Pais
Sábado 29 de Octubre de 2016

Conmoción por el brutal ataque a un trabajador de Diario UNO Santa Fe

Néstor Vázquez salió de Diario UNO minutos después de la medianoche de ayer y se dirigió en su camioneta Renault Kangoo gris hasta su casa ubicada en Junín al 2700, en pleno barrio de la Recoleta. Al estacionar su vehículo, el diseñador gráfico fue sorprendido por dos sujetos que circulaban en una motocicleta enduro color blanca los cuales se pusieron a la par y con total impunidad le descerrajaron dos balazos con un arma 9 milímetros.
Los disparos se efectuaron a menos de un metro de distancia por lo que rompieron el vidrio de la puerta e impactaron, uno en el pómulo izquierdo con salida en el derecho y el otro en el maxilar inferior izquierdo con salida en la zona cervical derecha. Vázquez, de 42 años, quedó tirado en el asiento del acompañante mientras que los sicarios se dieron a la fuga.
Un vecino escuchó los tiros, salió y alertó a la Policía sobre el violento episodio, mientras que un joven que pasaba por el lugar socorrió a Vázquez. En cuestión de segundos, la conmoción en el barrio se hizo sentir y aún más en sus amigos, en sus propios familiares y en la misma redacción del diario.
Al lugar llegó una ambulancia del 107 Sies la cual trasladó a Vázquez hacia el hospital José María Cullen. Por su parte, los peritos de la Policía Científica arribaron para efectuar los peritajes correspondientes de la escena del hecho. Los mismos levantaron del lugar dos vainas servidas.

Néstor ok.jpg


"¿Por qué a mí?"
Tras la balacera, Néstor le preguntó a los vecinos que lo auxiliaron "¿Por qué a mí?", en clara alusión a que desconocía el fundamento del brutal ataque del que fue víctima. Esa frase la repitió hasta que se desvaneció a causa de las heridas sufridas por los dos disparos.
Al llegar al Hospital Cullen, fue derivado a la Sala de Unidad Coronaria, donde permaneció internado, con respirador, hasta el mediodía del sábado. Luego fue trasladado hacia Terapia Intensiva.
El parte médico reveló que los impactos causaron una fisura en la zona frontal del cráneo de Vázquez, el cual deberá ser constantemente analizado por los especialistas para prevenir el ingreso de un virus y así evitar una infección. No obstante ello y afortunadamente, los proyectiles no afectaron la zona de la columna y tampoco los tejidos que conducen al cerebro.
"No hay explicación", manifestó Alicia, la hermana de la víctima, ante la consulta por el brutal ataque. "No hay motivo, él no tiene enemigos, no puede ser", agregó.

Todo apunta a una confusión
Tras el ataque, cobró fuerza la hipótesis de que los disparos contra el diseñador no eran para él sino que los asesinos lo confundieron con una persona que tiene un parecido físico, vive en la zona y además sería propietario de una camioneta de similares características.
No es el primer hecho de violencia que ocurre en esa cuadra (Junín al 2700) donde atacaron a Vázquez. El pasado martes 2 de febrero se perpetró un ataque incendiario contra un vehículo Fiat Duna, propiedad de la Uocra Santa Fe. En su momento, el denunciante Hugo Mario Braure, miembro de ese gremio y vecino del diseñador gráfico del matutino, dijo "que el vehículo fue corrido hasta el medio de la calle por desconocidos que previo a romper uno de sus vidrios le prendieron fuego".
Desde la Fiscalía de Homicidios, a cargo de Jorge Nessier y Cristina Ferraro, estudian los detalles del caso. En este sentido, manifestaron a Diario UNO que por el momento realizarán, como primera medida, peritajes de las cámaras de seguridad instaladas en las adyacencias del lugar, sean del 911, de la Municipalidad y privadas. En tanto, se buscaron testigos que por lo menos hayan escuchado los disparos en la cuadra. Fuentes consultadas indicaron a Diario UNO que hasta ayer no habían sido solicitadas las del municipio pero sí las del Centro de Monitoreo del Ministerio de Seguridad, las cuales fueron requeridas por agentes de la Policía de Investigaciones.

Querido por todos
Néstor Vázquez tiene 42 años y trabaja en Diario UNO desde su inauguración en 2005. Se desempeña en el área de Diagramación y Diseño del diario. Apodado "Richi" por sus amigos o "Nestum" por sus compañeros de la redacción, el muchacho además de su rol laboral se dedica además a dar clases de Sipalki Do, de manera gratuita, en el barrio Alto Verde y en varios puntos de la ciudad. Su caso causó conmoción en el ámbito de los medios comunicación como así también en la de su entorno más íntimo. Por tal razón, se prevé que este lunes -a partir de las 18- se marchará hacia Casa de Gobierno para exigir el inmediato esclarecimiento del caso y pedir justicia.

Apoyo
Ante el violento episodio los gestos de apoyo no tardaron en llegar a la redacción del diario y a los familiares. De estas muestras de solidaridad se destacaron: la del gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz; la directora de Comunicación de la Municipalidad, Andrea Valsagna; el Partido Socialista de Santa Fe; los diputados provinciales Antonio Bonfatti y Paco Garibaldi; la Asociación de Prensa de Santa Fe; el Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación (Setpyc), Silvia Mendoza del Sindicato de Amas de Casa; UNL, Siprus; Adul; Sadop; Apuc.
Fue el mismo gobernador Lifschitz quien se comunicó con la familia Vázquez y se puso a disposición.

Nadie está a salvo en esta ciudad
Por Fernando Arredondo / Jefe de Redacción de Diario UNO
El título de estas líneas puede sonar a verdad de Perogrullo, a una obviedad, pero esa es la sensación que nos invade desde la madrugada de ayer a quienes hacemos Diario UNO de Santa Fe, a partir de que fuimos enterándonos de la desgraciada noticia sobre nuestro compañero de trabajo, Néstor Vázquez. Sabemos, porque a diario este medio da cuenta de estas situaciones, que la misma sensación se multiplica por miles en cada uno de los familiares y amigos de personas que han sido víctimas de algún hecho de inseguridad en la ciudad de Santa Fe, donde nos hemos acostumbrado a contabilizar más de un centenar de asesinatos cada año, con tasas de criminalidad que ubican a esta capital como la ciudad más peligrosa del país. Así lo reconoció hace poco el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco. Pero más allá de la cotidianidad de este tipo de informaciones, hay elementos del hecho que nos subyuga desde ayer que causan escozor: un trabajador que retorna a su casa y recibe semejante ataque; el accionar propio del sicariato; la audacia de ejecutar tamaño ataque en el corazón de la ciudad, una noche de viernes de primavera. Campo fértil para el miedo.
Se agradecen las muestras de solidaridad y repudio a lo ocurrido, pero, mientras aguardamos la recuperación de nuestro compañero, desde este medio alentamos antes que nada al esclarecimiento de lo ocurrido. Y, de una vez por todas, a que se tomen las medidas que permitan a los santafesinos vivir con algo de paz y no inmersos en el infierno de la violencia.

Comentarios