y algunos de sus coroneles políticos salieron a explicar que con el macrismo, la provincia recibe cada vez menos recursos. Luces de alerta en la economía y renovados reclamos gremiales

El gobierno de Gustavo Bordet comienza a visibilizar los límites de la buena relación con el macrismo. La adhesión a las políticas del gobierno nacional, si bien no ha sido entusiasta, se tradujo en una postura circunspecta y equilibrada, del tipo "no poner palos en la rueda a un gobierno que recién comienza". Si se intenta evaluar la conveniencia de esta postura, pueden anotarse logros como el acuerdo para la devolución -lenta y gradual- del 15% de coparticipación y el auxilio financiero de corto plazo para pagar sueldos en momentos de agobio. También, si se quiere, la supuestamente inminente negociación de una compensación por el déficit de la Caja de Jubilaciones. También varias obras, que han sido anunciadas. No está claro que haya existido una postura alternativa para el exintendente de Concordia.


Lo cierto es que todavía no se sabe nada de los tres puntos porcentuales que la Provincia debe recibir este año por la disminución del descuento irregular de la coparticipación. De por sí, esos 580 de millones de pesos (otros 110 son de los municipios), alcanzan para pagar poco menos de un tercio de los sueldos netos de un mes, sin retenciones ni aportes a la obra social.


Las obras son anuncios, por ahora eso. Según el director de Vialidad Provincial, Juan Carlos Lallana, la Nación no puso un peso de lo prometido para reparar caminos rurales tras la emergencia hídrica que provocó inundaciones de tal magnitud que en un mismo día llegaron a estar seis ministros de Macri en la misma ciudad de la provincia. De más está decir que por los caminos rurales, los mayores reclamos son de intendentes y senadores de Cambiemos.


Esta descripción no es una novedad. El miércoles, cuando el ministro de Economía, Hugo Ballay, habló con los gremialistas docentes, le dijo que el aumento de los gastos del gobierno en el primer semestre fue del 60%, un buen porcentaje derivado de la presión inflacionaria, mientras que los recursos aumentaron el 26%, con lo que el déficit se acelera. Uno de los aspectos centrales es la caída de los recursos coparticipables por efecto de medidas impositivas adoptadas por la Nación, pero de las cuales el mayor esfuerzo corresponde a la provincias. Ballay les contó a los gremialistas que la recuperación de coparticipación, que se recibirá en cuotas progresivas, no alcanza a igualar lo que pierde la provincia por la quita de retenciones.


Otro caso, a modo de ejemplo, es la devolución del IVA a los jubilados y a los titulares de planes sociales de hasta 300 pesos, que determina que la Provincia soportará una merma de ingresos cercana a los 350 millones.


***
La relación política


En lo político, el macrismo ya le mostró los dientes, por ejemplo cuando lanzó en la provincia el plan Hábitat beneficiando de entrada a 10 municipios gobernados por Cambiemos. Podrá decirse que en esos municipios hay muchos entrerrianos que requieren del apoyo estatal, y será tan cierto como si se señala que seleccionar a 10 ciudades gobernadas por correligionarios para bajar 346 millones de pesos, sin incluir siquiera a un municipio vecinalista, políticamente es un mensaje fuerte.


El ánimo que se vivía el 8 de julio en el acto desarrollado en Diamante queda expresado en la decisión de impedir que suban al palco algunos ministros del gabinete provincial. Incluso aún para quienes opinan que el hecho fue más una estrategia de seducción a los intendentes radicales de parte del ministro del Interior Rogelio Frigerio, que un acto de discriminación a los peronistas. Para el caso es lo mismo.


***
Apurado por los docentes


La novedad, en todo caso, es que durante esta semana el oficialismo entrerriano comenzó a verbalizar su fastidio, aunque enfatizando la preocupación que generan algunas medidas. Bordet, entrevistado en una radio porteña, se mostró preocupado por el tarifazo. Tras aclarar que, en su rol de gobernador, asume la necesidad de "garantizar las condiciones necesarias para que el gobierno nacional lleve adelante un plan de gestión", Bordet explicó que eso no implica un aval a todas las medidas."Que yo diga esto no quiere decir que nosotros avalemos todas las medidas que el gobierno nacional haga en materia económica, hay muchas medidas que vemos con preocupación", señaló. Luego sostuvo que el escenario actual es de estancamiento económico con inflación, y advirtió: "Si no podemos salir de eso, la verdad es que vamos a estar complicados".


El gobernador venía de reunirse con referentes de una de las principales actividades productivas de la provincia, la avicultura, quienes ya venían golpeados por otras medidas, antes de la apertura al ingreso de producción avícola de Brasil.


Ante la inminencia del paro docente de mañana, el titular del bloque de senadores oficialistas , Ángel Giano, salió a marcar esta situación.


Señaló que la Provincia hizo esfuerzos en materia salarial a pesar de medidas del gobierno nacional que recortaron los recursos coparticipables, a raíz de medidas como la suba del piso del impuesto a las Ganancias, la devolución del IVA a jubilados y beneficiarios de planes sociales, la prórroga en el pago del IVA a las pymes, y la quita de las retenciones. "Es absoluta responsabilidad del gobierno nacional la inflación generada con medidas económicas que han favorecido exclusivamente a los bancos y a los grupos económicos concentrados", indicó el legislador y se quejó de la pifia del ministro Alfonso Prat-Gay, que prometía una inflación anual del 25% y hoy está por lo menos en el 40% .


"El mismo presidente Macri declaraba que en el segundo semestre se verían los frutos para todos los argentinos y lo único real es que la mayoría está peor que el 10 de diciembre del año pasado".


Los dichos de Giano, poniendo en claro que la inflación es culpa del gobierno nacional, pueden sonarle a excusa a los docentes, pero no dejan de ser ciertos. Incluso los economistas del macrismo admiten el impacto inflacionario que tuvo la suba de tarifas. A lo sumo se le podrá decir a Giano que nunca tomamos muy en serio la perspectiva del segundo semestre.



***
El costo político


Resulta ingenuo pensar que el gobierno entrerriano descubre ahora la mecánica de funcionamiento del macrismo, que dicho sea de paso no es tan diferente a la de las últimas décadas salvo la primera parte del alfonsinismo, en cuanto a que el mayor esfuerzo y los menores recursos le tocan a la provincias. Lo que parece haber es la decisión de decir las cosas, porque no hay otra respuesta, o para no pagar el costo político completo. O por las dos razones.


El problema de Bordet tiene un agravante, que es cierta debilidad política. De un lado está Macri, y del otro no está claro qué es lo que hay. No apareció, al menos no todavía, la mentada reedición de la liga de gobernadores peronistas como expresión de poder político territorial frente al macrismo. Por el contrario, ha habido metamorfosis llamativas, como la del gobernador tucumano Juan Manzur, que se ubica hoy entre los peronistas más cercanos al macrismo tras haber sido ministro del kirchnerismo y acusado por Cambiemos de casi todos los delitos electorales que existen.


Bordet sabe que distanciarse políticamente de la Nación es garantía de mayores problemas financieros. Puede confiar en que la intención electoral de Frigerio, de ser gobernador, actúa como una garantía de cierta atención nacional a los problemas provinciales, pero hasta cierto punto nada más. Así, con estos condicionantes, ata el destino de su gestión a la búsqueda de endeudamiento externo para hacer viables las finanzas provinciales, pero con más deuda.

Comentarios