La Provincia
Viernes 11 de Marzo de 2016

Creció un 25% la demanda por servicios para controlar plagas

Además de víboras por la crecida, proliferaron mosquitos y el temor social por el dengue. Alertan sobre los fumigadores “truchos”

En la provincia, la crecida de los ríos Paraná y Uruguay trajo inusitadas inundaciones y afectó ciudades y zonas rurales. Seis meses atrás se advirtió que las consecuencias de El Niño en la región serían graves. En este marco, el Estado y la sociedad civil aúnan esfuerzos para contrarrestar los efectos del fenómeno climático, que impactó también en la proliferación de plagas y enfermedades vinculadas.

En este marco, en la actualidad el incremento de casos de dengue alerta a la población. Ayer, el ministro de Salud de la Nación, Jorge Lemus, confirmó 16.000 en todo el país, aunque se cree que puede haber más. En Entre Ríos se espera el pico de epidemia para Semana Santa.

En este contexto, los organismos públicos intensificaron las tareas de saneamiento, fumigación y desratización en numerosos barrios, con los correspondientes bloqueos sanitarios cuando se sospecha un nuevo caso de dengue. Pero además, el temor de la población generó que paralelamente al uso de los métodos caseros y los insecticidas domésticos, se incremente la demanda de servicios de fumigación para proteger sus hogares de la invasión de algún mosquito vector. 

Andrés Gallino, titular de la empresa Fumigar Paraná, señaló que las consultas y la demanda de los servicios para controlar plagas se incrementaron en las últimas semanas: “El fenómeno climático de El Niño es considerado un factor externo que provoca, debido a sus constantes lluvias, más apariciones de plagas de lo normal, como mosquitos que trasmiten el dengue, y alacranes”, contó a UNO.

En coincidencia, Mariano Kurosky, a cargo de Mak Consulter, indicó que hay mayor demanda para “el control de mosquitos y víboras en domicilios particulares, plantas industriales instituciones y municipios”. En este sentido, afirmó: “La demanda este último tiempo creció alrededor del un 25%”.

En referencia a la efectividad de la fumigación para combatir los mosquitos, explicó: “Como todos los casos de eliminación de insectos, hay que evitar su reproducción para que no proliferen. En al caso del mosquito, que hace la oviposición en lugares donde hay agua limpia, clara, que generalmente se encuentra en los domicilios o en depósitos y comercios, se los puede combatir con insecticidas que son larvicidas y adulticidas; o con productos específicos que son larvicidas biológicos, como el bacilo turigencis; en estos casos la larva se lo come y le genera la destrucción de su aparato digestivo y muere. Son más efectivos estos métodos que las fumigaciones espaciales, que hechas en las mejores condiciones disminuyen la población de mosquitos solo en un 20%, ya que los productos aprobados por Salud Pública son Piretroides, que no tienen poder de volteo”, dijo, y explicó: “Cuando uno puede detectar los criaderos de mosquitos y trabajar con herbicidas que destruyen las larvas, el resultado es en un 100%”. 

Temor por la víboras

Andrés Gallino comentó que además de procurar combatir el mosquito transmisor del dengue y otras enfermedades, con la crecida del río en Paraná además aumentaron las solicitudes para controlar víboras y roedores en los hogares de la capital provincial, habida cuenta de que la crecida del río repercutió en las zonas donde habitualmente habitan. “Con la crecida del río, las primeras plagas que vienen hacia la parte urbana son los roedores que habitan en las costa. Y ahora se dio la particularidad de las víboras, como yararás, culebras y otras especies, aunque no son consideradas plagas”, dijo, y señaló: “Cuando el río está bajo toda el agua de la ciudad desemboca en las alcantarillas. Cuando sube, se llenan, y esto provoca que los roedores, los alacranes y los insectos que habitan en ellas avancen sobre la ciudad”.

Aconsejan buscar fumigadores autorizados 

En referencia a los costos de los servicios, ambos referentes prefirieron no hablar de precios, aclarando que se realizan presupuestos particulares considerando una serie de variables que incluyen el tamaño de la propiedad, si está habitada y cuáles son las alimañas a combatir. 

En este sentido, Andrés Gallino afirmó que si bien en los últimos meses hubo subas del 30 al 40% debido a la inflación y la suba del dólar, no se trasladó su totalidad a los usuarios: “No se trasladó el incremento a la población”, aclaró, y advirtió que hay que desconfiar de ofrecimientos de bajo costo: “Hay que tener cuidado en muchos aspectos. Puede haber gente disfrazada que golpea la puerta ofreciendo el servicio de fumigación y cometen algún ilícito, o personas que se dedican a esto como salida laboral, pero no están autorizados por el Municipio ni los organismos correspondientes, como Senasa”, dijo, y explicó: “Las empresas habilitadas tienen un número de identificación municipal. Hay que tener en cuenta que se trabaja con insecticidas y si no se utilizan correctamente, con los cuidados requeridos, pueden afectar a la salud de las personas y dañar a las mascotas del hogar”.

“En nuestro caso utilizamos Piretroides, que proviene de una flor. No es nocivo para seres humanos y mascotas, actúan solo sobre insectos y animales de sangre fría como tortugas y peces, por eso cuando hacemos un trabajo, antes nos tomamos el trabajo de protegerlos. Estos Piretroides son productos domisanitarios aprobados y habilitados por el Senasa”, sostuvo, y señaló que las empresas que están habilitadas deben tener un director técnico matriculado, ingeniero agrónomo u otras profesión autorizada, que regula y controla estas cuestiones”.

Temporada de hormigas faraonas

Entre las plagas que persisten en los hogares, la hormiga faraona es una de las más difíciles de combatir. Son de color rojo y de tamaño diminuto, y aparecen en cocinas y también en baños. Por lo general sus nidos se localizan en zonas inaccesibles. Los especialistas sostienen que habitan en las cañerías de la luz y que tratar de aniquilarlas con insecticidas es contraproducente, ya que eso genera que la colonia se disperse y provoca nuevos brotes que forman nuevas comunidades dentro del hogar o en sus inmediaciones. Mariano Kurosky advirtió que la reina, para preservar la especie, deja de poner huevos de hormigas obreras y reproduce reinas. “La consecuencia es que a los tres o cuatro meses en lugar de que haya un hormiguero en la casa vamos a tener varios””, afirmó.

Comentarios