Pais
Miércoles 09 de Diciembre de 2015

Cristina Kirchner se despidió de frente a su pueblo

La presidenta realizó el último discurso desde la Casa Rosada, en donde le habló a una multitud de militantes y autoconvocados.  "Los voy a escuchar siempre", prometió. 

"Si después de estos intensos 12 años y medio con todos los medios de comunicación hegemónicos en contra; con las principales corporaciones financieras en contra, con persecuciones e instigaciones del partido judicial, de tantos palos en la rueda, intentos de golpes destituyentes, de tantas difamaciones podemos estar aquí, dando cuentas al pueblo. Imagino que si con tantas cosas en contra hicimos tanto por los argentinos; cuánto podrán hacer los que tienen todos estos factores a favor. Tengamos mucha fe, mucha esperanza. Que no nos agobien, tengamos la inteligencia de saber que van a poder hacer las cosas porque lo tienen todo a favor. Además espero que podamos gozar de las conquistas sociales y del progreso económico", comenzó diciendo la presidenta Cristina Fernández.    

Minutos antes, en la inauguración del busto que recuerda al expresidente Néstor Kirchner, agradeció a los ministros y a las organizaciones sociales. También reconoció que los organizamos de Derechos Humanos se sumaron porque reconocieron las políticas que se concretaron. Muchas de ellas reconocidas por el mundo.
En la plaza
La presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner agradeció el acompañamiento de los cientos de miles de argentinos que colmaron Plaza de Mayo y alrededores, a quienes les pidió que "cuando sientan que aquellos en los que confió y depositó sus votos lo traicionaron, tomen su bandera y sepan que son los dirigentes de sus destinos", al tiempo que afirmó que "lo más grande que le he dado al pueblo es el empoderamiento popular".

Desde el escenario montado en la Plaza de Mayo, donde brindó su último discurso como mandataria, Cristina ponderó que "lo más grande que le he dado al pueblo es el empoderamiento popular", al mismo tiempo que afirmó que espera que "quienes nos sucedan por imperio de la voluntad popular, puedan dentro de cuatro años pararse frente una plaza como esta y mirarlos a los ojos, como la hacemos nosotros".

"Queridos compatriotas, cada uno de ustedes tiene un dirigente adentro, y cuando sienta que aquellos en los que confió y depositó sus votos lo traicionaron, tome sus banderas y sepa que cada uno es el dirigente de su destino y el constructor de su vida".
 

Comentarios