La Provincia
Lunes 14 de Marzo de 2016

Constructores no confían en un repunte de la creación de empleo

En el inicio de 2016, los empresarios locales no prevén crecimiento. Reclaman estabilidad de precios, créditos y menores cargas fiscales  

La construcción fue uno de los pilares –junto con la industria automotriz y la actividad mercantil, entre otros– del modelo económico y social implementado en la última década. Denominada “industria madre” por su influencia y vinculación con otras cadenas de valor y rubros sectoriales, es generadora de gran cantidad de mano de obra.

Por tal razón, la situación de los últimos meses –se habla de 54.000 despidos en el sector, en el país, en los dos primeros meses del año– abre interrogantes sobre el panorama para el año.

En ese marco, la mirada de los empresarios de la construcción muestra cautela respecto al porvenir. De acuerdo con la encuesta que en forma trimestral realiza la Dirección de Estadísticas y Censos de Entre Ríos, los constructores creen mayoritariamente que la situación tanto de actividad como de empleo se mantendrá como estas últimas semanas. Si bien no transmiten perspectivas pesimistas, ninguno confía en que vaya a mejorar la situación, según el relevamiento publicado esta semana.

Precisamente, en referencia a las expectativas sobre la actividad futura del sector, el 26,7% de las empresas pronosticó una disminución de la actividad en el primer trimestre del 2016, el 73,3% sostiene que la actividad se mantendrá estable.

Respecto a cómo estimaron que variaría la cantidad de personal ocupado (permanente y contratado) durante este primer trimestre del 2016, el 33% opinó que se reduciría, y el 67% que se mantendría sin variaciones. El informe acota que ninguna empresa manifestó que se incrementará.

Entre las causas de quienes presagian menor actividad, sobresalen la caída en la actividad económica (22,3%); la inestabilidad de precios (22,2%); menor inversión en obra pública (33,3%); alto costos construcción (11,1%) y menor inversión en obra privada (11,1%).

En tanto, aquellos que prevén que el nivel de actividad se mantendrá como hasta ahora, ubican como motores de la actividad la construcción de viviendas (40%); obras viales y pavimentación (28%); edificios educacionales (12%), entre otros.

Consultados sobre las acciones que se deberían adoptar como políticas públicas para favorecer la reactivación, consideraron que debería establecerse una combinación que una a políticas tendientes a la estabilidad de precios, junto a créditos destinados al sector y medidas destinadas a disminuir las cargas fiscales.
Estadísticas
A nivel nacional, la Cámara Argentina de la Construcción planteó que en los primeros dos meses del año hubo 54.000 despidos en el sector, y prevén más cesantías en los próximos meses. Su titular, Juan Chediack, apuntó que la sangría de empleo no cesará mientras la obra pública no se reactive.

El empresario destacó que la construcción es uno de los sectores más dinamizadores, porque cada peso invertido se multiplica por 2,24 veces en el resto de la economía y unos 45 centavos van al fisco en concepto de tasas, impuestos y contribuciones.


 

Comentarios