La Provincia
Viernes 04 de Diciembre de 2015

Cruzar la calle en algunos sitios del microcentro es una odisea

Las arterias aledañas a las calles semaforizadas se transformaron en un riesgo para atravesarlas caminando. Conductores no respetan las sendas peatonales

A mediados de noviembre comenzaron a funcionar los semáforos que se instalaron en el microcentro de Paraná. En su edición del 20 de ese mes UNO dio cuenta del beneficio que esto supuso para los peatones, que de este modo pueden cruzar de una vereda a otra sin mayores riesgos en los lugares donde fueron colocados los artefactos.

Como la falta de sincronización entre algunos de ellos provoca congestiones en las esquinas aledañas, son los inspectores de Tránsito los que se ocupan habitualmente de regular el paso tanto de vehículos como de personas que transitan a pie. Sin embargo, ayer no hubo ninguno en toda la mañana. Ni siquiera en las horas pico del mediodía, donde el flujo de automóviles, motos, colectivos, bicicletas y caminantes se incrementa.

Uno de los puntos más conflictivos en esta zona de la capital provincial es la intersección de Buenos Aires y 25 de Junio, y algo similar ocurre en España y Pellegrini: en las inmediaciones hay paradas de transporte urbano de pasajeros, y además cuando da verde el semáforo de Urquiza y Buenos Aires, 100 metros antes, también habilita el paso el que está situado en España y Peatonal San Martín. 

En un sondeo realizado por UNO, fueron más las voces a favor de los nuevos semáforos, como una medida para proteger a quien pasa caminando, y muchos de los que opinaron admitieron que el grueso de los inconvenientes se genera por el accionar de los conductores de vehículos, que no respetan a los peatones.

Romina, una joven madre que suele circular por la zona llevando a su bebé, señaló: “En la esquina de Pellegrini y España siempre estaciona alguno para ir a la farmacia y los colectivos no pueden doblar. Vivía por ahí y veía esta escena unas 10 veces por día. El tema del tránsito es preocupante, salgo con el cochecito y es para renegar, te aceleran, pasan en rojo, se paran en la senda peatonal”. Asimismo, opinó: “Apelar a la conciencia no está sirviendo, así que para mí hay que sancionar. Después todos somos buenos ciudadanos, pero salís a la calle y siento que al conductor le molesta el peatón. Mi parte es cruzar cuando está en rojo y por la senda, la cumplo pero es amargante: en Perón y Urquiza vienen en bajada así que olvidate de que vayan a frenar; en avenida Ramírez menos”.

Marcelo, otro vecino de Paraná que transita a menudo por el lugar, expresó: “Sin duda el semáforo mejora el ordenamiento del tránsito, sobre todo el cruce peatonal. Hay que acostumbrarse y eso lleva un tiempo, como todo. Los automovilistas se van a quejar porque demoran un poco más y es lógico eso. La cultura del respeto al peatón es una deuda pendiente en nuestra sociedad, tendríamos que aprender de otras ciudades de la costa del Uruguay, donde sí se respeta más al peatón y el lado derecho en el tránsito”.

Por su parte Jacqui, indicó: “Podemos circular con mayor tranquilidad. Sin embargo, hay esquinas en las que no hay momento para que crucen los peatones, ya que apenas corta un semáforo se habilita otro y los peatones quedamos a mitad de la senda peatonal entre conductores apurados y bocinazos”.

Paso peligroso entre dos autos

La Ley Nacional de Tránsito Nº 24.449 especifica en su artículo 38 que en la zona urbana los peatones deben transitar “únicamente por la acera u otros espacios habilitados a ese fin; en las intersecciones, por la senda peatonal; excepcionalmente por la calzada, rodeando el vehículo”.

Caminar por la zona demarcada se hace imposible la mayoría de las veces, debido a que los vehículos muchas veces se detienen sobre las rayas blancas. Por eso es habitual que los transeúntes opten por pasar entre los coches, incrementando el riesgo. La situación es repetitiva en diversos horarios del día en la zona del microcentro de la capital entrerriana.

“Es muy peligroso cruzar entre dos autos, ni siquiera cuando están estacionados, ya que se pueden mover si no se les coloca el freno de mano y causar una tragedia, como ya ha pasado. Por suerte en Paraná nos acostumbramos a poner el freno, porque tenemos calles en pendiente”, dijo el licenciado en Accidentología Vial Fernando Ferrari. 

“No hay que olvidar que el peatón está en situación de mayor vulnerabilidad”, concluyó el experto.

Expertos coinciden en que no  suelen respetar a los peatones 

El licenciado en Accidentología Vial Fernando Ferrari sostuvo: “La gente tiene poco respeto por el peatón. La Ley Nacional de Tránsito dice que los vehículos se deben detener detrás de la raya blanca que anuncia la senda peatonal, que se delinea para que transite quien va caminando. Incluso hay recomendaciones de cruzar por la senda peatonal del lado más alejado del vehículo, para que en caso de que el conductor venga distraído le dé tiempo de frenar”.

“En Paraná es muy raro que lo consideren. Incluso tampoco respetan la velocidad de 20 kilómetros por hora a la que deben circular en zonas de semáforos”, aseguró el especialista, quien hizo hincapié en que las personas al manejar deben ser conscientes de que tienen que cuidarse y cuidar a los demás: “El tránsito se está transformando en un peligro”, aseveró a UNO.

Por su parte, el experimentado instructor de manejo Luis Romero señaló: “La línea de contención previa al paso peatonal es muy respetado en otros países y se le da prioridad al peatón, porque se entiende que es la parte más indefensa que circula”.

“Pasa mucho por la conducta. Por eso es fundamental que incluyan en las escuelas contenidos para enseñar Seguridad y Educación Vial, porque cuando los padres infringen una norma, los chicos, que incorporan más rápido los hábitos y tienen más conciencia, se lo hacen saber”, dijo.

Por otra parte, opinó que en esta época se maneja distinto, con mayores presiones y apuros por el estrés del último tramo del año. “No se tiene la paciencia necesaria”, reflexionó.
 

Comentarios