La Provincia
Viernes 12 de Junio de 2015

Continuidad o cambio: las expectativas empresarias

Análisis. El X Foro Anual del CEER volvió a ser el ámbito para visibilizar las necesidades del sector y los reclamos, con fuertes críticas y advertencias sobre el rol del Estado, y la calidad institucional y democrática en un año de elecciones

Daniel Caraffini / De la Redacción de UNO
dcaraffini@uno.com.ar


El año electoral, y más aún, la coincidencia con el cierre de alianzas y de los candidatos envueltos en un febril contexto político, impregnó sin dudas el desarrollo del X Foro Anual Institucionalidad, Competitividad y Desarrollo Sustentable, organizado por el Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER). Las disertaciones fueron de calidad académica, con prestigiosos expositores, y también con debates sobre el presente y el futuro de la economía, de acuerdo a la óptica de especialistas y de economistas de las corrientes políticas que hoy dominan la escena nacional.

El foro ha sido un espacio para la reflexión y el análisis, pero también un lugar desde donde los empresarios de la región hacen visible o plantean sus posturas sobre la realidad. Y en este caso, proliferaron los cuestionamientos, las necesidades y las advertencias, en el marco de una convocatoria que reunió a más de medio millar de empresarios de la región.

La titular del CEER, Patricia Popelka, fue directa en su mensaje de bienvenida y presentación del Foro: en este tiempo de democracia, hay deudas pendientes como la falta de independencia de poderes, y hay muchos argentinos que necesitan oportunidades. “No hay que desperdiciar tantos talentos, habiendo tantos argentinos necesitados de una oportunidad”, coló como reflexión entre las distintas apreciaciones que aportó en torno a la necesidad de contar con un Estado que “cumpla con su deber de control, que diga no, pero sí de este modo; que sea un facilitador”, y de ámbitos de diálogo para superar los problemas del sector “que lidia con problemas y dificultades” como producir convenientemente y a costos competitivos; falta de financiamiento a tasas adecuadas, pérdida de mercados internacionales por razones políticas, burocracia estatal, entre otros.

“Hay una idea devaluada del ser empresario, de aquel que se enamora de su proyecto y se arriesga”, opinó también a modo de crítica sobre la realidad, que no es la mejor para el clima de negocios, de acuerdo con el sector.

“No valen más excusas de la herencia recibida”, fue como una advertencia a la nueva dirigencia que asumirá en diciembre.

En ese contexto, subió al escenario la intendenta, Blanca Osuna, –a la cita también fueron el precandidato a gobernador por el Frente Renovador e intendente de Villaguay Adrián Fuerte, y el secretario de Economía de Concordia, Néstor Loggio, en representación del precandidato a Gobernador por el FPV, Gustavo Bordet. Durante el día pasaron otros candidatos y dirigentes políticos.

“Nos identificamos con la preocupación y la convocatoria de Patricia para este foro. Es un año particular, donde no solo el voto sintetiza una gran definición que compromete el presente y el futuro”, dijo la jefa comunal– y a modo de bienvenida a la ciudad y a una nueva edición del evento, citó la labor que desde la Municipalidad se realiza “codo a codo” con empresarios del Parque Industrial y los desarrollos productivos en materia turística, y de producción de bienes y servicios junto con Nación y la Provincia, junto a Sergio Urribarri”.

“Mejoraron las expectativas de la gente”dijo Mariel Fornoni

Ya por la tarde llegó una de las charlas que más curiosidad despertaba entre los asistentes. Mariel Fornoni, doctora en Dirección de Empresas y directora de la consultora Managmente & Fit aportó su particular visión sobre las Proyecciones Electorales 2015. 

Cautelosa, en el inicio intentó calmar la ansiedad y sostuvo que “no vamos a decir quién va a ganar”, pero repasó números y variables en torno a las percepciones sobre la economía, la realidad, y los candidatos. Dijo que “de un año atrás a ahora, la percepción de la economía mejoró”. Es que 12 meses atrás, un 60% decía que la situación económica iba a estar peor, y ahora lo dice solo el 32%. “Cambiaron las expectativas: como las expectativas eran muy malas, la gente piensa ahora que las cosas no están tan mal o podrían estar peor”, subrayó pese a los problemas de economías regionales o en el sector productivo,  que también citó.

A su criterio, para esa percepción social mucho tiene que ver el peso relativo entre los sectores públicos y privados. “Hoy viven del Estado unos 15 o 17 millones de personas; en 2007 eran cinco millones; eso hace que el peso del privado tenga menos injerencia en todo”. Pero además, contribuye a las buenas expectativas de la gente, que haya un cambio, sea oficialista u opositor. “Scioli también encarna un cambio, porque es más moderado”, explicó al hacer referencia a la dicotomía que se plantea entre cambio o continuidad.

Comentarios