Policiales
Miércoles 04 de Mayo de 2016

Crece el desconcierto por la falta de datos sobre el destino de Gisela

A 12 días de la desaparición de la joven de 18 años en Santa Elena, hay cientos de versiones, algunas sospechas pero ningún dato certero

Los pocos indicios que existen en la investigación sobre el paradero de Gisela Alejandra López desestiman, en principio, dos cosas: que esté en Santa Elena (con o sin vida), y que se haya ido por sus propios medios. Se espera con ansias el resultado de las pericias informáticas sobre elementos secuestrados y cuentas de redes sociales, que podrían echar un poco de luz a la pesquisa.
La búsqueda se amplió y reforzó con otras áreas de la Policía, pero aún no hay datos certeros. En las próximas horas se sabrá si el detenido e imputado está relacionado o no con la desaparición, aunque él ya se desvinculó totalmente del caso.

A 12 días de la última vez que Gisela fue vista, los 20.000 habitantes de la localidad están en vilo esperando alguna novedad. Sobre todo la familia y los allegados a la joven, que están organizando una nueva marcha para esta semana por las calles de Santa Elena con el fin de que si alguien sabe algo, que hable.

La referente de la Red de Alerta, Silvina Calveyra, dijo a UNO que están en contacto permanente con la familia de Gisela, y están colaborando con la difusión a nivel nacional: “Nos comunicamos con la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex). Recientemente nos comunicamos con ellos porque necesitamos enviar un mail a Migraciones, así como a través de la red nacional que integramos con otras organizaciones con Gustavo Vera (Fundación Alameda) y Martha Pelloni”. 

En este sentido, indicó: “Por el lugar geográfico de nuestra provincia, en lo que hace  a la trata, con zonas muy calientes como pasos de frontera, vimos la necesidad de que sea puesto en conocimiento los distintos pasos fronterizos”.



También desde la Municipalidad de Santa Elena informaron que colaboran con la familia en lo que necesitan con la búsqueda y en las iniciativas que organizan, como  con la marcha del viernes pasado, pero respetando el transcurso de la investigación que lleva adelante el fiscal Santiago Alfieri.

Ayer se sumó a la búsqueda de datos la División Homicidios de la Policía, que ahora trabaja junto a Trata de Personas, Criminalística e Inteligencia Criminal, además de la Jefatura Departamental La Paz y los policías que han rastrillado varias hectáreas sin encontrar ningún rastro.

Respecto de la versión que surgió a través de Facebook sobre el posible paradero de Gisela en Rosario, las averiguaciones sobre esta pista llevaron a realizar diligencias en la ciudad de Morón, provincia de Buenos Aires, pero aún sin resultados satisfactorios.

***
Mujeres y jóvenes, más vulnerables

El último informe de la Protex reveló que en Argentina hay 6.040 búsquedas de personas desaparecidas, de las cuales el 53% (3.231 casos) corresponden a niñas, adolescentes y mujeres adultas. Agrega que el grupo etario que concentra la mayor cantidad de desapariciones es el que va de los 12 a los 18 años, con una tendencia aún más marcada en la franja de mujeres adolescentes, según el cruce de datos con las provincias. “Si bien para varones y mujeres la adolescencia y juventud representan un período de mayor vulnerabilidad con relación a las desapariciones, en las mujeres ese período resulta aún más crítico”, se indicó.

Según estas estadísticas oficiales, en las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe, se informaron 3.483 casos, y el 55% corresponde a mujeres.



***
Datos

Gisela López es de tez trigueña y contextura delgada, tiene pelo negro largo con mechas rojizas y mide alrededor de 1,60 metros. La última vez que la vieron vestía camisa blanca, jeans azules o calza negra con cortes en las rodillas y zapatos negros. Llevaba una mochila de color lila.

Comentarios